martes, 28 de junio de 2016

El estrés de la ciudad acorta la vida de las aves

A primera vista, la ciudad no parece el lugar más adecuado para un ave forestal, y seguramente para ninguna otra especie, incluida la nuestra. La contaminación, el ruido, el tráfico o las luces nocturnas tienen efectos muy nocivos sobre la mayoría de los animales, pero a pesar de todo no son pocas las especies que han emigrado desde el campo a la ciudad en busca de una vida mejor.

En el caso de las aves, la ciudad ofrece a muchas de ellas lugares adecuados para nidificar, un suministro abundante y regular de alimento y muy importante, menos depredadores que en el campo, lo que teóricamente incrementaría sus tasas de supervivencia y sus posibilidades de reproducirse.

Pollo de cárabo nacido en un parque urbano de Oviedo

La lista de aves que se han mudado a las ciudades y que viven en ellas, tanto de forma permanente como durante unos meses o incluso solo durante unas horas al día es muy amplia. Desde halcones peregrinos o cárabos, hasta mirlos, urracas o carboneros comunes, muchas aves viven actualmente en nuestras ciudades y algunas, como las palomas torcaces, que hace unos años eran muy escasas en estos ambientes han visto incrementado su número y actualmente ya compiten con las habituales palomas domésticas en muchos parques y jardines.


Un grupo de investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) investigaron los efectos de la vida en la ciudad en una especie de ave muy común tanto en los parques y jardines urbanos como en las zonas rurales de los alrededores: el carbonero común (Parus major). Esta especie es muy adecuada para este tipo de estudios, ya que aparte de ser relativamente abundante, es un inquilino habitual de las cajas nido, lo que permite acceder con facilidad a un buen número de nidadas.

Para este trabajo publicado recientemente en la revista Biology Letters (Salmón et al, 2016), los investigadores seleccionaron varias poblaciones de carboneros que se reproducían en tres parques urbanos de la ciudad de Malmö y otras que criaban en la localidad de Vomb, a 37 Km de Malmö y que era una zona rural con plantaciones de pinos con un sotobosque de arbolado de hoja caduca. En ambas zonas (rurales y urbanas) colocaron cajas nido y realizaron un experimento en el que intercambiaron la mitad de los pollos de varias nidadas del campo por pollos de la ciudad y viceversa, cuando tenían dos días de edad. De esta forma, parte de los pollos serían criados por sus padres y otros por padres adoptivos de otra población (cross-fostering). Además, como control se intercambiaron pollos entre cajas de la misma población para confirmar que los resultados eran debidos a la diferencia entre poblaciones y no al sistema de crianza por los padres adoptivos.


El objetivo del trabajo era estudiar si las aves que se habían criado en un ambiente urbano tenían una menor esperanza de vida que las que se habían criado en el campo debido al deterioro celular. Para ello midieron la longitud de los telómeros tras analizar muestras de sangre de los pollos cuando tenían dos semanas de vida. Los telómeros se encuentran en la parte final de los cromosomas y están formadas por regiones del DNA no codificantes y muy repetitivas. Se ha confirmado que la longitud de los telómeros está relacionada con el envejecimiento celular. Cuando los telómeros se reducen por debajo de una longitud mínima, las células interrumpen su ciclo celular y dejan de regenerar los tejidos, de esta forma se produce el envejecimiento de las células y como consecuencia el envejecimiento del organismo.


Longitud media de los telómeros en los pollos de carbonero criados en un ambiente rural o urbano (n = 16 parejas, 156 pollos). Los círculos representan los pollos "adoptados" y los triángulos los "no adoptados". (Salmon et al., 2016)

El resultado del trabajo confirmó que los pollos criados en la ciudad, tanto los que provenían de parejas rurales como los que procedían de parejas urbanas, tenían una longitud de los telómeros significativamente menor que aquellos que se habían criado en el campo. Por lo tanto, se confirmaba que criarse en un ambiente urbano tenía importantes efectos sobre la esperanza de vida de estas aves, siendo menor en aquellos carboneros que habían crecido en al ciudad.

Pollos de carbonero de la misma edad criados en el campo (izquierda) y en la ciudad (derecha). Foto: Pablo Salmón.

Todo apunta a que esta reducción en la esperanza de vida se debe a la suma de varios factores: el estrés, la contaminación, el ruido, la contaminación lumínica, alimentos de peor calidad, etc. De hecho, algunos trabajos ya confirmaron que la exposición a los metales pesados del aire de las ciudades, procedentes del tráfico y de las calefacciones, tenía un efecto muy significativo sobre la coloración de los carboneros, y como consecuencia sobre su éxito reproductivo (Giraudeau et al., 2015).

Aunque se han encontrado efectos parecidos en otras especies que habitan en las ciudades aún se necesitan más investigaciones para poder obtener resultados generalizables a todas, incluida la nuestra, pero no parece descabellado pensar que todos esos factores que están afectando a los carboneros nos estén afectándo también a nosotros, ya que no son pocos los trabajos que confirman los efectos negativos de los metales pesados del aire de la ciudad sobre nuestra salud.


De todas formas, en el caso del ser humano, un estudio de este tipo necesitaría incluir varios factores más aparte del lugar de origen. Por ejemplo, en un realizado en Estados Unidos comparando la esperanza de vida entre habitantes de las ciudades y de zonas rurales se obtuvo el resultado contrario al estudio de los carboneros suecos. En este caso, la esperanza de vida era menor en el campo que en la ciudad (Singh & Siapush, 2014) , y no solo eso, esas diferencias se habían incrementado en los últimos 40 años. Los investigadores lo asociaron a varios factores, entre los que destacaba sobre todos ellos el nivel socieconómico de la población, que era más bajo en el campo. Esto estaba directamente relacionado con el acceso a la sanidad, lo que hacía que en el campo las defunciones por enfermedades crónicas y lesiones fuera mayor. Por otra parte, la población joven, sana y con más recursos era más proclive a emigrar a las ciudades, mientras que aquellos con ingresos bajos, mayores y enfermos se quedaban en el campo.

