martes, 9 de febrero de 2016

Noticias sobre el documental de las Salamandras de Oviedo

Como ya os comenté hace unos meses, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo nos ha concedido un proyecto para realizar un documental sobre las curiosas poblaciones de salamandras que habitan en esta ciudad, y de las que ya he hablado varias veces en este blog. 

En este documental os contaremos su historia, las leyendas que rodean a este animal desde la antigüedad, así como las singularidades de estas poblaciones, desveladas ahora gracias a varios trabajos científicos y que las han permitido sobrevivir aisladas hasta nuestros días.

El trabajo de grabación ya está prácticamente terminado y esperamos que el documental esté finalizado en un par de meses. Hasta entonces os dejamos en primicia este pequeño teaser de 1 minuto de duración para que vayáis abriendo boca.


Para ver el vídeo a pantalla completa haced clic en las cuatro flechitas de la barra inferior y si queréis verlo a mejor resolución haced clic en HD.

Espero que os guste

martes, 2 de febrero de 2016

Repoblaciones, matanzas y chantajes: la desastrosa gestión de los salmónidos en Asturias

El declive de las poblaciones de salmónidos es un hecho confirmado con datos empíricos. El salmón atlántico (Salmo salar), que hace menos de un siglo era una especie abundante en nuestros ríos cada día está más amenazado. El número de capturas por pesca deportiva ha sufrido un paulatino descenso desde que se cuenta con registros, habiendo tocado fondo en 2010, cuando entre todos los ríos asturianos solo se pescaron 250 peces. Estos números serían suficientes por si solos para declarar a esta especie en peligro de extinción según los criterios de la UICN.


Este descenso es mucho más dramático de lo que muestra la gráfica anterior, ya que el número de licencias de pesca, o sea, el esfuerzo de captura, se ha incrementando en un 330% en tan solo 20 años (un incremento de un 14% anual). 

En el caso de la Trucha común (Salmo trutta), aunque el descenso no parece ser tan acusado y los datos totales no son tan precisos, la tendencia también parece ser negativa.


El declive de las poblaciones de salmónidos, no solo en Asturias, sino en todo su rango de distribución, lleva siendo estudiado desde hace décadas por numerosos grupos de científicos, que apuntan a una suma de causas y no a una sola. El problema más grave al que se enfrentan los salmónidos y otros muchos peces fluviales es la destrucción y alteración de su hábitat. En el caso de los salmones y los reos, la construcción de presas y otros obstáculos artificiales ha supuesto la reducción del área potencial de desove de la especie, ya que los reproductores no podían acceder a los tramos altos de los ríos. Asimismo, la contaminación, la eliminación del bosque de ribera, la canalización de los ríos, el cambio climático y por supuesto, la sobrepesca tanto en el río como en el mar, han formado un cóctel explosivo que nos ha llevado hasta la situación actual.

Ante estos problemas, que han sido descritos y publicados en innumerables informes técnicos y artículos científicos, las soluciones a corto y medio plazo parecían evidentes, por una parte recuperar el hábitat y por otra reducir las tasas de mortalidad por pesca. Estos informes, conocidos por la administración, han sido objeto de dos tipos de respuesta, por una parte el desprecio y el olvido, y por otra parte el insulto y la descalificación de los científicos que los han publicado, a los que han llegado a tachar de ignorantes y de "cobijados por las universidades", mientras loaban aquellos maravillosos años de furtivismo y pesca sin cupo (ver aquí). El insulto al investigador es una práctica habitual en nuestros políticos, como ya demostró en 2010 el por entonces Consejero de Agroganadería & Recursos Autóctonos del Principado de Asturias, el señor Albano Longo, cuando calificó de "pseudocientíficos urbanitas" y "cazasubvenciones" a los científicos que proponían medidas para evitar la extinción del urogallo, mientras este señor proponía desprotegerlo y cazarlo como medida de gestión (ver aquí). [estos dos individuos aún no han pedido disculpas ni han sufrido ningún tipo de amonestación por parte de sus superiores, lo que indica que sus insultos son compartidos y aplaudidos por ellos]


La recuperación de los cauces tampoco ha sido un objetivo prioritario en la gestión de los salmónidos, más bien lo contrario, ya que en los últimos años no solo no se ha recuperado el hábitat, sino que se han hecho ingentes esfuerzos por deteriorarlo aún más, construyendo escolleras, canalizando cauces y como muestra la imagen anterior, dragando los ríos, en este caso el Narcea, en plena época de freza.

