jueves, 18 de diciembre de 2014

Pánico

Tener un dormidero de estorninos al lado de casa es un lujo, sobre todo porque a menos de 10 minutos de casa y puntuales como un reloj, representan una función diaria, totalmente gratis y sin tener que pagar el 21% del iva cultural.

Ayer al mediodía, con el cielo despejado y unas pocas nubes altas, el atardecer prometía, así que me decidí a cambiar el vídeo por las fotos y a intentar fotografiar la caza del halcón, que puntual como los estorninos los espera todas las tardes en un edificio cercano para asegurarse la cena.

A las 5 de la tarde ya estaba en el sitio y aún no se veía movimiento. Parce que los días lluviosos y nublados llegan antes. mientras que cuando las condiciones son buenas aprovechan hasta los últimos rayos de sol para seguir alimentándose. Cuando el sol ya se había puesto, el cielo se empezó a teñir de rosa y fue en ese momento cuando vi a lo lejos el primer bando que se acercaba volando alto.


Detrás de donde me había colocado pude escuchar al halcón peregrino, que justo en ese momento se dirigió volando rápidamente hacia el grupo. 


El bando permanecía relativamente disperso porque seguramente los estorninos aún no se habían percatado de la presencia del halcón. Después de una primera pasada, el ave rapaz cambió de estrategia y rodeo el grupo para atacarlos por arriba.


Fue en ese momento cuando se desató el pánico entre los estorninos, y tal como se puede apreciar en la fotografía anterior, justo en la zona donde se produjo el ataque, las aves se empezaron a compactar y comenzó el baile. El halcón estuvo dando varias pasadas sin éxito en las que no consiguió atrapar a ninguno de ellos. Era cuestión de tiempo para que fijara la atención en alguno, seguramente el que volara de manera distinta o el que presa del pánico se separara del grupo quedando al descubierto.


Y como lleva ocurriendo todas las tardes desde hace un par de meses, finalmente el halcón se salió con la suya y consiguió atrapar a su presa. Una vez capturada se alejó con ella entre las garras para comerla en su posadero habitual.

Pero la cacería no había terminado, mientras el macho de halcón volaba con su víctima, la hembra, de mayor tamaño, cogió el relevo y empezó con las pasadas. A los pocos minutos capturó otro estornino, y al igual que hizo su pareja, se alejó con el para comérselo en un edificio cercano.


Por un momento volvió la calma al bando de estorninos. Las últimas luces aún teñían las nubes altas en el cielo y los estorninos, ahora más tranquilos, bajaron a los árboles para pasar la noche. No estaban todos, los halcones se habían cobrado el alquiler y mañana volverán a por mas. De todas formas, tratándose de un grupo de varios miles de individuos, la probabilidad de que alguno de ellos muriera el día siguiente seguía siendo muy baja.

NOTA: haced click en las fotos para verlas a mayor tamaño.

viernes, 12 de diciembre de 2014

La importancia de los documentales: El efecto Blackfish

Hasta hace relativamente poco tiempo, los documentales de naturaleza se solían limitar a describir el medio natural, a dar una visión neutra y normalmente amable de los paisajes, la fauna, la flora o la geología. El peso del documental solía recaer en las imágenes y el guión era algo secundario y no se le solía dar demasiada importancia. Afortunadamente, esa concepción del documental de naturaleza ha cambiado, y la diferencia entre un buen documental y uno mediocre ya no está en las imágenes sino en la historia que cuentan esas imágenes. Es cierto que como toda regla siempre hay una excepción, como los documentales de David Attemborough, un auténtico genio que ha sabido combinar entretenimiento y rigor científico como nadie lo ha hecho.


Ayer he vuelto a ver la película documental Blackfish, un perfecto ejemplo de que un documental de naturaleza puede tener tanto suspense o más que una película de Hitchcock y que además puede ser capaz de remover conciencias exponiendo unos hechos de manera rigurosa y documentada. Porque una de las diferencias entre un documental y una película "al uso", es que aunque pueda estar narrada en forma de ficción debe apoyarse en fundamentos sólidos y científicamente probados. Resumiendo, un documental no debería mentir.

La película nos cuenta la historia de un macho de orca llamado Tilikum, que fue capturado en Islandia en 1983 cuando tenía sólo dos años de edad. Se le separó de su familia y se le recluyó en el parque acuático Sealand, en una piscina de reducidas dimensiones y en unas condiciones deplorables. Allí estuvo involucrado en la muerte de una de sus entrenadoras, después de lo cual se le traslado al Seaword de Florida, el mayor parque acuático del mundo.