Referencias

- Giraudeauet M,  Mateos-González F, Cotín J, Pagani-Nuñez E, Torné-Noguera A, Senar JC (2015) Metal exposure influences the melanin and carotenoid-based colorations in great tits. Science of the Total Environment 532: 512-516 DOI: 10.1016/j.scitotenv.2015.06.021.1
- Singh GK & Siahpush M (2014) Widening Rural–Urban Disparities in Life Expectancy, U.S., 1969–2009 (2014). American Journal of Preventive Medicine, 46(2):e19-29. doi: 10.1016/j.amepre.2013.10.017.
-Salmón P, Nilsson JF, Nord A, Bensch S & Isaksson C (2016) Urban environment shortens telomere length in nestling great tits, Parus major. Biology Letters DOI: 10.1098/rsbl.2016.0155.

miércoles, 15 de junio de 2016

Caminando entre dinosaurios

Hace 150 millones de años la superficie de Asturias poco se parecía a la que vemos ahora. A principios del Jurásico Superior la actividad tectónica produjo un cambio radical en el paisaje que implicó la elevación de parte del territorio y la mar, que ocupaba gran parte de lo que hoy es Asturias se retiró, apareciendo entonces zonas litorales que rápidamente serían colonizados por multitud de dinosaurios, tortugas y cocodrilos. Era la época dorada de los dinosaurios. 

La costa litoral estaba formada por fangos húmedos que permitieron que muchos rastros de los animales que en ese momento deambulaban por allí quedaran marcados en ellos. Las condiciones ambientales particulares del lugar permitieron que esas huellas se fosilizaran, siendo actualmente perfectamente visibles e identificables, dando lugar a uno de los yacimientos de icnitas más importantes a nivel mundial. 

Clasificación simplificada de las huellas de dinosaurios que aparecen en los yacimientos asturianos. Imagen extraída de la Guía de campo de García-Ramos y colaboradores.

El descubrimiento de las icnitas de dinosaurios en la costa asturiana se produjo en 1969, cuando el Dr. José Carlos García-Ramos, actual director del Museo Jurásico de Asturias, encontró las primeras en la playa de La Griega. A partir de ese momento, García-Ramos y su equipo encontraron muchas más en el tramo comprendido entre Gijón y la playa de Arra, en Ribadesella. 


El pasado sábado bajamos a los acantilados de Tereñes (Ribadesella) donde se pueden ver varias huellas y rastros y aunque había estado hacía muchos años no recordaba que se vieran tan bien. Algunas de ellas son espectaculares y se puede apreciar perfectamente su forma sobre lo que millones de años atrás había sido un lecho arcilloso cuarteado tras un periodo de sequía.


Pero en Tereñes no solo se pueden ver huellas sueltas. Lo más espectacular para mi son algunos rastros completos de terópodos, que son dinosaurios carnívoros entre los que la especie más conocida es sin duda el Tyranosaurus rex. Los Terópodos eran bípedos, caminaban sobre sus enormes patas traseras utilizando las pequeñas patas posteriores para manipular el alimento.


La interpretación de estos rastros permite medir la amplitud de zancada así como intuir el comportamiento que tenían los dinosaurios en el momento de imprimir sus huellas en el lodo. Se puede saber si andaban o corrían, según la profundidad de la huella en la parte posterior o anterior y también se puede saber si caminaban en solitario o en grupos.

Si queréis conocer un poco más sobre los yacimientos asturianos de icnitas podéis consultar esta guía del equipo de García-Ramos. Asimismo, podéis visitar el Museo Jurásico de Asturias, donde además de reproducciones de los dinosaurios que habitaban la zona podéis ver muchas de las icnitas que fueron rescatadas de algunos acantilados, ya que corrían riesgo de quedar destruidas por los temporales después de algunos derrumbes y argallos.

NOTA: haced clic en las fotos para verlas a mayor tamaño

lunes, 13 de junio de 2016

Interacciones entre carnívoros: ¿depredación de garduña por zorro?

Como ya os había comentado hace unas semanas en el blog, esta primavera encontré una madriguera ocupada en una zona que suelo visitar a menudo. Cuando la vi por primera vez no estaba seguro de si se trataría de la madriguera de un zorro o de un tejón, ya que ambas especies están presentes en la zona y por el aspecto de las distintas entradas de la madriguera no se podría descartar ninguna de las dos. Por otra parte, la ausencia de huellas identificables y excrementos no daba ninguna pista sobre el propietario.


Para desvelar el misterio coloqué una cámara de fototrampeo y cuando al recogerla vi las primeras imágenes, el resultado no dejaba lugar a dudas. La madriguera estaba ocupada por una familia de zorros formada por 5 cachorros que eran visitados al menos por dos adultos distintos, la hembra y un ejemplar más grande y oscuro que seguramente sería el padre.

Después de descargar las imágenes y poner unas baterías nuevas, volví a colocar la cámara para conocer con más detalle como transcurría la vida de esta familia y ayer, después de 15 días, volví para recogerla y las primeras imágenes que registró la cámara mostraban un hecho conocido pero pocas veces registrado.


En el vídeo se puede ver como la zorra y uno de sus cachorros rebuscan nerviosos en la entrada de la madriguera hasta que en un momento, la hembra parece lanzarse sobre algo y aparece con una garduña (Martes foina) en la boca, que deja a un metro de la entrada. El cachorro acude después interesado por ella y la olisquea. En el siguiente vídeo, grabado 30 segundos después, solo aparece la hembra y no hay rastro del cachorro ni de la garduña, por lo que seguramente la habría cogido y se la habría llevado.

Aunque en un principio pensé que se trataría de un ataque a una garduña que habría entrado antes a la madriguera, tal como me comentaron mis amigos Gonzalo Gil y Héctor Ruiz Villar, es muy posible que la garduña ya estuviera muerta cuando la zorra la sacó de la madriguera. No se aprecian síntomas de rigor y aparece muy flácida, así que no se podría descartar que la hubieran cazado antes o la hubieran encontrado muerta y posteriormente la hubieran llevado hasta allí.

Las interacciones entre depredadores que comparten un mismo nicho trófico son comunes en la naturaleza. En la Península ibérica se han estudiado las relaciones de competencia interespecífica en la comunidad de mesocarnívoros formada por los zorros, los tejones y las gardulas (Barrull el al, 2014) y se ha comprobado que las tres especies comparten los recursos tróficos disponibles aunque se produce un consumo diferencia estacional de los distintos recursos, de forma que no se suelen solapar en el tiempo.


En la relación entre estas tres especies, el zorro suele eludir la presencia de los tejones ya que cuando ambas especies coinciden el tejón lleva las de ganar (Macdonald et al., 2004), por lo que si un zorro detecta la presencia de un tejón que lleva su misma dirección suele frenar la marcha. En el caso de la garduña, se han registrado varios casos de depredación tanto de zorros como de tejones sobre las garduñas (Reig, 2007) y otros pequeños mustélidos , por lo que según Barrull & Mate (2015), las garduñas evitan el contacto con ellos cuando detectan un rasgo oloroso de alguna de las dos especies, por eso resulta muy extraño que en este caso, la garduña no sólo no hubiera evitado a los zorros sino que incluso se hubiera llegado a meter "en la boca del zorro" al entrar en su madriguera, por lo que es más probable que hubiera sido cazada antes o encontrada muerta e introducida en la madriguera, por los adultos o por los cachorros.

Garduña marcando el territorio

En la zona en la que los zorros han instalado su madriguera ya había detectado la presencia de garduña en varias ocasiones, así como de martas y tejones. Hace unos años, a menos de 50 metros de donde ahora está la madriguera de los zorros pude grabar a una garduña mientras marcaba su territorio.

NOTA: para ver los vídeos a pantalla completa, hacer clic en las cuatro flechitas de la barra de abajo

Referencias

- Barrull J, Mate I, Ruiz-Olmo J, Casanovas JG, Gosálbez J & Salicrú M (2014) Factors and mechanisms that explain coexistence in a Mediterranean carnivore assemblage: an integrated study based on camera trapping. Mammalian Biology 79: 123-131.
- Barrul J & Mate I (2015) El Zorro. Monografías Zoológicas-Serie Ibérica, Vol. 3. Tundra Ediciones. Castellón.
- MacDonald DW, Bluesching CD, Stopka P, Henderson J, Ellwood SA & Baker SE (2004) Encounters between two sympatric carnivores: Red foxes (Vulpes vulpes) and European badgers (Meles meles). Journal of Zoology 263: 385-392.
- Reig, S. (2007). Martes foina Erxleben, 1777. Pp. 305 – 307. En: Palomo, L. J., Gisbert, J., Blanco, J. C. (Eds.). Atlas y Libro Rojo de los Mamíferos Terrestres de España. Dirección General de Biodiversidad-SECEM-SECEMU, Madrid.

viernes, 10 de junio de 2016

Vivir en grupo: juntos pero no revueltos

La marea esta alta y en una ría cualquiera del Cantábrico se apiñan varias decenas de aves en las pocas rocas que quedan al descubierto. Son limícolas, y como indica su nombre común, se alimentan en los limos húmedos que quedan descubiertos al bajar la marea. Pero aún tendrán que esperar hasta que se retire el agua y mientras tanto, juntas en esa pequeña porción de tierra seca se sienten seguras. 


La marea baja muy rápido y una vez que se empieza a retirar el agua, los limícolas que esperaban pacientemente vuelan para buscar los mejores sitios. Sobre el fango húmedo, una legión de aves camina rápidamente mientras hunden sus picos en el barro.

Grupos de Agujas colipintas (Limosa limosa) y colonegras (L. lapponica), Zarapitos trinadores (Numenius phaeopus) y correlimos de distintas especies aprovechan este momento para alimentarse sin descanso. Al cabo de unas horas, cuando vuelva a subir la marea, tendrán que buscar un lugar donde descansar y estar protegidos hasta que baje de nuevo y puedan retomar su frenética actividad alimenticia. 

Correlimos tridáctilos (Calidris alba) y chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)

Pero si nos fijamos en su aspecto, aunque todas se alimentan en los mismos lugares, unas tienen las patas y el pico largo, otras tienen patas cortas y picos también cortas, otras tienen picos rectos y otras los tienen curvados. 

Aguja colipinta (Limosa lapponica) y Zarapito trinador (Numenius phaeopus)

Cada una de las especies se ha especializado en un tipo de alimento y de esta forma aunque estén todas juntas en el mismo sitio no compiten entre si. Unas se alimentan de pequeños crustáceos que se encuentran sobre la superficie y sus picos son cortos, otras en cambio tienen picos largos para capturan gusanos que están enterrados a más de 20 cm de profundidad y otras tienen un pico especializado para capturar unas determinadas especies a las que otros limícolas no pueden acceder.

Pero además de juntarse en sitios propicios para alimentarse, los limícolas se suelen desplazar juntos e incluso forman bandos inter- e intra-específicos durante la migración. Estas agrupaciones entre animales se pueden producir por varios motivos, aunque quizás el más frecuente es para protegerse frente a los depredadores. Dentro del grupo se está más seguro debido al llamado "efecto de confusión", según el cual para un depredador es más difícil fijar la atención en una presa cuando hay muchas presas potenciales moviéndose juntas. Es suficiente con que uno de ellos se separe del grupo para que el depredador se fije en él y lo ataque, normalmente con éxito.

Hasta hace relativamente poco tiempo se consideraba que los animales se agrupaban entre sí para beneficiar al grupo en su conjunto, de forma que todos juntos serían capaces de . A este fenómeno se le denominó "selección de grupo", pero lo cierto es que los hechos parecen demostrar que no es la defensa del grupo sino el egoísmo lo que da lugar a este tipo de agrupaciones. 


La idea de selección de grupo no tiene mucho sentido dentro del contexto de la selección natural, según el cual el objeto de selección es el individuo (e incluso los propios genes de dicho individuo). Lo que realmente busca un limícola al juntarse con otros individuos de su misma especie es su propia supervivencia: si se junta a otros individuos de su especie o de otra especie parecida aumentarán sus probabilidades de sobrevivir.

NOTA: haced click en las fotos para verlas a mayor tamaño.

viernes, 3 de junio de 2016

El analfabetismo de los niños sobre la naturaleza y el "efecto Walt Disney"

Hace un par de años se publicó un estudio en la revista Biological Conservation que tenía como objetivo evaluar el conocimiento que tenían los niños sobre la fauna local y la fauna exótica (Genovart et al., 2013). Para realizarlo se hicieron más de 1000 encuestas a otros tantos niños con edades comprendidas entre los 11 y los 15 años, que estudiaban en 10 colegios de Mallorca y 6 colegios de Asturias, situados tanto en áreas rurales como urbanas. Para llevarlo a cabo se mostraron a los niños 10 fotografías seleccionadas entre 134 animales diferentes (34 aves, 34 peces, 33 mamíferos y 33 reptiles y anfibios), de las que la mitad correspondían a animales locales y la otra mitad a animales exóticos y se les pedía que lo identificaran entre 5 candidatos posibles.

Seguramente la mayoría de los niños no sabrán que este animal es una comadreja

Los resultados fueron concluyentes: los escolares conocían mucho mejor a las especies exóticas que a aquellas que tenían al lado de sus casas. Para ellos resultaban más familiares un tigre de Bengala o una jirafa que un gato montés o un corzo, y seguramente reconocerían a un cocodrilo del Nilo antes que a un lagarto verdinegro. Pero no nos pensemos que esto solo ocurre en España, en Argentina un estudio similar arrojó idénticos resultados (Campos et al., 2012). La situación resulta tan grotesca que es probable que un niño de un colegio o de un instituto sea capaz de recitar de memoria el nombre científico de 5 especies de dinosaurios pero no sepa el nombre común de 5 aves.

Actualmente, la mayoría del conocimiento de los niños sobre fauna y flora lo obtienen de libros infantiles y de programas de televisión, sobre todo de dibujos animados. En este tipo de libros y películas se hace mayor énfasis en las especies carismáticas produciéndose un enorme sesgo entre los distintos grupos de animales. Baste como ejemplo que el número de referencias a los grandes mamíferos es 500 veces superior al de anfibios amenazados (Bonnet et al., 2002). Pero no solo eso, la inmensa mayoría de documentales "serios" que se emiten en televisión están protagonizados por animales exóticos. Ya quedan muy lejos los tiempos de Félix Rodríguez de la Fuente, cuando todos los niños sabían que era un lirón careto, un buitre leonado o un alimoche.

Estos resultados tienen una importancia trascendental, ya que seguramente esos niños cuando sean adultos se sentirán más identificados con la selva amazónica o con la sabana africana que con un hayedo, un brezal costero o un bosque de ribera y con toda la fauna que vive en estos hábitats. Y aunque suene a tópico, el primer paso para defender algo y conservarlo es conocerlo y difícilmente seremos capaces de conservar algo que ni siquiera sabemos que existe.


Pero desgraciadamente el problema no acaba aquí. No solo es preocupante el desconocimiento de los niños y adultos sobre la fauna local, sino también el tipo de información que es proporcionada por los libros, cuentos y series infantiles. Si resulta evidente el enorme sesgo existente entre los distintos grupos de animales a la hora de figurar como protagonistas, es aún más evidente la constante antropomorfización y asignación de roles "humanos" a los mismos. A los animales se les reparten cualidades humanas como el valor, la traición, la maldad o la bondad, que poco tienen que ver con la realidad pero que acaban calando en los niños Desde pequeños ellos se verán rodeados de malvados lobos, valerosos leones y tiburones asesinos que se enfrentarán a dulces cervatillos y a hienas traidoras. También se emocionarán con historias de amor, con padres amorosos y con amistades imposibles entre un depredador y sus presas.

Los facóqueros y los leones no son amigos, son presas y depredadores

No es de extrañar que esos niños una vez que lleguen a adultos sigan aplicando esos roles a los animales que les rodean y no comprendan o no estén dispuestos a asumir que la naturaleza no es un cuento infantil.

Hace unas semanas leí un artículo que se publicó en el Washington Post que confirmaba el batiburrillo mental que tiene mucha gente acerca de la naturaleza. Como ya comenté varias veces en el blog, en los últimos años han proliferado las páginas web que muestran en directo el comportamiento de muchas aves en sus nidos. Desde la comodidad de un sofá cualquier persona puede acceder a una gran cantidad de cámaras web que ofrecen en directo imágenes de nidos de aves rapaces, cigüeñas o cajas nido de pajarillos. Como si se tratara del Gran Hermano, mucha gente se enganchó a las historias que les ofrecían estas cámaras: la formación de las parejas, el apareamiento, la incubación de los huevos o la crianza de los pollos. Algunas de estas personas, que nunca se habían interesado por las aves o por la naturaleza, pasaban horas mirándolas, poniéndoles nombres a los pollos e incluso chateando entre ellas para contarse los cotilleos de una familia de pigargos o de cárabos lapones.

Pero ocurrió algo que lo cambió todo. En alguno de esos nidos se observaron comportamientos que no podían explicarse desde una "óptica humana", quizás porque aunque parezca un contrasentido eran demasiado humanos. Se empezaron a ver casos de infanticidio, de hermanos mayores que mataban a sus hermanos menores, casos de madres negligentes que no cuidaban a sus hijos, o águilas que alimentaban a sus pollos con lindos gatitos. Todos estos comportamientos están documentados en la literatura científica, y tienen una explicación biológica. Pero esas explicaciones no eran suficientes para una "mentalidad Disney" y para sorpresa de los investigadores que habían instalado esas cámaras, empezaron a darse casos de vandalismo en algunos nidos de los que se conocía su ubicación y mensajes amenazantes a las personas que habían instalado esas cámaras, como por ejemplo este:

“It is absolutely disgusting that you will not take those chicks away from that demented witch of a parent!!!!!” (¡¡¡Es absolutamente repugnante que no alejes a esos polluelos de esa bruja demencial de su madre !!!!!)

Finalmente y para evitar más problemas, varias de esas cámaras se vieron obligadas a cortar la emisión e incluso a pixelar algunas escenas para no herir la sensibilidad de los espectadores. Todo para prevenir que los fans de este inesperado Gran Hermano animal acabaran matando a alguno de sus protagonistas, aunque desgraciadamente también para que esos mismos espectadores siguieran pensando que vivían en un mundo de fantasía.

Sería necesario replantearse seriamente la educación ambiental que se les está dando a los niños, sobre todo en los colegios, pero también por parte de los programadores de televisión. Con esto no quiero decir que no se deban contar cuentos a los niños, o que no se pueda disfrutar de la fantasía o hacer volar la imaginación, pero sería necesario que tanto en las televisiones como en los colegios se les proporcionara a los niños información sobre su entorno, sobre los animales y plantas que los rodean, y sobre el comportamiento de los animales, sin aspavientos ni antropomorfismos. Solo así, cuando lleguen adultos serán capaces de apreciar la belleza de la naturaleza, cruel a veces, pero hermosa tal como es. Y solo cuando la conozcan serán capaces de luchar por defenderla.

Y ya de paso, no estaría mal que la prensa, tan dada al sensacionalismo, dejara de manipular la información y buscar el morbo, porque últimamente ya vamos servidos.

Referencias

- Bonnet X, Shine R & Lourdais O (2002). Taxonomic chauvinism. Trends Ecol. Evol 17: 1–3.
- Bruillard K (2016) People love watching nature on nest cams — until it gets grisly. The Washington Post.
- Campos CM, Greco S, Ciarlante JJ, Balangione M, Bender JB, Nates J & Lindemann-Matthies P (2012) Students' familiarity and initial contact with species in the Monte desert (Mendoza, Argentina). Journal of Arid Environments 82: 98–105.
- Genovart M, Tavecchia G, Enseñat JJ & Laiolo P (2013) Holding up a mirror to the society: Children recognize exotic species much more than local ones. Biological Conservation 159: 484-489.


martes, 31 de mayo de 2016

Hoy nos vamos al cine a ver a las salamandras

Por fin ha llegado el día del estreno. Después de varios meses de trabajo entre buscar documentación, redactar el guión, grabar en el campo y en el estudio, y después de muchos días de montaje, por fin vamos a presentar en público nuestro documental "Los últimos dragones de Oviedo". Un trabajo en el que tanto Jorge Chachero como yo hemos puesto toda nuestra ilusión y del que sólo nos queda esperar que os guste el resultado.

Recordad que la cita es hoy en el Teatro Filarmónica de Oviedo a las 20:00h y que estáis todos invitados. La entrada es libre y gratuita hasta completar el aforo.


En estos enlaces podéis ver las noticias sobre la rueda de prensa de ayer en el Ayuntamiento con motivo de la presentación del documental: El ComercioLa Nueva España, Noticias TPA.

Y hoy también sale una entrevista que me hicieron ayer sobre el trabajo científico que estoy realizando con Guillermo Velo Antón y André Lourenço, del CIBIO (Universidad de Porto) sobre la estructura genética y poblacional de las salamandras de la ciudad.


A continuación os dejo la ficha técnica del documental y también los nombres de las personas que han participado en su elaboración y las que nos han ayudado durante todo el proceso. Muchas gracias a todos.


Dirección
Jorge Chachero
David Álvarez

Guión 
David Álvarez

Diseño sonoro 
Marcos Cabal (Flexiva Sound Design)

Composición y remezcla musical
The Music Tailors

Fotografía
Jorge Chachero
David Álvarez
Manuel Fernández Pajuelo

Edición y etalonado
Jorge Chachero

Producción
Documentazul S.L.

Locución
Miguel Ángel Paniagua (castellano)
Stephen Hughes (inglés)
Antón Caamaño (asturiano)

Fuente de imágenes históricas 
Museo del Ferrocarril de Asturias
Museo del Pueblo de Asturias

Recursos de archivo
Pond5

Diseño Gráfico
Luis Alberto Álvarez

Agradecimientos
Juan Vega (Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo)
Roberto Sanchez Ramos (Concejal de Cultura Ayuntamiento de Oviedo)
Javier Galán (Quercus Media)
Alfonso Fernández Fernández
Julio Cortina Hevia 
Araceli Rojo (Gea Asesoría Geológica)
Juan Bonifacio Lorenzo
Filmoteca de Asturias
Benito Gallego Casado (Deán de la catedral de Oviedo)
Comunidad de Monjas Benedictinas del Monasterio de San Pelayo de Oviedo
Lucía Alarcón Ríos (Universidad de Oviedo)
Nuria Liz Cortina

Equipo investigador
Guillermo Velo Antón (CIBIO, Universidade do Porto)
André Lourenço (CIBIO, Universidade do Porto)
David Álvarez Fernández (Universidad de Oviedo)

Extras de laboratorio
Mariajo Bañuelos Martínez
Leticia Viesca Lombardía
Elia Palop Navarro
Gemma Palomar García

Revisión versión inglesa
Anna Nuksak Hevia
Juan Hevia Echevarría

Traducción versión asturiano
Antón Caamaño

Revisión versión asturiano
Ruma Barbero

Agradecimiento especial a los niños (y padres)
Alejandra Hevia Rodilla
Jaime Hevia Rodilla
Jacobo Álvarez Rojo
Teresa González Matute

Nos vemos en el Filarmónica

lunes, 23 de mayo de 2016

Raposos en familia

Hace un par de semanas, mientras dábamos un paseo por un bosquete cerca de un acantilado, en una zona que suelo visitar a menudo desde que era un crío, me encontré una madriguera que había sido excavada recientemente ya que unos meses antes había pasado por allí y no había ni rastro de ella. 


Tenía una boca principal de unos 40 cm de ancho y un par de entradas más pequeñas en las proximidades y por el aspecto sólo podía ser una madriguera de zorro o de tejón. Había llovido hace poco y las huellas que había en la entrada eran irreconocibles y solo quedaban unos pocos rastros que no pude identificar.

Una semana después de descubrir la madriguera coloqué una cámara de fototrampeo para intentar averiguar quienes eran los inquilinos y ayer pasé a recogerla. La primera impresión no fue muy buena, ya que las baterías se habían agotado y por un momento pensé que no había grabado nada, así que tuve que esperar a llegar a casa y cruzar los dedos esperando que la tarjeta no estuviera vacía. Afortunadamente había más de 30 vídeos guardados y al descargarlos pude comprobar que sí que había resultados. 

Aquí os dejo un pequeño montaje con unos cortes de alguno de los vídeos para que descubráis vosotros mismos quienes eran los habitantes de la madriguera


La madriguera estaba ocupada por una familia de raposos (Vulpes vulpes) y después de ver todos los vídeos pude confirmar que estaba formada por 5 cachorros de unos 4 meses de edad que eran visitados al menos por 2 adultos distintos. La que más tiempo aparecía con los cachorros era seguramente su madre, pero de vez en cuando se dejó ver otro adulto más grande, probablemente su padre, que permanecía poco tiempo y que al menos una vez llevó por la noche lo que parecía una presa de gran tamaño.

Una ventaja de las cámaras de fototrampeo es que pueden registrar la hora de grabación de los vídeos o fotografías y así se pueden conocer los patrones de actividad de los animales. Según las grabaciones obtenidas, la actividad solía comenzar sobre las 21:00h, y continuaba durante toda la noche, estando más activos entre esa hora y las 2 de la mañana y luego tenían otro pico de actividad antes de amanecer. De todas formas, de vez en cuando salían a plena luz del día, por ejemplo, el primer vídeo que apareció en la tarjeta se grabó antes de las 6 de la tarde, menos de media hora después de que yo colocara la cámara. 

Mientras estaban activos, los cachorros pasaban la mayor parte del tiempo corriendo y jugando cerca de la madriguera apareciendo de vez en cuando un adulto con alguna presa para alimentarlos. Aunque la calidad de la imagen no es suficiente para poder identificar las presas, la mayoría de las veces parecía tratarse de micromamíferos aunque una vez uno de los adultos llegó con una presa bastante mayor, que podría ser una gallína u otra ave de tamaño parecido.


Fue una alegría encontrarme con esta familia de raposos en un sitio al que siempre le tuve un cariño especial. Espero que tengan suerte y consigan sobrevivir, aunque dentro de poco les espera lo más difícil, independizarse y valerse por sí solos sin ayuda de sus padres. Y escapar de la mayoría de los seres humanos, que seguramente no se alegrarán de verlos tanto como yo.

NOTA: si queréis ver el vídeo a pantalla completa podéis hacer clic sobre las cuatro flechitas de la barra inferior a la derecha.

jueves, 19 de mayo de 2016

El secreto de la vida y la muerte. Entrevista a Carlos López Otín

Hoy os voy a recomendar que "perdáis" 50 minutos escuchando y disfrutando de esta entrevista de Iñaki Gabilondo a Carlos López Otín, uno de los mejores investigadores de este país, al que tengo la suerte de conocer desde hace años y con el que he hablado muchas veces, no sólo de ciencia, sino de bichos, del trabajo, del paro, de la universidad, de los hijos y de mil cosas mas. 

Si hay algo que me sigue asombrando de él es su capacidad de trabajo, su modestia, su amor por la vida, y su facilidad para explicar con un lenguaje sencillo las cosas mas complejas. Y sobre todo, que después de tantos años dedicado a la investigación, se siga asombrando cada día con lo que lee o con su trabajo en el laboratorio.

Hace un año me encontré en el aeropuerto con Carlos y Gloria por casualidad, yo venía de una reunión en Madrid y ellos habían ido a recoger a su hija que llegaba en el mismo vuelo que yo. Me trajeron en coche a casa y durante el trayecto estuvimos hablando sin parar, y me comentó que iban a publicar en breve el genoma la Ballena boreal (Balaena mysticetus), que le había encantado el trabajo y todo lo que podría significar. Estaba como un crío pequeño abriendo un regalo y además te contagiaba la emoción.

Poco después hablamos porque quería ir a ver los estorninos, los que venían a dormir al parque por las tardes y de los que ya os hablé varias veces en el blog. Cosas como esas son las que me encantan de Carlos, puede estar hablándote de terapia génica como si fuera lo más normal del mundo mientras sigue alucinando con cosas "tan  aparentemente triviales" como los estorninos, y te pregunta cualquier duda porque no se cansa de aprender.

Bueno, no me enrollo mas, os dejo aquí las dos partes de la entrevista en la que habla del origen de la vida, sin falta de dioses ni milagros, de una vida que tuvo que inventar la muerte para ser posible, del sinsentido de la inmortalidad, del cáncer, de la capacidad de asombrarse, de la solidaridad... No la veáis con prisa, esperad a poder tomaros vuestro tiempo y disfrutadla, os aseguro que merece la pena.

Primera parte


Segunda parte


Espero que os haya gustado tanto como me ha gustado a mi. Una auténtica gozada 

"La vida necesitó inventar la muerte para ser posible"

lunes, 16 de mayo de 2016

Las amenazas de Don Vito

A Vito Corleone le gustaba que se cumplieran sus sueños y tenía métodos muy persuasivos para  que tanto él como los miembros de su familia lograran alcanzarlos. Johnny Fontane, ahijado de Don Vito, le pidió que convenciera a Jack Woltz, un afamado productor de Hollywood, para que éste le diera el papel principal de una película que estaba a punto de comenzar a rodar. Fue entonces cuando el Don envió a Hollywood a Tom Hagen, su consigliori, para que tratara con él y que le hiciera una oferta que no podría rechazar. Jack Woltz odiaba a Johnny Fontane y cuando Tom le comentó por primera vez la oferta de El Padrino, le contestó airadamente que Johnny nunca trabajaría con él por muchos italianos que vinieran a presionarle, e incluso amenazó con usar sus contactos en el FBI y la Casa Blanca si seguían acosándolo.

Por la tarde, Jack Woltz, al darse cuenta realmente de a quién representaba Tom, lo invitó a su casa y durante un paseo por la finca le presentó orgulloso a Khartoum, su precioso campeón pura sangre que había comprado por más de medio millón de dólares. A pesar de que la conversación fue más cordial que la que habían tenido anteriormente, Jack se mantuvo en sus trece y volvió a decirle a Tom que nunca contrataría a Johnny Fontane para una de sus películas. Al regresar a Nueva York y comentarle a Don Vito la respuesta del productor, Don Vito le dijo a Tom que no se preocupara, que él lo arreglaría.


Al la mañana siguiente, Jack se despertó en su enorme cama con la sensación de que algo raro habia pasado. Miró sus manos y vio que estaban ensangrentadas. Al principio pensó que la sangre era suya, pero comprobó que no era así ya que no tenía ninguna herida. Cuando levantó las sábanas de seda, que estaban empapadas en sangre, descubrió horrorizado la cabeza de Khartoum a los pies de la cama.

Pocos días después, Johnny ya se encontraba rodando la película. La "sutil" amenaza de los Corleone habían hecho su efecto y no fue necesario insistir más para que consiguiera el papel protagonista. Las amenzas de la mafia siempre han sido una poderosa arma de negociación.

Foto: Diario El Comercio (14/05/16)

Hace un par de días, un lobo apareció ahorcado del cartel del pueblo de Espineo, en el concejo de Lena y cuando vi la fotografía en el periódico recordé inmediatamente la escena de Jack Woltz y el decapitado Khartoum. No es la primera vez que vemos esta imagen en Asturias, hace poco más de un año, otro lobo apareció en las mismas circunstancias ahorcado a la entrada del pueblo de Tíos, también en Lena. Aquella tampoco había sido la primera vez ya que desde 1998 se tiene constancia de escenas similares, en las que al igual que hace un año, y como seguramente ocurrirá con el lobo de Espineo, no aparecieron culpables, ningún vecino, abrirá la boca. Es la Omertá, la ley del silencio, como ocurre después de los incendios forestales, como ocurrió el pasado diciembre. Nadie ha visto nada, nadie ha oído nada, nadie sabe nada.

Quizás al que ha ahorcado a ese lobo del cartel no le hayan gustado que la Fiscalia esté investigando a 10 personas por presunta estafa en el cobro de los daños de lobo. Quizás todavía siga molesto por la investigación que comenzó hace dos años en la que la Fiscalía acusaba de estafa a 200 ganaderos por el doble cobro de las indemnizaciones de los daños de lobo. Lo que está claro es que quiere mandar un aviso, ¿pero a quién? ¿Quién es Jack Woltz en esta historia? ¿Sera el ecologista que pide que se cumpla la legislación vigente? ¿Será el gestor y el político que no le da todo lo que pide?

Aves tiroteadas en la Reserva de la Ría de la Villa. Foto: El Comercio (31/12/16)

El 30 de diciembre de 2009, un individuo mató y luego colgó de una valla los cadáveres recientes de una garza, dos garcillas bueyeras, una urraca, un mirlo y un estornino.Y no los colgó en una valla cualquiera, los colgó  frente al centro de interpretación de la Ría de la Villa (Asturias) porque sabía que allí aparecería la prensa y se daría difusión a su valiente acción. Junto a esta macabra exposición, este aprendiz de Don Vito colgó una nota dirigida al guarda mayor de la reserva y al director de la misma en la que hacía sorna de su actitud pidiendo que le ayudaran a identificar cuál de esas aves estaba protegida. Nunca se supo nada mas, aunque como me comentaron algunos amigos que conocían la historia, se sabía perfectamente quién era. Cosas de la mafia, supongo.

En todos estos casos, el que ha dejado esa prueba de sangre ahorcada con sus propias manos pretende que se le de todo lo que pida, que se le deje hacer y deshacer a su antojo, pretende decirle a la administración y de paso a todos nosotros, que en el campo manda la familia y que nadie les tiene que decir como hacerlo. Y a la vista de lo que está ocurriendo en los últimos años, parece que las amenazas funcionan. Tras la aprobación del nuevo plan del lobo, se han aumentando los "controles" de esta especie, incluso dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, pero además, no sólo se encargará la guardería de esta masacre, ahora también podrán matarlos los cazadores aficionados. Y todo esto ha ocurrido cuando los datos oficiales muestran la baja incidencia de los ataques de lobo sobre la cabaña ganadera, y cuando los trabajos científicos no solo los confirman, sino que también demuestran que los "controles" son contraproducentes, ya que tienen como consecuencia un aumento de los daños. Pero todavía no están conformes, quierén más, quieren su total eliminación, como piden poder quemar el monte a pesar de los incendios, y como piden desbrozar y que además lo paguemos todos con nuestros impuestos.

La consejera de Agroganadería del Principado de Asturias nunca se ha escondido, y hace unos pocos años posaba sonriente junto a los que exigen el exteriminio del lobo, esos que seguramente estén sonriendo y aplaudiendo la escena del lobo ahorcado. Amenazar sale barato cuando hablamos del Medio Ambiente. En el verano del 2013, el regidor de pastos de la Montaña de Covadonga, en pleno corazón del Parque Nacional de Picos de Europa, uno de los más acérrimos defensores del exterminio del lobo, le mandó un mensaje a esa misma consejera: «Si no hay batidas en condiciones, tendremos que hacer como hacían los pastores de antes: empezar a poner veneno». Tampoco pasó nada, a pesar de que el uso de veneno es un delito y esa declaración era una amenaza en toda regla.

¿Hasta cuándo tendremos que aguantar estas amenazas mafiosas? ¿Hasta cuándo seguiremos viendo como algunos se permiten tomarse la justicia por su mano sin que pase nada? ¿Hasta cuándo el gobierno asturiano seguirá cediendo y vendiendo su alma por un puñado de votos?

miércoles, 11 de mayo de 2016

Culebras de agua: perseguidas e inofensivas

Hay pocos animales más odiados que las serpientes. Se las ha relacionado con el mal desde hace siglos, se las teme y se las persigue y son muchas las que son matadas todos los años con azadas o palos cuando se las descubre en huertas y jardines. A pesar de esa mala fama, grabada a fuego en nuestras conciencias desde que somos pequeños, la inmensa mayoría de las serpientes son completamente inofensivas, y no solo eso, tienen un papel fundamental para regular las poblaciones de otros animales, como los roedores, que pueden causar daños de importancia en los cultivos de los mismos que las matan.

Hembra adulta y macho subadulto de Natrix natrix en la ribera del río Piloña (Asturias)

Unas de las especies más comunes en Asturies son las culebras de agua del género Natrix. En la Península ibérica habitan dos especies de este género: la culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) [1] y la culebra viperina (Natrix maura), y las dos las podemos encontrar en Asturias, aunque la culebra de collar está más ampliamente distribuida por la provincia.

Cabeza de hembra adulta de culebra de collar (Natrix astreptophora)

La culebra de collar puede alcanzar un tamaño de casi 2 metros, aunque la mayoría de los ejemplares adultos no llegan a esa talla. Tienen un cuerpo robusto, sobre todo las hembras, y una coloración parduzca o grisácea. La cabeza es más ancha en la parte posterior y cuando están asustadas la aplanan para simular el aspecto de una víbora, aunque ni siquiera suelen abrir la boca para intentar mordernos. Y en el caso improbable que lo hicieran no tienen veneno y ni siquiera nos producirían un rasguño.


Los ejemplares jóvenes presentan un collar claro muy marcado, que en ocasiones y sobre todo en los machos, puede permanecer hasta los 3 años de edad. Ayer mismo, en una visita a una zona a la orilla del río Piloña en compañía de mi amigo Gonzalo Gil, encontramos un macho con diseño juvenil junto a una hembra adulta. En esta época tiene lugar el celo de la mayoría de las serpientes y todo parecía indicar que el macho estaba interesado en ella.

Culebra viperina (Natrix maura)

La otra especie de culebra de agua, que también encontramos en nuestro paseo de ayer, es la culebra viperina (Natrix maura). Como su nombre indica, una de sus estrategias defensivas es la de asemejarse a una víbora aunque al igual que la culebra de collar, es totalmente inofensiva.

Cabeza de Natrix maura arriba y de víbora de Seoane (Vipera seoanei) abajo

A pesar de sus intentos por parecerse a una víbora, lo cierto es que si nos fijamos, la coloración, la forma de la cabeza y sobre todo la pupila redondeada, nos ayudarán rápidamente a distinguirla de ella. Esta especie no alcanza el tamaño de la culebra de collar y nunca supera el metro de longitud. 


La culebra viperina es mucho más acuática que la de collar y de hecho se encuentra casi siempre ligada a los cursos de agua, mientras que la culebra de collar, aunque también prefiere estos ambientes húmedos, en ocasiones, sobre todo los ejemplares más grandes, pueden adentrarse en bosques y prados. Como ya he comentado antes, estas dos especies son totalmente inofensivas para el hombre y la mayoría de su dieta está compuesta por anfibios, aunque también cazan invertebrados y micromamíferos.

Desgraciadamente para ellas son animales bastante activos, por lo que no es raro que aparezcan en ambientes humanizados y que incluso puedan entrar en casas, graneros y almacenes, lo que en la mayoría de la ocasiones tendrá como consecuencia su muerte a manos del propietario. La inmensa mayoría de las culebras que se matan en Asturias corresponden a estas dos especies, sobre todo a la culebra de collar, mientras tanto las víboras, que cazan al acecho y apenas se mueven, suelen pasar desapercibidas y seguramente habremos pasado cientos de veces su lado sin que nos hayamos percatado de su presencia.


Hay mucha gente que seguirá temiendo infundadamente a las serpientes, mientras que a otros, como es mi caso, nos seguirán pareciendo unos animales fascinantes y además muy bonitos. En todo caso, lo mejor que se puede hacer si nos encontramos con una es dejarla tranquila para que siga haciendo su vida, ya que ellas hacen exactamente lo mismo con nosotros.

[1] Hasta hace poco a la culebra de collar ibérica se la incluía dentro de la especie Natrix natrix, pero  recientemente, en base a los resultados de los análisis de ADN mitocondrial se la ha clasificado a la culebra de collar de la Península ibérica como una nueva especie, la Natrix astreptophoraa,  que además de en la Península Ibérica, se localiza en el extremo sureste de Francia y noroeste de África.

NOTA: haced clic en las fotos para verlas a mayor tamaño
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...