En cuanto a la sobrepesca en el río, tal como he comentado anteriormente, no solo no se ha reducido la presión de la pesca deportiva, sino que el número de licencias de pesca ha aumentado exponencialmente.

¿Qué medidas está tomando actualmente la Administración asturiana para proteger a los salmónidos?

Ante la grave situación que están sufriendo las poblaciones de salmónidos, la respuesta de la administración asturiana se ha centrado en dos líneas maestras: la matanza de cormoranes grandes y la intensificación de las repoblaciones.

 
Cormorán grande "eliminado" por la Administración

El tema de las matanzas de cormoranes, así como las presiones para ampliar la lista negra de especies susceptibles de ser masacradas a garzas, nutrias, martines pescadores o mirlos acuáticos, ha sido tratado en numerosas ocasiones en este blog, y a pesar de que cada vez hay más pruebas y estudios que confirman la inutilidad de estas medidas, los gestores siguen matando cada año más aves con el único fin de satisfacer las demandas de los pescadores. En este caso, la explicación también parece clara, es mucho más fácil buscar un cabeza de turco y cargarle las culpas que acometer otras medidas más costosas y que implicarían enfrentarse a empresas, vecinos y otros colectivos que podrían restar votos.

Pero si hay una medida estrella en la gestión de los salmónidos esa es la de las repoblaciones. Esta medida se apoya en una máxima que es la de que "cuantos más peces sueltes más peces se pescarán después" y asume implícitamente que los salmones y las truchas, tras varios millones de años de evolución, no son capaces de reproducirse satisfactoriamente y necesitan de nuestra ayuda. Básicamente esta medida está relacionada con otras premisas de la misma índole, como las que afirman que el bosque necesita ser limpiado por nosotros para que no se queme o que el río debe ser dragado y canalizado para que no se desborde.

Evidentemente todas esas premisas son falsas y la prueba más evidente es que tanto los salmones, como los ríos y los bosques ya estaban aquí mucho antes de que el primer homínido adoptara la postura erguida. Y no solo eso, sin nuestra "ayuda" su estado de conservación era infinitamente mejor que el actual.


En el caso de las repoblaciones, varios años de investigación y una ingente cantidad de datos han confirmado que no solo son ineficaces, ya que las tasas de retorno de los peces repoblados son muy inferiores a las de los peces nacidos en el río, sino que lo que es más grave es que añaden un nuevo problema a la lista, ya que erosionan la diversidad genética de la población y aumentan la frecuencia de añales debido a una errónea selección de reproductores.

Por otra parte, la repoblación implica la extracción del río de salmones adultos que se eliminan del stock natural de reproductores. Y en el caso de Asturias esto es mucho más grave, ya que por ejemplo actualmente todos los salmones que remontan el río Nalón son capturados en la escala del Furacón y son trasladados a la piscifactoría de las Mestas del Narcea, donde son desovados y los alevines soltados en este río. La conclusión, que debería preocupar a los pescadores del Caudal mucho que las cacas de los cormoranes, es que la propia Administración está impidiendo que los salmones suban a los tramos altos del Nalón y a sus afluentes, como el Caudal. Literalmente los están robando.


Tal como se puede leer en la resolución anterior (hacer clic para leerla a mayor tamaño) los salmones se trasladarán a otros ríos y aunque dicen que el 20% se soltarán en el propio embalse, las características de la reja que hay colocada en la escala y el propio método de captura hace que ese procedimiento sea inviable, por lo que finalmente todos los adultos son llevados a la piscifactoria o soltados en otros ríos.

Lo más increíble es que el argumento expuesto para justificar esa maniobra es que tanto los salmones adultos después de desovar como los esguines nacidos aguas arriba, morirían en las turbinas de la presa al pasar por ellas en su descenso hacia la mar. Ante este argumento habría que preguntarle a la administración por qué entonces se ha gastado 1 millón de euros de dinero público en construir esa escala para usarla como un capturadero y sobre todo, por qué los propios pescadores exigen que se construyan más escalas en las presas si ellos mismos dicen que no sirven para nada porque los peces mueren en las turbinas.

Por supuesto, y tal como ha ocurrido con otras propuestas de los investigadores, la eliminación de las repoblaciones como medida de gestión de los salmónidos, ha sido ignorada y menospreciada por los gestores, que al igual que ocurre con el tema de las matanzas de depredadores, siguen plegándose al chantaje de algunas asociaciones de pescadores y de hecho han delegado en ellos gran parte de esa gestión. La situación es tan surrealista que una asociación de pescadores que se opusiera a las repoblaciones (que hay varias) no podría hacer valer su opinión, ya que una asociación de pescadores, para que pueda tener voz y voto en el consejo de pesca asturiano, debe cumplir una condición imprescindible: tener una piscifactoría para repoblación.

¿Ocurre lo mismo en otros países?

Tal como he comentado anteriormente, el declive de las poblaciones de salmónidos es extensible a todo su rango de distribución y en otros países, al contrario de lo que ocurre aquí, los gestores y políticos, han reconocido sus errores y han seguido las recomendaciones de los científicos especialistas en estas especies. 


Desde el año pasado, en Gales se han prohibido las repoblaciones, ya que han considerado demostrado que causan más problemas que beneficios. El organismo encargado del manejo de los recursos naturales (Natural Resources Wales) ha considerado que se ayudaría mejor a la especie dejando a los peces desovar en el río y no llevando a los adultos a la piscifactoría. Innumerables artículos científicos apoyan esta decisión, entre ellos uno publicado en 2013 en el que se analizaron 62 ríos de Inglaterra y Gales tras varias décadas de repoblaciones y que confirmaba que al comparar 42 ríos repoblados con 20 sin repoblar no se habían encontrado diferencias entre ellos (Young, 2013). Esta medida ha venido acompañada de una importante inversión en la recuperación del hábitat, que se ha destinado a la apertura de 1500 km de acceso a las zonas de desove mediante la construcción de pasos de peces y la mejora de 500 km de hábitat.

En Estados Unidos han llegado más allá, ya que según la resolución recogida en el Clean Water Act en 2003, que regula las normas de calidad de las aguas superficiales y los vertidos contaminantes en ese país, los salmones escapados y soltados de las piscifactorías (sean de repoblación o no) son considerados como contaminantes (Firestone & Barber, 2003), por lo que su suelta puede ser considerada un delito.

Las diferencias entre estos dos países y España son evidentes, no solo por la aplicación de medidas eficaces para la conservación de los salmónidos y los ríos en los que habitan, sino también porque mientras que allí los gestores respetan a los científicos y se les consulta en la toma de decisiones, aquí se les desprecia, se les insulta y se delega en los colectivos de pescadores la gestión de las poblaciones. Todo por un puñado de votos.

Una vez que se ha confirmado por enésima vez que las medidas que se están tomando en Asturias no solo son ineficaces sino que son nocivas, ¿seguirán aplicándolas? ¿Que opinión les merece a los gestores asturianos que en Gran Bretaña ya se hayan prohibido las repoblaciones en muchas zonas y se estén planteando prohibirlas en todo el país a corto plazo? 

Me temo que ninguna, ya que seguramente ni se habrán enterado ni tendrán ningún interés en enterarse.


Referencias

Firestone J &Barber R (2003) Fish as Pollutants: Limitations of Cross-Currents in Law, Science, Management, and Policy. Washington Law Review 78: 693-756.

Young KA (2013) The balancing act of captive breeding programmes: salmon stocking and angler catch statistics. Fisheries Management and Ecology 20: 434–444.

sábado, 30 de enero de 2016

Presentación del libro "La llamada del puma" de Andoni Canela


La próxima semana, el fotógrafo Andoni Canela comienza su gira de presentación de su último libro, "La llamada del puma", por el norte de España. Y la primera parada será en Oviedo, en la librería Cervantes, el martes 2 de febrero a las 19:00 h.

Andoni es fotógrafo especializado en periodismo ambiental. Licenciado en Ciencias de la Información (UAB, Barcelona). Diploma en Fotografía en el London College of Printing (Londres, UK). Premio Godó de Fotoperiodismo. En los últimos años ha publicado varios libros y numerosos artículos en revistas nacionales e internacionales, pero para mi gusto, este último libro, que ya he podido disfrutar, es lo mejor que ha hecho hasta ahora. 


No solo se trata de un libro de fotografía, es un libro de viajes y aventuras, un libro de experiencias a lo largo de 15 meses que le llevó a él, a su pareja y a sus dos hijos a dar la vuelta al mundo en busca de paisajes y animales increíbles. Uno de esos animales era el puma, uno muy especial para su hijo Unai, que será el protagonista de un documental que está realizando sobre el viaje.

Si queréis conocer más cosas sobre el libro y todo lo que lo rodea, no os podéis perder la presentación del próximo martes. También podéis consultar más detalles en este enlace.

Allí nos veremos, ya que Andoni me ha invitado a que sea yo el que lo presente a él. Todo un honor y también una responsabilidad. Gracias, amigo

miércoles, 27 de enero de 2016

¿En qué nos afecta la prorroga a la concesión de ENCE en Pontevedra?

Hace unos días nos enterábamos de que el gobierno de España en funciones había prorrogado la concesión de la papelera de ENCE en la ría de Pontevedra hasta el año 2073. La concesión de uso de este espacio público por parte de la empresa vencía en 2018 y la solicitud que ahora se ha prorrogado se había tramitado en 2013. Y como ocurre con estos asuntos, la prorroga ha sido concedida de tapadillo, cuando aún no está claro quién será el que gobierne este país en los próximos años. Por eso era mejor dejarlo todo bien atado antes de que cambien las cosas, no sea que lleguen otros y después de examinar las numerosas denuncias que han sido interpuestas en los últimos años a esta empresa (ejecución de obras sin licencia, contaminación, etc.), decidan no ampliar la concesión. La prorroga ha sido llevada a cabo tan urgentemente, que ni siquiera se respondió a las alegaciones presentadas por el propio ayuntamiento de Pontevedra.


Como respuesta a esta ampliación de la concesión, ENCE se ha comprometido a invertir 61 millones de euros en la planta de Pontevedra para aumentar la producción de pasta de papel y además para poner en marcha una planta de generación de energía a través de biomasa, o sea, a base de quemar madera. Además han prometido riqueza y trabajo para la comarca, y limpieza y medio ambiente, que prometer es barato y si no cumples no pasa nada.

La prorroga de la concesión a la factoría de ENCE en Pontevedra supondrá el agravamiento de los problemas de contaminación de Pontevedra y su entorno. En 2002, la Audiencia de Pontevedra desestimó las denuncias de esta multinacional contra la Asociación pola Defensa da Ría (APDR) por supuestas injurias y calumnias,  admitiendo de esta forma que incumplía la legislación de aguas residuales urbanas que es de aplicación a sus instalaciones. Ya en ese año, esta asociación alertaba de la intención de ENCE de negarse a marcharse de la ría en 2018, cuando acabara la concesión otorgada el 13 de junio de 1958, y pronosticaban que intentarían prorrogar su marcha 30 años más. Ni los más agoreros esperaban que la prorroga pudiera ser por 60 años.


Pero esta prorroga no solo tendrá efectos a nivel local. El impacto más grave e irreversible se producirá en toda Galicia y el resto de la cornisa cantábrica. La continuidad de la factoría de Pontevedra y el aumento de producción de pasta de papel que se prevé, unido al incremento de la producción en la planta de Navia y de energía por biomasa (actualmente es la mayor trituradora de biomasa de Europa, capaz de procesar 200.000 toneladas de residuos forestales al año), supondrá una creciente demanda de eucaliptos para su funcionamiento.

Si actualmente la mayoría de las zonas bajas del Cantábrico se han convertido en un monopolio de cultivos de eucaliptos, en breve seremos testigos del incremento exponencial de estas plantaciones, seguramente a todas las cotas, tras la implantación de otras especies de eucaliptos resistentes al frío. Muchos habitantes de las zonas rurales transformarán sus tierras en eucaliptales tras la promesa de dinero fácil y rápido. Ya en 2010 ENCE anunció su plan de plantar con esta especie, y solo en Asturias, 300.000 nuevas hectáreas (un tercio de la superficie de Asturias), plan que fue aplaudido por el gobierno Asturiano, que poco después de este anuncio eliminó cualquier restricción a estas plantaciones y en la revisión del plan forestal en 2015 se decía explicitamente que autorizaría las plantaciones de eucaliptos según la demanda de pasta de papel. A tal grado llega el sometimiento del Principado de Asturias a esta empresa que llegó a ofrecerle cederle terreno público para la construcción de un enlace ferroviario con el puerto del Musel para sacar la pasta de papel. Finalmente tras cerrar el acuerdo y después de gastarse 10 millones de euros de dinero público en esta obra, ENCE dejó colgado al Principado y decidió seguir exportando la pasta de papel desde el puerto de Ribadeo. Así se gasta el dinero público en beneficio de una empresa privada.


La decisión de ampliar la concesión de la planta de Pontevedra significará la puntilla para nuestros montes y el suicidio anunciado de nuestro medio ambiente, que ya se encuentra en estado de coma hace tiempo.

Las plantaciones de eucaliptos son el mayor problema ambiental al que se enfrenta la cornisa cantábrica y sigue sorprendiéndome que se siga mirando a otro lado sin darle en ningún momento la importancia que realmente tiene. El contubernio entre las administraciones públicas y la empresa ENCE, la defensa de las plantaciones de eucaliptos con argumentos surrealistas por parte de algunos grupos ecologistas como el FAPAS, las campañas mediáticas para convencernos de que una plantación es un bosque, y por qué no decirlo, la ignorancia supina y premeditada de la mayoría de la población sobre temas medioambientales, están convirtiendo nuestra naturaleza en un erial.

Pero seguirán vendiendo el paraíso natural, y seguiremos creyéndonoslo como idiotas, porque como decía Groucho Marx "Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota, pero no se deje usted engañar, es realmente un idiota"

PD: os aconsejo leer el artículo "Sentencia de muerte para Galicia", del blog La Mirada del Mendigo.

jueves, 21 de enero de 2016

Una Yubarta en Asturias

Ayer fue un día muy especial, uno de los que no se olvidan. A las 4 de la tarde recibí una llamada de mi amigo Elías García que me comentó que José Antonio García y él estaban viendo una Yubarta o ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) saltando frente al Musel, en Gijón. No hace falta decir que me sobró tiempo para coger los bártulos y aprovechando que estaba cerca, ir hacia allí a ver si la suerte se aliaba conmigo y la ballena seguía por la zona cuando llegara. La estaban viendo desde el nuevo dique del Muselón, una zona de tránsito restringido a la que solo se puede acceder con un permiso especial. Casualmente ese día habían conseguido el permiso por mediación de nuestro común amigo Xuanín, ya que estaban haciendo el censo de aves acuáticas invernantes y en esa zona se podían encontrar algunas aves marinas que no se ven desde otras partes del puerto. De esa forma pude entrar con ellos y subir al dique a intentar relocalizar a la ballena.

Buscamos durante varios minutos con los prismáticos en la zona donde la habían visto antes, buscando salpicones, soplos y lomos en la mar, pero no hubo suerte. Todo parecía indicar que la ballena se había marchado y que ya se encontraría muy lejos de allí. Fue entonces cuando dejé los prismáticos a un lado y me puse a mirar a simple vista. 


Y donde menos me lo esperaba, a menos de 100 metros del dique apareció un lomo negro asomando por la superficie. La forma de la aleta dorsal no dejaba lugar a dudas. ¡¡¡Ahí estaba!!! Durante la siguiente media hora la vimos aparecer intermitentemente mientras nadaba tranquila en dirección al Cabu Torres. 


Cuando ya apenas quedaba luz, la yubarta resopló por última vez muy cerca del acantilado en la base del cabo y a pesar de que seguimos buscándola durante un cuarto de hora más ya no la vimos aparecer. 

Pero como os comentaba al principio, la observación empezó antes de que yo llegará y fue entonces cuando la yubarta hizo honor a su fama y deleitó a Elías y a José Antonio con un recital de más de 30 saltos, en los que llegó a sacar todo el cuerpo del agua. Aquí os dejo unas fotos de José Antonio en las que se la puede ver perfectamente a pesar de la distancia a la que estaba (haced clic en las fotos para verlas mejor).


Durante todo el tiempo que estuvo saltando apenas de desplazó del sitio, a pesar del tráfico de grandes barcos mercantes que había en la zona, uno de los cuales permaneció atracado a escasa distancia del puerto esperando a entrar a descargar.


Además de saltar, las yubartas suelen salpicar con las aletas cuando se encuentran en la superficie y esta no iba a ser menos. Las aletas pectorales de las yubartas o ballenas jorobadas son muy características, tanto por su longitud como por su color blanco y son un carácter diagnóstico de esta especie que facilita su identificación.


Otro rasgo que puede resultar útil para identificar a los cetáceos es la longitud y forma de los soplos. En el caso de las yubartas, el soplo es bajo y redondeado y si no hay viento se puede apreciar que está ramificado.

La yubarta es una especie rara en el Cantábrico habiéndose registrado tan solo 7 observaciones confirmadas, 5 de ellas en 2011 (Jesús Menéndez, comunicación personal) y probablemente alguna de ellas corresponda al mismo ejemplar. Se trata de una ballena de hábitos costeros, por lo que la mayoría de las observaciones se han registrado dentro de rías o puertos o próximas a la línea de costa. Esta predilección por aguas poco profundas hace que sean especialmente vulnerables a enredarse en cuerdas y aparejos. La última observación en Asturias corresponde a un ejemplar que apareció también en la bahía de Gijón en noviembre de 2011. Este ejemplar, de unos 11 metros de longitud, acabó enrededado en un aparejo y afortunadamente pudo ser liberado. Otras no tuvieron tanta suerte, como la que observó Jesús Menéndez en julio de ese mismo año en la Punta del Rebanal, en Castro-Urdiales. Cuando fue observada ya se podía apreciar que tenía una cuerda enredada en la cola y desgraciadamente apareció muerta cuatro días después en Burela.


Otra interesante observación de esta especie en el Cantábrico fue la que se produjo entre Hondarribia y Mutriku en noviembre de 2014. Este ejemplar pudo ser observado por mucha gente mientras daba unos saltos impresionantes para deleite de las personas que estaban en esa zona tan concurrida.

No sería raro que el ejemplar que vimos ayer aún permanezca en las proximidades de Gijón. Esperemos que tenga suerte y no se enrede con uno de los muchísimos aparejos que se encuentran largados por toda la costa.

FOTO: haced clic en las fotos para verlas a mayor tamaño.

lunes, 18 de enero de 2016

Somormujo cuellirrojo y muchas más aves por Santoña

Ayer, como todos los inviernos, volví a pasarme por las marismas de Santoña en compañía de mis amigos Jesús Menéndez, Germán Ibarra y Toño Lastra. Esta vez nos falló Jon Hidalgo, que estaba de salida marina desde Bermeo, donde no les fue nada mal. Otros años solíamos quedar a finales de año, pero debido a las inusuales condiciones meteorológicas, con un viento sur casi continuo y con temperaturas superiores a 20ºC durante casi todo diciembre, el estuario estaba prácticamente desierto y preferimos retrasar la salida unas semanas. Y no fue mala decisión, ya que con la llegada de los primeros frentes fríos del año, la marisma se llenó de aves, algunas muy poco comunes en los últimos inviernos.


Cuando llegué, Jesús y Germán ya habían localizado al Somormujo cuellirrojo (Podiceps grisigena) que ya lleva unos diez días por allí y que es una especie bastante rara, sobre todo últimamente. Eran las 9:30 de la mañana y aún hacía bastante frío y viento, lo que no parecía agradarnos mucho a ninguno. Unas horas más tarde, cuando calentó un poco y paró el viento, el somormujo entró en el puerto y se mostró mucho más confiado, moviéndose tranquilamente entre los pantalanes y dejándose fotografiar a placer por todos los que nos encontrábamos allí.


Buceaba continuamente en busca de comida, y con bastante éxito ya que lo pudimos observar en varias ocasiones aparecer en la superficie con peces de la familia de los blénidos, que se esconden entre las algas del fondo.

Somormujo cuellirrojo

Después de robarle el alma al somormujo con tanta foto, nos fuimos hasta la otra orilla, hasta el puerto de Laredo, a ver si nos encontrábamos con uno de sus parientes, un zampullín cuellirrojo (Podiceps auritus) que también se estaba viendo los últimos días por allí. Y también hubo suerte, ya que aunque tardamos en encontrarlo al final apareció nadando entre los pantalanes.

Zampullín cuellirrojo

El zampullín cuellirrojo es mucho menos común que el cuellinegro (Podiceps nigricollis) y aunque hay un mínimo de 5 individuos invernantes, la tendencia de los últimos años parece ser negativa. al igual que en el resto del Cantábrico.

Gaviota cáspica junto a un juvenil de gaviota sombría

Lo que sí fue una sorpresa, al menos para mi, fue encontrarnos con una Gaviota cáspica (Larus cachinnans) de primer invierno entre las patimarillas y sombrías del puerto. Tengo que admitir que soy muy malo identificando gaviotas raras, sobre todo si son jóvenes, así que seguramente ésta me hubiera pasado desapercibida si no me la hubieran enseñado, pero una vez vista junto a otras gaviotas, es cierto que hay varios rasgos que la identifican, como la forma de la cabeza y el pico.

Después de la visita a Laredo, regresamos a Santoña, ya que habíamos reservado una excursión en barco por el estuario con Aves Cantábricas. En estas excursiones, que recorren gran parte de la reserva, se pueden ver la mayoría de especies que están estos días por el estuario. Y como en otras ocasiones, la excursión no defraudó.

Alca común

Al poco de salir del puerto ya vimos las primeras alcas, que con los temporales de los últimos días habían entrado a refugiarse a la ría. La mayoría de los ejemplares eran jóvenes que es lo normal durante la invernada en el Cantábrico, pero también vimos varios adultos, uno de los cuales aprovechó para darse un baño después de haber llenado el estómago. 


Seguramente, las estrellas de los últimos años en Santoña sean las Barnaclas carinegras (Branta bernicla). Hasta hace poco tiempo, solo unos pocos ejemplares pasaban aquí el invierno, pero desde hace un par de años, el número de invernantes fue aumentando exponencialmente y actualmente cerca de 400 ejemplares pasan los meses fríos aquí. 


Las barnaclas, que durante la pleamar pasan el tiempo descansando en los prados cercanos, vuelan al bajar la marea hasta las zonas que se van descubriendo, ya que las praderas de zoostera en las que se alimentan van quedando accesibles. Es entonces cuando se reunen formando grandes grupos y se las puede ver y escuchar mientras interaccionan entre ellas. 

Colimbo grande (Gavia immer)

Serreta mediana (Mergus serrator)

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)

Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

Además de las barnaclas, pudimos ver a la mayoría de las especies habituales: unos cuantos colimbos grandes de los 17 que se han censado estos días, un colimbo chico (Gavia stellata), muchos zampullines cuellinegros, varios somormujos lavancos, algunos de ellos mudando al plumaje primaveral, un par de tarros blancos (Tadorna tadorna), garzas reales (Ardea cinerea), Garcetas comunes (Egretta garzetta), Espátulas (Platalea leucorodia) un par de Garcetas grandes (Ardea alba) y grandes bandos de ánades silbones (Anas penelope) que se mezclaban con Azulones (Anas platyrhynchos), Ánades rabudos (Anas acuta) y otros patos en menor número. Y por supuesto limícolas, cientos de Chorlitos grises (Pluvialis squatarola), correlimos comunes (Calidris alpina), chorlitejos grandes, andarríos y otras muchos, volaban de un lado a otro para posarse en el lodo a alimentarse.


Cuando ya nos íbamos, un par de grupos de Ánsares comunes (Anser anser) que en total sumaban unos 50 ejemplares pasaron volando sobre nuestras cabezas. Pronto regresaran al norte, a sus lugares de reproducción, pero mientras tanto seguirán por la marisma, como todos los años, aprovechando las condiciones de tranquilidad de las que gozan aquí, lo que no ocurre en otras zonas de más importancia para la especie, como las lagunas palentinas y zamoranas, donde aunque parezca increíble todavía se puede cazar esta magnífica especie.

Sin duda la Marisma de Santoña es uno de los mejores humedales del Cantábrico para la invernada de aves acuáticas, seguramente el mejor, de importancia mundial para algunas especies, como la espátula. Un lugar que no defrauda nunca y al que siempre dan ganas de volver, y si es en compañía de buenos amigos, mucho mejor.

NOTA: haced clic sobre las fotografías para verlas mejor.

viernes, 15 de enero de 2016

Curso de ética periodística: las cacas de los pájaros son armas de destrucción masiva

Uno de mis pasatiempos favoritos es abrir el periódico por la mañana y buscar la noticia más gilipollas del día. Una tarea complicada, no por la escasez de gilipolleces sino por todo lo contrario, por la dificultad de escoger una sola entre un plantel tan florido y hermoso. Afortunadamente, hay días en los que la decisión está tan clara que una vez tomada te puedes permitir cerrar el periódico, recostarte en el sofá y disfrutar de la experiencia mística que siente alguien que ha descubierto un tesoro perdido.

Y hoy ha sido uno de esos días, uno entre un millón, porque he encontrado la noticia que todos los frikis como yo buscamos con ansia diariamente. Sin más preámbulos, os pongo el título del artículo para que os solacéis a gusto:


"Las heces de pájaros amenazan los ríos"


El periódico en el que aparece esta joya es La Nueva España, el diario de mayor tirada de Asturias, y que ha sido una fuente de inspiración para este curso durante los últimos años. Conocidos son sus artículos madreñísticos en busca del pariente asturiano perdido y no menos los dedicados al terror animal, publicando con frecuencia noticias sobre lobos y osos voraces, abejas asesinas o medusas que aterrorizan bañistas y arruinan el verano asturiano. Hoy han tratado otro de sus temas favoritos y se han hecho eco de una nueva protesta de los pescadores deportivos, que agotados los argumentos para exigir al Principado de Asturias la completa aniquilación de los cormoranes grandes, que según ellos son la causa principal del deterioro de los cauces fluviales y de la desaparición de los salmónidos, se han sacado un As de la manga para atemorizar a los ciudadanos y de esa forma meter más presión a los políticos: Los pájaros cagan en el Río Caudal y su mierda es más peligrosa que una excursión de gremlins en un aquapark.