Allí lleva encerrado desde entonces, y allí mató a dos cuidadores mas. Durante toda la película se describe la penosa vida que viven estos animales en cautividad, separados de sus familias y condenados a vivir encarcelados en pequeñas piscinas dando vueltas sin fin y haciendo piruetas para divertir al público. Los cetáceos como las orcas son animales con una compleja estructura social, forman grupos matriarcales que pueden estar compuestos por hasta cuatro generaciones emparentadas por vía materna. Estos grupos son muy estables y están muy cohesionados. Asimismo, estas familias se organizan en un nivel superior formando manadas, que a su vez forman clanes compuestos de varias manadas que se comunican entre sí mediante dialectos vocales similares. En los parques acuáticos se mezclan los individuos de distintas procedencias, edades, sexos y dialectos, lo que les provoca ansiedad y estrés, y acaba sumiéndolos en un estado de depresión que les produce un irreparable daño psicológico.

Seguramente la mayoría de la gente que va a estos espectáculos ni siquiera conoce cómo es la vida de los delfines o de las orcas en libertad, y este documental sin duda ha ayudado a que mucho de ese público haya podido ver la otra cara de la moneda, la cara más negra de este espectáculo bochornoso. Y las consecuencias de este documental ya son evidentes: las acciones de Seaword han bajado un 50% desde que se estrenó la película y la afluencia de público se ha reducido considerablemente. Hoy mismo, el director ejecutivo de Seaword en Estados Unidos ha dimitido, después de admitir el importante impacto de Blackfish sobre el parque acuático de San Diego.

Trailer oficial de Blackfish

Pero en la película no solo se comentan los casos de Estados Unidos, también se comenta el caso del Loro Parque de Tenerife, donde la orca Keto, procedente del Seaword mató a un entrenador en febrero de 2006. Al igual que en los casos ocurridos en EEUU, la empresa intentó ocultar los hechos atribuyendo la culpa a errores de los propios cuidadores, lo que posteriormente tuvo que ser desmentido. Había mucho dinero en juego y había que minimizar el riesgo de la pérdida de visitantes y de la venta de muñecos de peluche.

Hace tres años estuve por trabajo en congreso en Tenerife y el hotel donde nos alojábamos se encontraba a menos de 200 metros del Loro Parque. Algunos de los que leéis este blog sabéis perfectamente que la orca es un animal muy especial para mi desde que era un niño, un animal al que llevo intentando ver desde hace muchos años y por el que he viajado al estrecho de Gibraltar varias veces, pero que hasta ahora se me ha resistido. Podría haber aprovechado la ocasión para acercarme a verlas, ya que incluso desde la ventana de mi habitación podía escuchar los gritos de la gente y los salpicones de las orcas al saltar en la piscina. Pero no lo hice y estoy seguro de que nunca visitaré uno de estos lugares y de que nunca llevaré a mi hijo a que vea a estos maravillosos animales en un sitio así. No se si algún día veré orcas, puede que si, como las vieron este año el grupo con el que bajé los últimos años, pero también puede que no las vea nunca, pero de lo que estoy seguro es que si llega ese día las veré en libertad.

Estoy convencido de que en unos pocos años estos parque acuáticos habrán pasado a la historia, y que nunca más se volverán a encerrar delfines ni orcas en piscinas para exhibirlas como payasos. Y cuando esto ocurra, sin duda el documental Blackfish habrá tenido mucho que ver.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Alcaudón real en La Villa


Hoy en una visita fugaz a la ría de la Villa, en compañía de Javi Roces, nos alegró el día un precioso Alcaudón real meridional (Lanius meridionalis) que bastante desconfiado se posaba entre los árbustos buscando alguna presa que llevarse al pico. Según he comprobado hoy mismo, parece que ya lleva casi un mes en la misma zona por lo que no sería raro que pasara el invierno aquí.

Esta especie se presenta de forma regular en Asturies durante los pasos migratorios y la invernada, aunque siempre en muy pequeño número. Curiosamente uno de los únicos dos registros de reproducción de esta especie en Asturies se produjo en el concejo de La Villa, en la parroquia de Miravalles, en 1960. El otro registro de reproducción confirmada se produjo en Molleda (Corvera) a mediados de la década de 1980 (Atlas de Aves Nidificantes de Asturies).

NOTA: haced click en la foto para verla a mayor tamaño.

martes, 2 de diciembre de 2014

Presentación del libro "Durmiendo con lobos" en Oviedo


El próximo jueves, 4 de diciembre a las 19:00h, Andoni Canela presenta su último libro, "Durmiendo con lobos", en el club de prensa asturiana, . Este libro forma parte de un ambicioso proyecto en el que acompañado de su mujer y sus dos hijos, ha recorrido todos los continentes en busca de los animales más emblemáticos del planeta. Y entre ellos no podía faltar uno de los mas fascinantes de todos, el lobo ibérico, con el que ha decidido comenzar esa increíble aventura.


Todas las fotografías que se incluyen en el libro han sido tomadas en libertad durante los últimos 20 años, y cualquiera que haya tenido la suerte de ver a uno de estos impresionantes animales en el medio natural, sabrá lo que eso significa. No solo es difícil fotografiarlos, es muy difícil llegar a verlos. Los lobos ibéricos han sido perseguidos desde tiempo inmemorial, han sido disparados, trampeados, envenenados e incluso colgados en plazas públicas, y todo esto ha hecho que hayan aprendido a huir de nosotros, sus mayores enemigos, y a vivir como fantasmas, escondiéndose durante las horas del día y saliendo de sus refugios al ponerse el sol.


A lo largo de las 192 páginas de este libro, las fotografías de Andoni y los textos de Juan Carlos Blanco nos muestran a un animal muy distinto de lo que la mayoría de la gente piensa. Un animal con un complejo comportamiento social, un animal que es una pieza fundamental en los ecosistemas en los que habita y que garantiza la salud de los mismos, un animal que caza para alimentarse y que huye de nosotros con solo olernos a varios kilómetros de distancia.

En los últimos años estamos viviendo una situación que no se recordaba desde hacía varias décadas, cuando desde 1953 hasta 1971 y bajo el auspicio de la llamada Junta de Extinción de Animales Dañinos y Protección de la Caza, se mataron varios millones de aves rapaces, zorros, martas.... y por supuesto lobos, muchos lobos.


Actualmente, la figura del alimañero profesional ha desaparecido, ya no se pagan 700 pesetas por cada macho de lobo y 1000 pesetas por cada hembra, como se hacía en 1970.  Ahora, las matanzas de lobos las realiza la propia administración y la moneda de cambio no son las pesetas, ni siquiera los euros, cada cabeza de lobo se tasa en votos. La presión de los ganaderos, que culpan al lobo de la ruina de sus explotaciones, ha conseguido lo que parecía imposible, que en Asturies, todos los grupos del parlamento (PSOE, PP, IU, UpD y Foro Asturias) hayan llegado a un consenso para que los lobos puedan ser matados no sólo por la guardería, en los eufemísticamente llamados "controles poblacionales", sino por los cazadores aficionados. Los lobos en Asturias no están seguros ni siquiera dentro de los espacios protegidos, ya que desde hace varios años, también son matados en el Parque Nacional de Picos de Europa, el único parque nacional español en el que habita esta especie.


Hace unos días se han publicado los datos oficiales de los daños producidos por los lobos en este parque nacional, y las cifras, como el algodón, no engañan. De una cabaña ganadera de 29.324 cabezas se han confirmado 206 daños, que equivalen al 0,70% del total de animales censados. En Asturias, los lobos han producido daños a 112 cabezas de ganado. Ante estas cifras, no resultan demasiado creíbles las afirmaciones de los ganaderos que acusan al lobo de arruinar su actividad, ni mucho menos, el empeño del gobierno asturiano en masacrar a esta especie a pesar de los innumerables informes científicos que lo desaprueban. Una medida así solo se puede explicar por motivos electoralistas, ya que al igual que en el caso de los daños, los datos son inapelables, ya que curiosamente en el año 2013, en que no se mataron lobos en Picos mientras esta medida quedó en suspenso tras la denuncia de varios grupos y asociaciones, disminuyeron los daños, mientras que  quedó confirmado que cuantos más lobos se mataban más ataques se producían.


Todos estos datos confirman que el lobo aún sigue cargando con un estigma que no se merece. Por eso, libros como el de Andoni Canela pueden ayudar a conocer la otra cara del lobo, la que que nada tiene que ver con la imagen que nos dan la mayoría de los periódicos y que desafortunadamente es la que sigue grabada en la retina de mucha gente. Un libro, cuya publicación ha sido posible gracias a una campaña de crowdfunding, y en que en palabras de Andoni "nace de los muchos momentos emocionantes pasados con los lobos: la reunión de una manada de trece lobos, la madre loba alimentando a los cachorros, un lobo atravesando la nieve en invierno, el juego frenético de los lobeznos en el bosque..". El lobo es parte de nuestra historia y de nuestro paisaje, como son las montañas o los hayedos y nunca nos podríamos perdonar perderlo.



Os recuerdo que la presentación será el próximo jueves 4 de diciembre a las 19:00h en el club de prensa asturiana de Oviedo. Por deseo de Andoni, yo estaré en la mesa con él durante la misma, aunque mi intervención será lo más breve posible, porque el protagonismo es de él y por supuesto de los lobos.

Perfil de Andoni Canela: Fotógrafo profesional especializado en naturaleza y medio ambiente. Licenciado en Ciencias de la Información (UAB) y Diplomado en Fotografía por el London College of Printing. Ha publicado una docena de libros de autor y cientos de reportajes en La Vanguardia, El País, National Geographic, Geo, BBC Wildlife, The Times, Newswwek, etc. Entre sus últimos libros destacan 'El águila imperial ibérica' y 'El oso pardo cantábrico'. Ganador del Premio Godó de Fotoperidismo y protagonista de numerosas exposiciones en Museos y otros espacios y galerías.

Si queréis comprar el libro, lo podéis encontrar en muchas librerías o directamente en su página web

NOTA: Haced click en las fotos para verlas a mayor tamaño.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Los depredadores, las presas y el efecto de confusión

Una de las tácticas más comunes en los animales para minimizar el riesgo de ser devorado por un depredador es agruparse y crear confusión en sus enemigos potenciales. Es mucho más fácil fijar la atención en un individuo solitario que en un individuo dentro de un grupo, por eso muchos animales se agregan formando asociaciones, en ocasiones de miles o millones de ejemplares, con este fin. Y esta estrategia ha surgido muchas veces a lo largo de la evolución, y se puede observar en animales tan distanciados filogenéticamente como las aves o los peces.


Normalmente, si vemos estas agrupaciones, como ocurre con los "bailes" de los estorninos poco antes de llegar al dormidero, no entenderemos muy bien lo que ocurre a no ser que nos fijemos en todos los detalles. En primera de las tres fotos anteriores se observa a un grupo de varios miles de estorninos llegando al dormidero. En este caso, la estructura del bando es dispersa y los estorninos permanecen relativamente separados unos de otros, por lo que sería relativamente sencillo fijar la atención sobre uno de ellos y atacarlo.

En las dos fotografías siguientes, por el contrario, las aves se agrupan en masas compactas que se mueven sincrónicamente, e incluso para nosotros es más complicado fijar la atención en un sólo punto. El tiempo que separa el primero del siguiente fotograma es de tan solo unos segundos, y sólo ha bastado una pequeña señal para que se produjera ese cambio en el comportamiento de todo el grupo. ¿Pero que ha pasado?


Si observáis la imagen anterior, dentro del círculo rojo aparece un punto de mayor tamaño, que es el que ha hecho que el grupo antes disperso se separe en dos grupos que a su vez se empiezan a compactar. Se trata de un halcón peregrino (Falco peregrinus) que trata de atrapar a uno de los estorninos, lo que provoca una reacción en cadena en todo el bando.

Este comportamiento ha sido estudiado en varias ocasiones debido a las posibles implicaciones en el origen de la evolución de la cooperación y el comportamiento social. En un trabajo publicado recientemente, se comprobó que la confusión en los depredadores proporciona una presión de selección suficiente para generar un comportamiento de agrupamiento en las presas (Olson et al., 2013). 


Pero no sólo eso, sino que la tasa de consumo de los depredadores disminuye a medida que aumenta la densidad de las presas, o sea, a medida que el grupo se hace más compacto. En la gráfica anterior (Olson et al., 2013), los círculos negros y la línea continua representan el número de presas consumidas por el depredador a medida que aumenta el tamaño del grupo si el mismo se cohesiona y se compacta, mientras que los tríangulos grises representan la tasa de consumo si los individuos que del bando no se cohesionan.

En los vídeos siguientes se puede observar una simulación hecha por ordenador en la que se aprecia perfectamente este resultado. En el primer vídeo se ve a un depredador (punto rojo) persiguiendo y atrapando a las presas (puntos blancos) en un grupo sin cohesionar. En el segundo, por el contrario, se observa como el depredador captura muchas menos presas si el grupo se compacta tras el ataque del depredador.




La primera pregunta que nos surge al observar este comportamiento, en el que no olvidemos que pueden estar implicados varios miles o incluso millones de individuos, es cómo son capaces de moverse sincronizadamente sin chocar unos con otros y cómo consiguen cambiar de dirección con esa rapidez. Lo que se ha comprobado es que en este tipo de agrupamientos no hay un líder que dirige al grupo, sino que se trata de un sistema descentralizado en el que el movimiento se crea por la interacción de todos los individuos entre sí. En un trabajo realizado con estorninos y publicado hace unos años (Ballerini et al., 2007) se comprobó que los pájaros no estaban afectados por el movimiento del todas los miembros del grupo, sino que sólo les afectaba el movimiento de los seis estorninos más cercanos a ellos. Por eso, cuando se produce el ataque de un depredador sobre un ave, su reacción afecta secuencialmente a todo el grupo.

En el siguiente vídeo, del que se han extraído los fotogramas que he puesto al principio de este artículo, se puede observar como se produce este comportamiento en condiciones naturales. Si os fijáis, en el minuto 1:00 y en el 1:23 se puede ver como se acerca el halcón, lo que desencadena el cambio de comportamiento en el grupo.



En el caso de los peces, el mecanismo es exactamente el mismo, y tal como se aprecia en el siguiente vídeo, en el que un grupo de tiburones intenta depredar sobre un banco de peces, cuanto más compacto es el grupo, más difícil resulta para los depredadores fijar la atención sobre una presa individual.



Asimismo, al final del vídeo se puede observar como un depredador oportunista, en este caso una garza, ataca y captura con éxito al único pez del grupo que se había quedado aislado del resto.

Referencias
- Ballerini, M., Cabibbo, N., Candelier, R., Cavagna, A., Cisbani, E., Giardina, I., Lecomte, V., Orlandi, A., Parisi, G., Procaccini, A., Viale, M., & Zdravkovic, V. (2008). From the Cover: Interaction ruling animal collective behavior depends on topological rather than metric distance: Evidence from a field study Proceedings of the National Academy of Sciences, 105 (4), 1232-1237 DOI: 10.1073/pnas.0711437105
Olson RS, Hintze A, Dyer FC, Knoester DB & Adami C (2013) Predator confusion is sufficient to evolve swarming behaviour. Journal Royal Society Interface 10: 20130305. http://dx.doi.org/10.1098/rsif.2013.0305

martes, 25 de noviembre de 2014

Las salamandras del Cementerio de los Peregrinos de la catedral de Oviedo

Las salamandras son anfibios urodelos que normalmente se encuentran en zonas con un elevado grado de humedad, muchas veces dentro de bosques umbríos cubiertos de musgo. Pero toda regla tiene su excepción y en el caso de las salamandras, las poblaciones que habitan en la ciudad de Oviedo, de las que ya os he hablado muchas veces, son una de ellas. 


La mayoría de estas poblaciones urbanas se encuentran en pequeños jardines rodeados de muros de piedra o cemento que les proporcionan los refugios de los que salen al llegar la noche y donde permanecen escondidas los días más fríos del invierno y los más calurosos del verano.

Pero no todas estas poblaciones son así. Seguramente, la población más singular de todas sea la que se encuentra en el Cementerio de los Peregrinos de la Catedral de Oviedo, un pequeño patio de poco más de 100 metros cuadrados situado entre la Cámara Santa y el Monasterio de San Vicente, donde actualmente se ubica el Museo Arqueológico de Asturias.


Este lugar, cuya construcción se ha datado en el siglo IX, durante el reinado de Alfonso II, ha sufrido importantes alteraciones durante todo este tiempo. La más importante de todas ellas fue el bombardeo de 1934, que destruyó la cámara santa y parte de los muros que la rodeaban. Desde entonces, este espacio ha cambiado mucho y se han sucedido las obras de restauración del mismo, que han supuesto la reconstrucción de los muros y el consiguiente rejunteado de muchos de ellos. Asimismo, en la última intervención, finalizada hace escasamente un año, se sustituyó la superficie de hierba del patio por una de grava y se pavimentó parte del mismo.

Neonato de 60 mg encontrado durante un muestreo nocturno en el Cementerio de los Peregrinos

Conocíamos desde hace tiempo varias referencias a la presencia de salamandras en este lugar, pero a principios de este año hicimos la primera visita cuando las obras estaban a punto de concluir. Cuando llegamos y vimos el aspecto del patio, lo que menos podíamos esperar era que hubiera sobrevivido alguna salamandra, así que sin demasiadas esperanzas nos pusimos a buscar entre las pocas grietas que aún quedaban en los muros. Y ante nuestros ojos apareció una de ellas, una hembra adulta que sin demasiada prisa se escondió de nuevo en su refugio. ¡¡Allí estaban!!

Os recomiendo que veáis este vídeo, grabado por Guillermo Velo-Antón, que filmó ese mismo día y en el que se puede apreciar la singularidad de este lugar, donde lo último que esperaríais encontraros sería una salamandra.


Esta pequeña población de salamandras, que vive completamente aislada del resto de poblaciones de la ciudad, son una muestra de la capacidad de adaptación de muchos animales para sobrevivir en  los ambientes más hostiles que nos podamos imaginar. Ojalá puedan seguir aquí durante muchos siglos más.

NOTA: si queréis ver el vídeo en HD y en pantalla grande, sólo tenéis que hacer click sobre la palabra vimeo y una vez que se abra la ventana volved a hacer click sobre las cuatro flechitas de la barra inferior a la derecha.

martes, 18 de noviembre de 2014

¿Es un despilfarro invertir en investigación?

Hace unos días publiqué en el blog una entrada sobre lo que para mi era uno de los mayores acontecimientos científicos de este año y seguramente de los últimos años. La agencia espacial europea (ESA) había logrado culminar con éxito una misión que había comenzado hace 10 años, se había conseguido por primera vez en la historia que un robot tomara tierra en un cometa. Aparte la dificultad técnica de toda la operación, el robot Philae, una vez en la superficie del 67P/Churyumov–Gerasimenko, recogerá una ingente cantidad de información que nos podrá proporcionar datos sobre el origen del sistema solar e incluso sobre el origen del agua en la Tierra, ya que hay hipótesis que apuntan a que pudo llegar en los cometas.



Pero como suele ocurrir en muchas ocasiones, al conocer el coste de esta misión, que se ha estimado en unos 1300 millones de euros, no han sido pocas las voces que han tachado este gasto de despilfarro absurdo, ya que según esas mismas voces, todo ese dinero se podría haber gastado en solucionar los muchos problemas que acucian a la humanidad en nuestro planeta. Esto ya las he escuchado muchas veces, no solo referido a la investigación espacial, sino a todo tipo de investigación, sobre todo de aquella que es considerada muchas veces como un lujo, como algo que no aporta nada más que "conocimiento". 

Siempre me han parecido absurdas este tipo de afirmaciones, en primer lugar porque al igual que si yo ayuno hoy, lo que hubiera comido no servirá para alimentar a otra persona, la inversión en investigación, del tipo que sea, nunca puede ser considerada un despilfarro. Nadie puede dudar de que gracias a la investigación hemos logrado vencer enfermedades que hace tan sólo unos años eran incurables, o se ha logrado descubrir materiales que han conseguido que nuestra vida sea más confortable. Pero aparte de esa investigación, que podemos considerar como aplicada, la investigación pura, sin más (ni menos) pretensiones que la ampliar nuestro conocimiento, es importante en sí misma, no sólo por el hecho de que no estar dirigida específicamente a resolver un problema concreto, no significa que en el futuro los descubrimientos obtenidos no sean aplicados a un evento o eventos específicos, sino porque el mero hecho de conocer como funcionan las cosas es importante. Negar la importancia del conocimiento científico sería lo mismo que negar la importancia del arte o de la literatura para nuestro desarrollo intelectual.

Pero centrándonos en el tema del despilfarro, quizás sea conveniente dar unas cifras y algunos ejemplos para saber de que hablamos. Actualmente, el presupuesto del estado dedicado a investigación civil es de 5563 millones de euros, que supone el 1,24% de nuestro PIB, frente al 2% de media de la Unión Europea



Pero por si la inversión en investigación no fuera escasa, en un contexto de crisis económica como el actual, los responsables de gestionar el dinero público han aplicado unos recortes sin precedentes en este campo, que no sólo han sido criticados duramente por las instituciones científicas y los colectivos de investigadores, sino que también lo han sido desde la Unión Europea. Estos recortes han conseguido que la ciencia española retroceda más de una década y que muchos proyectos punteros que se encontraban en marcha hayan tenido que suspenderse por falta de financiación. Parece evidente que para los señores que gestionan nuestros impuestos, la inversión en investigación evidentemente es un lujo que no nos podemos permitir, aunque se haya dicho miles de veces que es precisamente en un contexto de crisis cuando debería aumentar el gasto en investigación.

El ejemplo del cometa

Pero por si estos recortes en investigación ya fueran poco sangrantes, lo resultan aun más si tenemos en cuenta que los presupuestos destinados a infraestructuras para el año 2015 han aumentado un 8,8% respecto a este año, sin lugar a dudas porque para el año que viene hay elecciones y ya sabemos que vende más un kilómetro de AVE que un microscopio. 


¿Pero que tiene que ver todo esto con el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko? Pues aparentemente nada, sino fuera que ayer, mientras miraba aburrido un programa de televisión, me dio por hacer unos sencillos cálculos para comparar la inversión destinada a esa misión espacial con una de las inversiones más conocidas en las infraestructuras asturianas: el túnel de la variante de Pajares que comunicará la meseta con Asturias por AVE. 

Pues con esos sencillos cálculos nos daremos cuenta de que si la obra del túnel de la variante de Pajares lleva gastados 3500 millones de euros y mide 24,6 km y la operación Rosseta que aterrizó un robot en un cometa a 520 millones de km costó 1300 millones de euros, para recorrer el 0,00000047% de esa distancia en tren se va a gastar el triple que para volar hasta Júpiter en una nave espacial.

"Cosas veredes amigo Sancho que harán fablar a las piedras"

jueves, 13 de noviembre de 2014

Los cazadores asturianos podrán matar lobos y los Parques Nacionales se convierten en reservas de caza

Hoy es un día negro para el medio ambiente. Desgraciadamente uno más, porque lo que empieza a ser raro es un día que no lo sea. Ayer salieron a la luz dos noticias, que aunque esperadas, no dejan de ser igual de dolorosas. En primer lugar, en Asturies se anunciaba lo que ya se venía venir desde hace tiempo, la absoluta dejación de funciones por parte del Gobierno asturiano respecto a la gestión ambiental y la cesión tácita de las mismas a los colectivos de cazadores, pescadores, ganaderos y lobbies empresariales. 

Después de varios meses, el nuevo plan del lobo fue presentado ente la comisión de agricultura y aprobado con los votos de todos los grupos del arco parlamentario asturiano (PSOE, PP, IU, FAC y UpD). Este nuevo plan, que sustituirá al vigente desde 2002 y que tendrá una duración de 7 años, permitirá por primera vez que los cazadores particulares puedan matar lobos durante las cacerías, siempre que lo hagan "dentro de los controles poblacionales de la especie".

Tres de los lobos matados en una cacería ilegal en Cantabria en diciembre de 2013

Esta medida es prácticamente idéntica a la que ya se había empleado en Cantabria, que permitía cazar un lobo durante las cacerías de jabalí. Sólo hace falta hacer un pequeño ejercicio de memoria para recordar que en el marco de esas actuaciones se masacraron 6 ejemplares durante una cacería que se unieron a otros 3 abatidos una semana antes. Esas 9 muertes casi acabaron con una manada completa en los montes de San Glorio, que entes del otoño contaba con 11 ejemplares. Para más más detalles, este grupo se caracterizaba por depredar mayoritariamente sobre jabalíes y que no había producido daños en la cabaña ganadera de la zona. En esta cacería, que después de haber sido investigada por la Fiscalía ya está en manos del juez, y en la según parece participaron varias cargos políticos, funcionarios, amigos y parientes, se aprovechó el supuesto marco legal que le brindaba la legislación cántabra para justificar un acto ilegal.

La pregunta ante el nuevo plan del lobo es muy sencilla: ¿quién se encargará de controlar a los que van a controlar a los lobos? Solo hace falta fijarse en el caso de Cantabria para darse cuenta de que una medida de este tipo abrirá la puerta aún más a los casos de furtivismo, a la picaresca y a las escusas amparadas en la nueva situación legal del lobo. Si a los mal llamados controles poblacionales, que no se justifican según criterios científicos, 

Lo más sorprendente del caso es que la consejerá de Agroganadería, sigue tratándonos como a idiotas, al tratar de convencernos de que el lobo sigue manteniendo su consideración de especie no cinegética, según ella "por razones de coherencia con nuestra legislación de caza y de eficacia en la consecución del gran objetivo de que el estado de conservación de la especie sea compatible con las ganaderías, de modo que la especie pueda llegar a ser un elemento al servicio del desarrollo rural, aceptada por la sociedad". Resulta llamativo el hecho de que según la consejera la función de un depredador salvaje sea la de "ser un elemento al servicio del desarrollo rural", y no sólo eso, sino que aumentar las matanzas sobre la especie pueda contribuir a que el lobo "pueda ser aceptado por la sociedad". Aunque no resulte tan sorprendente si tenemos en cuenta el apoyo de dicha consejera al colectivo que defiende la extinción del lobo en el Parque Nacional de Picos de Europa.


Con este nuevo plan del lobo, el gobierno autonómico intenta satisfacer las demandas de dos colectivos, por una parte el de los ganaderos que exigen más matanzas y por otra las de los cazadores, que desde hace varios años vienen solicitando que matar lobos en Asturies no sólo sea "un privilegio" restringido a la guardería de Medio Rural. 


Pero como os comentaba al principio, no solo la noticia del nuevo plan del lobo ha ensuciado aún más nuestro ya ennegrecido medio ambiente. Ayer mismo se conocía que el Senado había aprobado la propuesta del Gobierno español que permitirá cazar en los Parques Nacionales hasta el año 2020. Después de las anteriores propuestas, que ampliaban el uso turístico de estos espacios protegidos permitiendo actividades como la navegación o el vuelo sin motor, con esta nueva propuesta, los Parques Nacionales han perdido todo su significado, ya que según consta en la página del Ministerio de Medio Ambiente su principal objetivo es "asegurar la conservación de sus valores naturales" y "en los que prima la "no intervención" y en los que el principio es permitir el libre devenir de los procesos naturales".

