Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 12 de septiembre de 2009

Limícolas otoñales I

Correlimos tridáctilo (Calidris alba)

Son las nueve de la mañana en la playa de la Espasa, situada entre los concejos de Colunga y Caravia (Asturies). La marea está alta y apenas hay gente, las gaviotas descansan en un gran bando en la orilla de la mar y mientras tanto, en el río hay un pequeño grupo de limícolas buscando comida entre la arena y los restos de algas.


Correlimos tridáctilo (Calidris alba)

Todos son jóvenes de este año y hace unos pocos días que han llegado de la tundra ártica, donde nacieron hace unos meses. Es muy probable que nunca antes hayan visto a una persona por lo que son extremadamente confiados y siguen comiendo activamente a pesar de que me encuentro a pocos metros de ellos.


Correlimos tridáctilo (Calidris alba)

Sólo hay que sentarse en la arena y quedarse quieto y a los pocos minutos se van acercando e incluso llegan a pasar caminando entre mis pies mientras buscan insectos en la superficie de la arena y pequeños invertebrados enterrados a escasos centímetros de la superficie. Aunque en estas playas no se suelen encontrar los grandes grupos que se ven en las rías y estuarios próximos, hay unos cuantos correlimos tridáctilos (Calidris alba), correlimos comunes (Calidris alpina) y chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula).


Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)

Los chorlitejos, al contrario que los correlimos, tienen un pico muy corto y prefieren buscar su alimento en la superficie de la arena y entre las rocas. A medida que va bajando la marea, los chorlitejos grandes se empiezan a dispersar por la playa y corretean entre las algas secas capturando pequeñas moscas y mosquitos.


Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)


Cuando se encuentran entre la arena seca, el color del plumaje de los chorlitejos hace que pasen desapercibidos, aun así cada poco giran la cabeza y miran al cielo, como si supieran que el mayor peligro puede venir de arriba. Halcones y otras rapaces suelen capturar muchas de estas aves durante los pasos migratorios, y es mejor ser precavidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias