Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 8 de julio de 2019

La increíble migración de la mariposa cardera

Hace unos días fuimos testigos de un fenómeno, que aunque no es extraordinario, si fue inusual por su magnitud. A finales del mes de junio y principios de julio, miles de mariposas carderas (Vanessa cardui) han aparecido por toda la cornisa cantábrica, siendo especialmente numerosas en la franja costera, aunque también se han detectado importantes concentraciones en áreas de montaña.


Normalmente asociamos el fenómeno de la migración a las aves y en menor medida a los mamíferos. Sabemos que muchas especies, como vencejos, golondrinas, milanos negros o cigüeñas, llegan en primavera para reproducirse y a finales de verano cruzan de nuevo el estrecho de Gibraltar para pasar el invierno en África. Otras especies crían en el norte de Europa y eligen la Península ibérica para pasar el invierno o para repostar y continuar su viaje hacia el sur. 

Las migraciones de los insectos, por el contrario, son mucho menos conocidas aunque si tenemos en cuenta que en la mayoría de los casos las protagonizan animales que pesan menos de medio gramo que pueden llegar a viajar miles de kilómetros, cruzando mares y desiertos, nos daremos cuenta de lo espectaculares que son.

Pantala flavescens. Imagen: Alex Lamoreaux

Entre todos los insectos, el récord lo tiene la libélula Pantala flavescens, que con solo 4 cm de longitud realiza la migración más larga conocida entre los insectos, ya que puede recorrer hasta 7000 km en una migración que la lleva desde África hasta la India, atravesando el Océano Índico en el trayecto. Pero por si esto fuera poco, se un reciente estudio ha confirmado que todas las poblaciones de Pantala flavescens, una especie casi cosmopolita que puede encontrarse en América, África y Asia, tienen un perfil genético similar, lo que sólo podría explicarse si todas las poblaciones se estuvieran mezclando entre sí gracias a estos viajes a larga distancia.

jueves, 27 de junio de 2019

Curso de ética periodística: Alexander, el oso feroz y las "fake news"

Hacía tiempo que no publicaba un artículo para el curso de ética periodística, quizás porque muchas de las noticias que me iba encontrando, aunque merecedoras de uno de ellos, solían repetir los mismos argumentos y tópicos de otras ya comentadas anteriormente. Pero hoy, tras un vistazo matutino a los titulares de la prensa patria, encontré un artículo que merece figurar por derecho propio en un lugar destacado de este curso: "Un hombre sobrevive al ataque de un oso refugiado durante un mes en una cueva". 


El primer medio español en sacar esta noticia, a las 18:48h de ayer, 26 de junio, fue el informativo digital de Tele5, una cadena de televisión que al igual que los anuncios de Securitas Direct, se esfuerzan diariamente en mostrarnos el mundo apocalíptico en el que vivimos, donde asesinos en serie recorren las calles y entran en los domicilios con la única intención de abrirnos en canal y decorar las paredes con nuestras vísceras. Y por supuesto, una noticia en la que un terrorífoco oso no se contenta con matar a su víctima, sino que se regodea con su tortura, no podría faltar de ningún modo.


Pero como era de esperar, la noticia se hizo viral y a primera hora de la mañana de hoy, Alexander y el oso ya figuraban en la primera plana de muchos periódicos nacionales: ABC, La Vanguardia, La Razón, y otros muchos medios más. Tampoco podían faltar los diarios locales, entre ellos el diario asturiano El Comercio. La Nueva España aún no lo ha publicado, seguramente porque estará investigando en estos momentos el árbol genealógico de Alexander (y del oso) en busca de un pariente asturiano.

miércoles, 19 de junio de 2019

Mi querida burocracia

Hoy he tenido que presentar una solicitud en el registro para un trámite burocrático con la Universidad. No ha sido la primera vez y con toda certeza no será la última. Y de nuevo he tenido que afrontar el procedimiento habitual de búsqueda de documentos originales, títulos, certificados, acreditaciones y demás papelotes para su posterior fotocopia, compulsa, sellado y firmado por un funcionario acreditado para la recepción de dicha documentación.

- Le traigo aquí los papeles para la solicitud
- Le falta la fotocopia del DNI, parece nuevo.

Como ya he comentado, no es la primera vez que lo hago, de hecho, con todas las fotocopias del DNI que he entregado en las oficinas de esa magna institución se podrían empapelar las siete nuevas salas de pintura flamenca del Museo del Prado. Yo mismo he deforestado más superficie de bosques que Bolsonaro desde que asumió la presidencia de Brasil. 

Mientras Matías Prats hijo nos informa en el telediario de que ya ha llegado la telefonía 5G, de que Barcelona acoge el Mobile World Congress, y de que España es el décimo país que mejor desarrolla su tecnología de "clouding", los ciudadanos de a pie tenemos que seguir entregando la consabida fotocopia del DNI para nuestros procedimientos rutinarios. En la era de la domótica, la de los robots que nos abren la bragueta y hacen operaciones quirúrgicas, la de los aparatitos que te piden una pizza o encargan una cena con flores para el aniversario de tus padres, aún es necesario entregar una fotocopia compulsada de cualquier documento que presentes a la Administración, con su sello oficial y a poder ser firmada con un bolígrafo BIC cristal azul cielo.

No importa que desde hace 13 años, y tal como aparece publicado en Real Decreto 522/2006, de 28 de abril, publicado en el BOE núm. 110, de 9 de mayo de 2006, se haya suprimido la necesidad de "aportación de fotocopias de documentos de identidad en los procedimientos administrativos de la Administración General del Estado y de sus organismos públicos vinculados o dependientes", o entregas esas fotocopias o no te permiten presentar la solicitud. Se ve que el encargado de redactar las convocatorias de plazas, subvenciones y demás trámites, sigue haciendo uso del consabido "corta y pega" y continúa publicando en ese mismo BOE o en los respectivos Boletines oficiales autonómicos, la retahíla infernal de palabrería vacía que bien podría resumirse en un par de párrafos y en la que sigue figurando la imprescindible presentación de la fotocopia del DNI.

Hércules pidiéndole a la Hidra de Lerna que le compulse el documento que certifica que ha completado uno de sus doce trabajos

Menos mal que desde hace unos años muchos de esos trámites los podemos hacer telemáticamente. Eso sí, siempre que tu navegador sea compatible con la última versión de Java, pero no la Versión 8 Update 211, que esa es demasiado nueva, y siempre que no sea Firefox, porque se cuelga. En ese caso, si todo va bien, si tu ordenador no tiene un cortafuegos demasiado estricto, no han pasado más de 30 segundos desde el último clic, no te has olvidado de guardar la información cada 2 minutos y por supuesto, siempre que tu ordenador no sea un Mac, porque en ese caso despertarás la ira de Satán, habrás completado la solicitud y por fin podrás respirar tranquilo. Ya solo tendrás que imprimir una copia del pdf del resguardo, firmarlo electrónicamente, si es que no te ha caducado el certificado digital y acercarte a un registro, con una fotocopia del DNI, para que te lo sellen. 

Mientras preparo la documentación para presentar por enésima vez los mismos papelotes, veo en el telediario las terribles imágenes de un pavoroso incendio en un bloque de apartamentos. Veo a gente desconsolada llorando porque las llamas han devorado las fotografías de la comunión del niño o la carta que el abuelo envió desde Cuba hace casi 100 años. Entonces me agarro con fuerza a la raída carpeta que contiene todos los documentos originales que certifican mi vida y suplico que no caiga sobre mí esa desgracia.  


Nota: Estoy contribuyendo a la creación de empleo en la tienda de fotocopias cuando me llega un email de la Administración en el que me piden que no lo imprima y que piense en el medio ambiente. Voy inmediatamente al registro a meter una copia compulsada del DNI para darles las gracias. 

lunes, 3 de junio de 2019

Documental sobre el Salmón atlántico

Han pasado más de 5 años desde que a Jorge Chachero y a mi se nos pasó por la cabeza la idea de hacer un documental sobre el Salmón atlántico. No queríamos que fuera otro documental sobre salmones, sino que además de narrar la odisea de su increíble viaje, queríamos contar la historia de su relación con el ser humano desde la hasta nuestros días, y cómo nuestra especie, la misma que lo pintó en las cuevas prehistóricas junto a uros, bisontes y renos, podría ser la responsable de su extinción.

Después de innumerables horas de grabación en el río, en el monte y en la mar, ya hemos conseguido grabar la mayoría de las imágenes que nos habíamos propuesto, ya hemos redactado el guion y ya solo nos queda superar la última etapa antes de que el documental pueda ver la luz en el mes de octubre.

Teaser del documental (poned el sonido)

Para poder completar el trabajo queríamos pediros vuestra ayuda participando como mecenas en el proyecto de crowdfunding que ha comenzado hoy y que finalizará dentro de 40 días. En ESTE ENLACE tenéis toda la información sobre el proyecto y las recompensas que hemos preparado para los mecenas.

MUCHAS GRACIAS A TODOS

jueves, 16 de mayo de 2019

Cormoranes moñudos y aparejos hasta en el nido

Este año volvimos a visitar las colonias de cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) en las que llevamos trabajando desde hace más de 20 años. El resultado de los censos vuelve a confirmar que esta especie el número de parejas sigue bajando y algunas de las colonias que hace menos de una década tenían más de 30 parejas reproductoras, ahora no llega a 10.


Una de los cambios que hemos notado en los últimos años es el cambio de ubicación de los nidos. Cuando se estableció por primera vez la colonia en la que más esfuerzo hemos realizado, la mayoría de los nidos se ubicaban en zonas relativamente accesibles, lo que nos permitió marcar un gran número de pollos y adultos, que nos proporcionaron una valiosa información acerca de sus movimientos y su dinámica poblacional. 


Desde hace unos años, las parejas que quedan se trasladaron a zonas de acantilado, más escarpadas y a las que no podíamos llegar. Este cambio de comportamiento pudo deberse al acceso de depredadores terrestres a la colonia, como los visones americanos, que hizo que buscaran sitios más seguros e inaccesibles para ellos, algo que también ocurrió en las colonias de las Illas Cíes (Barros et al., 2016).


Pero si hay una causa que está causando una mortalidad continuada y desgraciadamente cada vez más acusada entre la población de esta especie, es la captura accidental en aparejos de pesca. Como nos ocurre en cada visita, este año volvimos a ver barcos faenando a escasos metros de las colonias, largando trasmallos en los que como ya hemos confirmado (Álvarez, 2015) y denunciado en innumerables ocasiones, causa la muerte de decenas de animales, sobre todo juveniles, todos los años.


Pero una amenaza más de estos aparejos, fabricados con nylon, es que cuando se pierden o se rompen los cabos que los unen a las boyas, no desaparecen, sino que siguen pescando como aparejos fantasmas, capturando peces, crustáceos y aves marinas. 

Pollo de alcatraz enredado en un aparejo en su propio nido. Sam Hobson

Y por si fuera poco, los restos de palangres, redes y cabos son recogidos por las aves como un material de construcción más para sus nidos. Y allí se quedarán mientras los pollos crecen y los adultos llegan cada poco para llevarles comida. En estos casos es solo cuestión de suerte que no se enreden y acaben muriendo al no poder liberarse de esos restos de aparejos. Todos los años, miles de aves marinas mueren por esta causa, siendo especialmente grave en algunas colonias de aves marinas del norte de Europa


Referencias
- Álvarez D (2015) Análisis de la mortalidad de las poblaciones de cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) en artes de pesca en la Demarcación Marina Noratlántica. Aplicación 23.06.456D.640. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).
- Barros A, Romero R, Munilla I, Pérez C & Velando A (2016) Behavioural plasticity in nest-site selection of a colonial seabird in response to an invasive carnivore. Biological Invasions 18(11) DOI: 10.1007/s10530-016-1205-3

miércoles, 24 de abril de 2019

Medio ambiente, elecciones y debates electorales

El ninguneo al medio ambiente en los dos debates electorales de los últimos días demuestra, una vez más, la poca importancia que se le da a un asunto que debería trascender a todas las ideologías y siglas políticas.

La contaminación, la crisis de la biodiversidad, el cambio climático, la política del agua, la sobrepesca y otros muchos temas, afectan a todos por igual, pero ni los periodistas los incluyen entre sus "bloques principales" a debatir, ni los políticos los sacan por su cuenta. Y lo que es peor, ni siquiera los ciudadanos exigen que los aspirantes a presidir el país nos expliquen pormenorizadamente cuales son sus planes para atajar, o al menos minimizar, esos problemas que ya tenemos encima de nuestras cabezas.



Al leer las propuestas en relación con el Medio Ambiente de los principales partidos políticos con presencia en el Congreso, nos damos cuenta de que en líneas generales, y salvo excepciones, son propuestas huecas (por cierto, ya incluidas en otros programas anteriores) en las que o se concreta poco o se centran en unos pocos temas de una forma muy general, en la mayoría de los casos ligando medio ambiente con competitividad y crecimiento económico. También llama la atención que algunos partidos políticos sigan confundiendo medio ambiente y bienestar animal, sin duda por un interés electoralista para atraer a unos votantes que se les escapan a otros partidos minoritarios.

Ante este desprecio hacia el Medio Ambiente por parte de los partidos mayoritarios solo cabe una explicación: el Medio Ambiente da menos votos de los que puede quitar. Es evidente que proponer medidas efectivas para atajar los problemas ambientales que nos aquejan (y que sin duda se agravaran en un futuro muy cercano) entraría en conflicto con otros sectores, como la industria, la construcción, la agricultura, etc. y nadie se atreve a saltar al barro de un debate para que su oponente le eche en cara que eso podría acarrear unos costes económicos e incluso pérdidas de empleo, aunque no fuera cierto. Todos conocen la artillería porque todos la usan, y siempre será mejor pisar sobre terreno conocido y seguir predicando para el coro de fieles sin meterse en ningún charco. Curiosamente, sería suficiente con con respetar y hacer cumplir la legislación vigente, sancionando a las empresas y particulares que se la saltan, para hacer efectivas varias de las propuestas que incluyen en sus programas electorales, pero eso podría restar votos o importantes apoyos para las siguientes citas electorales.

Pero los políticos no son los únicos culpables de que el Medio Ambiente siga siendo ninguneado, ya que ellos son el reflejo de la sociedad y si esa sociedad no exige mayoritariamente un cambio de rumbo en las políticas medioambientales, no serán ellos los que le pongan el cascabel al gato. Pero para exigir ese cambio político, lo primero que hay que hacer es informarse adecuadamente de lo que ocurre a nuestro alrededor, porque ignorando un problema, ese problema no desaparece. Y eso es algo que solo nosotros podemos hacer por nosotros mismos.

Aquí tenéis el podcast del programa de La Luciérnaga en la RPA en el que hablamos más detenidamente de todo esto.

jueves, 11 de abril de 2019

El FAPAS, una historia de envidias y un culo aireado

Hace unos días, la web del FAPAS se hacía eco de la última decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias respecto a los controles letales de lobo en la provincia. De esta forma, este tribunal desestimaba el recurso interpuesto por ASCEL (Asociación para la conservación y estudio del lobo ibérico), ya que consideraba que este plan de matanzas oficiales era "justificado, motivado y objetivo". Sorprende esta decisión ya que ante un recurso similar, el 13 de diciembre de 2018 Tribunal Supremo anuló definitivamente el plan de gestión del Lobo en Castilla y León, ratificando así la decisión tomada anteriormente por el Tribunal Superior de Justicia de dicha comunidad.

Ante la decisión tomada por el TSJA, acorde por otra parte con decisiones anteriores de este mismo tribunal, se esperaría que una asociación como el FAPAS, que tiene como uno de sus fines estatutarios la "protección de los animales salvajes", mostrara su pesar y su temor ante una decisión que sin duda contribuirá a incrementar la presión sobre el lobo, y que dará alas a políticos de todo signo para lograr lo que muchos anhelan: el exterminio de la especie.

Sorprende por tanto que el FAPAS se congratule de la sentencia del alto tribunal y aproveche la coyuntura para criticar el trabajo desarrollado por ASCEL, usando para ello una expresión digna de una antología de los chistes de Arévalo en edición limitada para gasolineras.


Al leer la noticia completa nos percatamos de la verdadera intención del artículo, que no es otra que la de atacar a Alberto Fernández Gil, actual vicepresidente de ASCEL, al que denominan el personaje y cabeza visible de esta asociación. Una vez más, el FAPAS queda "como el culo", aprovechando su juego de palabras. La persona que ha escrito este artículo, escudándose en el anonimato, deja escapar su bilis, aderezada con una importante dosis de envidia insana, para poner en duda el trabajo de uno de los mayores expertos en conservación de grandes carnívoros y sus interacciones con el ser humano, como se puede comprobar consultando los artículos publicados en revistas de impacto y su tesis doctoral ("Comportamiento y conservación de grandes carnívoros. Osos y lobos en ambientes humanizados"), defendida en 2013.

viernes, 29 de marzo de 2019

La globalización está matando a los anfibios

Las rutas comerciales han conectado a las poblaciones humanas desde hace miles de años, lo que ha permitido el tráfico y la movilidad de mercancías, de culturas y de personas, pero también han sido la vía de entrada de multitud de patógenos y enfermedades. 

Se ha comentado en muchas ocasiones cómo la llegada de los primeros europeos a América produjo una mortalidad sin precedentes entre la población indígena, debido a que portaban enfermedades que los nativos nunca habían sufrido. Las poblaciones europeas, que sí habían estado en contacto con esos patógenos durante muchas generaciones, habían desarrollado mecanismos de defensa para enfrentarse a ellos, pero en las poblaciones indígenas eso no había ocurrido, ya que no había existido ese contacto previo. Solo entre la población azteca, que en 1545 se había estimado en 25 millones de personas, la cocolitzli, como ellos llamaron a la enfermedad que padecieron, produjo entre 12 y 15 millones de muertos en solo 5 años (Dobyns, 1993). Según confirmó un trabajo publicado en 2018, los síntomas que padecieron estaban provocados por la Salmonella enterica (Vågene et al, 2018). Los aztecas nunca habían estado contacto con esta bacteria hasta la llegada de los europeos, por lo que sucumbieron rápidamente a la enfermedad sin posibilidad de hacerle frente.

Pero los seres humanos no han sido los únicos que se han visto afectados por este "tráfico" de enfermedades. En los últimos años han sido muchas las especies de animales que han experimentado importantes descensos poblacionales, e incluso extinciones, debido a que han entrado en contacto con enfermedades con las que nunca habían tenido contacto. El grupo de animales que más ha sufrido los efectos de estas enfermedades ha sido el de los anfibios, debido sobre todo a la aparición de la enfermedad de la Quitridiomicosis, producida por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, que fue identificado en 1998 como el causante de dicha enfermedad (Berger et al, 1998).


Este hongo parásito se alimenta de la queratina que se encuentra en la piel de los anfibios y llega a ellos en forma de zoospora, cuando las larvas de estos se encuentran en el agua. Una vez en su piel, la zoospora se enquista, pierde su flagelo y se transforma en un esporangio, que además de alimentarse de queratina produce nuevas zoosporas que buscarán otras larvas donde fijarse. Mientras los renacuajos están en el agua, aparentemente viven sin problemas, sirviendo como reservorio del hongo, pero al producirse la metamorfosis y salir a tierra los metamorfos mueren en cuestión de días o incluso de unas pocas horas. Esta mortalidad ocurre porque la piel en los anfibios tiene un importante papel como órgano respiratorio, y como consecuencia de la enfermedad queda cubierta de costras que impiden el intercambio de gases, por lo que los animales acaban muriendo por un paro cardiaco.

martes, 12 de marzo de 2019

La alargada sombra de Jean-Baptiste de Lamarck

Jean-Baptiste Pierre Antoine de Monet Chevalier de Lamarck nació el 1 de agosto de 1744 en Bazantin (Francia), y por imposición de su padre estudió la carrera eclesiástica hasta los 17 años. Tras la muerte de éste retomó la tradición familiar, sirviendo 7 años en la infantería, aunque acabó abandonándola debido a sus problemas de salud. Posteriormente se trasladó a París donde estudió Medicina y Botánica, destacando a partir de entonces por sus importantes publicaciones, como la "Flora francesa", en colaboración con  Georges Louis Leclerc, donde por primera vez se usaban claves dicotómicas para clasificar las plantas y sobre todo por los siete volúmenes de su "Historia natural de los invertebrados". 

Pero aparte de esas obras y de otros muchos tratados sobre temas tan variados como la geología, la paleontología o la meteorología, Lamarck pasó a la historia tras la publicación de su obra "Filosofía zoológica" (Philosophie zoologique ou exposition des considérations relatives à l'histoire naturelle des animaux) en 1809, en la que desarrollaba su teoría sobre la evolución de la vida, expuesta por primera vez en 1800 en una conferencia en el Museo Nacional de Historia Natural de París. Según su teoría, Lamarck proponía que los animales no habían permanecido inmutables desde su creación, sino que habían ido cambiando para adaptarse a su entorno. Esta idea era revolucionaria, ya que por primera vez se afirmaba que las especies no habían sido creadas por Dios tal cual las vemos actualmente sino que habían cambiado, lo que contradecía a las teorías Fijistas que habían prevalecido hasta ese momento y que afirmaban que todas las especies habían permanecido invariables desde su creación. Según el Fijismo, los fósiles no eran más que especies que habían muerto después de cataclismos y diluvios o como mucho caprichos de la naturaleza. De todas formas, Lamarck no negaba la existencia de un Dios creador pero añadía esa posibilidad de transformación temporal para adaptarse a unas condiciones cambiantes.


Para explicar las transformaciones de los organismos a lo largo del tiempo, Lamarck propuso que los órganos que se usaban se robustecían, mientras que los que no se usaban se atrofiaban y que esto se debía a que los los caracteres o habilidades que se adquirían a lo largo de la vida de cada organismos se transmitían hereditariamente a sus descendientes, en lo que denominó "herencia de los caracteres adquiridos".

lunes, 25 de febrero de 2019

Cormoranes: especies, subespecies y plumajes

En muchas ocasiones no resulta fácil distinguir las distintas especies de aves, y más aún cuando esas especies tienen un aspecto muy similar. Y la cosa se complica cuando presentan plumajes que cambian con la edad y con la estación del año. Unas de estas especies son los cormoranes, unas aves que desgraciadamente para ellas se han hecho famosas, no por sus plumajes, su biología o su papel ecológico, sino por la persecución a la que están siendo sometidas desde hace años, ya que se les acusa de ser los causantes del declive de las poblaciones de truchas y salmones.

Como ya hemos repetido en numerosas ocasiones en este blog, y a pesar de que tanto pescadores como incluso los medios de comunicación siguen alimentando la confusión, en la Península ibérica podemos ver dos especies de cormoranes, el Cormorán grande (Phalacrocorax carbo) y el Cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis). Se trata de dos especies muy diferentes, tanto por su aspecto externo y su tamaño como por sus costumbres, su distribución y el hábitat que ocupan. Mientras que el cormorán grande es una especie que en Asturias se presenta como migrador e invernante y se ve frecuentemente en el interior, el moñudo es una especie sedentaria y exclusivamente marina.

Pero incluso dentro de la misma especie, pueden aparecer distintas subespecie, como ocurre con el Cormorán grande en la que podemos encontrarnos en la Península ibérica con la subespecie continental (P.c. sinnensis) y con la especie marina (P.c. carbo). Durante el invierno, las dos subespecies son prácticamente indistinguibles, salvo por ciertas medidas corporales concretas, pero en plumaje nupcial si es posible distinguirlas. Por otra parte, mientras que la subespecie continental es la que se presenta de forma más numerosa como invernante y está en expansión, la subespecie marina es mucho menos frecuente y se encuentra en declive.

En el siguiente vídeo se pueden observar las diferencias, tanto entre las dos especies de cormoranes como entre las dos subespecies de cormorán grande y los distintos plumajes del cormorán moñudo.



La mayoría de los cormoranes grandes que invernan en Asturias y el norte de la Península ibérica se marcharán en unos pocos días o semanas a sus colonias de reproducción en el norte y centro de Europa. Cuando regresen a finales de verano ya habrán mudado de nuevo, y no presentarán las manchas de plumaje blanco características de la librea nupcial