Nueva propuesta para el logotipo de los Parques Nacionales españoles

Ante esta situación y teniendo en cuenta que los Parques Nacionales ya estaban completamente desvirtuados, al menos en Asturies, donde desde hace años se realizan matanzas de lobos, se abren pistas o se quema el monte, todo dentro de la legalidad, cabe preguntarse más que nunca si tienen sentido estas figuras de protección o sería mejor derogarlas para que no se conviertan en una manera de subvencionar actividades económicas que nada tienen que ver con la conservación y protección de la naturaleza.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

"Aterrizando" en un cometa

Hoy me voy a alejar unos pocos kilómetros del Cantábrico, nada menos de 500 millones de kilómetros, porque hoy es uno de esos días en los que podemos ser testigos de algo único, y que demuestra que nuestra especie es capaz de realizar cosas increíbles usando nuestra mejor herramienta: la inteligencia.


Por primera vez, una nave espacial va a aterrizar, aunque sería mejor decir "acometizar" en un cometa, más exactamente en el 67P/Churyumov–Gerasimenko, que se encuentra entre la órbita de Júpiter y la de Marte. 


A las 9:35 hora española de hoy miércoles 12 de noviembre se ha producido la nave Rosseta ha liberado el módulo de aterrizaje Philae, pero las imágenes no llegarán hasta la Tierra hasta pasados 28 minutos y 20 segundos. ¿Por qué? pues porque es lo que tardan las imágenes que viajan a la velocidad de la luz en recorrer los 500 millones de kilómetros de distancia hasta nosotros.


En el enlace de la agencia espacial europea, acaban de confirmar que la separación ha tenido éxito y que si no se produce ningún problema está previsto que el robot aterrice a las 16:35 hora española, o sea que podremos ver las primeras imágenes que tome, aproximadamente media hora después.


Han pasado 10 años desde que se lanzó la nave hasta que ha llegado a su destino. Este proyecto ha tenido lugar gracias a la cooperación de científicos de una gran cantidad de países que colaboran en la Agencia Espacial Europea (ESA).

Si queréis seguir en directo este acontecimiento único podéis hacerlo en este enlace.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Jornadas sobre la eucaliptación en la cornisa cantábrica


El próximo sábado se celebrarán en Ferrol las "Xornadas sobre a eucaliptación de Galicia e a cornixa cantábrica" que organiza la asociación Verdegaia y a las que me han invitado a hablar del problema de los eucaliptos en Asturies y a la que acudirán varios ponentes de las comunidades cantábricas afectadas.

Como ya he comentando varias veces en este blog, las plantaciones de eucaliptos (no bosques, como algunos siguen empeñados en hacernos creer) son el mayor problema ambiental en Asturies. Quizás eclipsado por los números problemas a los que se enfrenta nuestra naturaleza, en muchas ocasiones no somos conscientes de ello, quizás porque muchos ya se han acostumbrado a ver nuestro paisaje sembrado de ellos y ya lo consideran como algo natural.

Pero lo cierto es que los eucaliptos no empezaron a plantarse masivamente hasta mediados del siglo pasado, y en tan solo 60 años, según algunos autores (Lago, 2011) ya ocupan el 25% de la superficie arbolada de Asturies con 80.000 ha., siendo la especie forestal más abundante. Para que os hagáis una idea, la superficie ocupada por robledales es de 63.824 ha y la de hayedos no alcanza las 50.000 ha. Y hay que tener en cuenta que por ahora, la mayoría de las zonas de una altitud superior a las 600m está prácticamente libre de ellos, lo que hace que en la rasa costera asturiana, el 80% de la superficie arbolada esté ocupada por eucaliptales.

El plan forestal de 2001 preveía pasar progresivamente de las 52.838 ha plantadas en 2001 a 61.000 ha en 2060. Como ya hemos comentado, esa cifra ya se superó en menos de 15 años y tras la solicitud de la empresa ENCE hace poco más de un año de plantar 300.000 ha de "suelo sin uso" con eucaliptos, que equivaldría a 1/3 de la superficie de Asturies, la decisión del gobierno no se ha hecho esperar. En octubre del año pasado, el Consejo Forestal de Asturies eliminó cualquier restricción y aprobó que autorizará plantaciones de eucaliptos egún la demanda de papel, o sea, según lo que quiera la empresa ENCE.

Tenemos un negro panorama por delante, y si los Gonipterus no lo remedian, dentro de pocos años la cornisa cantábrica será un desierto, de color verde, pero un desierto.

Referencias
Lago, J.M. (2011). La Situación del Eucalipto en la Península Ibérica. Asturias. In: X. Veiras & M.A. Soto (eds.): La conflictividad de las plantaciones de eucalipto en España (y Portugal): 55-56. Informe Greenpeace España. Madrid
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...