Según los pescadores los pájaros cagan, y además cagan mucho y sus excrementos pueden producir graves enfermedades a la población.

Empezando por el primer argumento, que un pájaro cague es algo normal para un vertebrado ectotermo de la clase Aves, ya que culmina la digestión expulsando por la cloaca los residuos sólidos y líquidos que no han sido absorbidos por su aparato digestivo. Que un pájaro no cague solo podría explicarse de dos maneras: o está estreñido o está muerto. Teniendo en cuenta la dificultad que entrañaría para la Administración proporcionar una dieta astringente a todos los cormoranes, garzas y patos del Río Caudal, la única solución pasa por matarlos a todos y de esta forma atajar el problema de raíz.

En cuanto al segundo argumento, los pescadores afirman que tienen un informe que alerta sobre las enfermedades que pueden transmitir las heces de las aves. Cierto es que los excrementos de las aves pueden transmitir enfermedades, casi tantas como las que pueden transmitir el resto de animales, incluidos los seres humanos que pueblan la cuenca del Caudal, aproximadamente unas 109.300 personas según el censo de 2010. Cabe señalar que casos de intoxicaciones masivas por excrementos de aves en los ríos no hay ninguno, pero casos de intoxicaciones por residuos humanos en los ríos, no solo por excrementos sino por todo tipo de residuos domésticos hay muchos.


En la foto anterior se puede observar a un ave acuática, un martinete (Nycticorax nictycorax), que seguramente haya cagado sobre la montaña de residuos humanos en una orilla del Río Nalón, en el que vierte sus aguas el Río Caudal. Como se puede apreciar en la imagen, el verdadero problema para los habitantes de esta cuenca fluvial es la caca del pájaro.

Lo cierto es que teniendo en cuenta que según las estaciones de aforo situadas en el río Caudal, el aporte anual medio de este río es de 165,46 Hectómetros cúbicos de agua (o sea, 169489 millones de litros) y el caudal medio anual supera los 4000 litros por segundo, los excrementos de las aves estarían tan disueltos que su presencia en el agua sería indetectable, por lo que la amenaza que representan es inexistente.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que el objeto de este curso es analizar el contenido periodístico de la noticia para añadir un poco de rigor a la misma, el titular que propongo para este artículo, teniendo en cuenta la obviedad que implica que un pájaro haga la digestión y cague, es:

"En el río hay pájaros"

De todas formas, como parece que la intención del autor y de sus informantes es atemorizar a la población, le recomiendo que en el texto aumente el espectro de atrocidades que pueden cometer los animales salvajes en el río y que incluya no solo a las aves, sino también a peces, mamíferos, peces, anfibios, reptiles e invertebrados que pueblan sus aguas. Todos ellos cagan varias toneladas de excrementos al año, y aún más, una vez que dejan de cagar se mueren y sus cadáveres viajan aguas abajo mientras se van pudriendo y descomponiendo. Aún así, y como el objetivo de un titular es que sea escueto e informativo a la vez, el titular que le recomiendo es el siguiente, 

"La mierda de pájaro mata"

Tenga en cuenta el lector que el mensaje además de escueto es doblemente informativo, ya que la palabra mierda puede ser interpretada como sustantivo (=excremento) pero también como calificativo del pájaro, dándole así el carácter peyorativo que se pretende, ampliando de esa forma la actividad criminal del ave a todo su rango de actividades, no solo a la defecatoria.

Por otra parte, y habida cuenta del gravísimo problema de salubridad que parecen representar los pájaros para este colectivo, recomendaría darle la mayor difusión posible a este eslogan, incluyéndolo en carteles, pancartas reivindicativas, grafitis,  e incluso en cajetillas de tabaco para dejar claro que sus efectos nocivos pueden equipararse a los de esta sustancia.


Una vez que el autor haya revisado su artículo incorporando estos ligeros cambios, si es que los encuentra adecuados, le recomendaría que investigara más en profundidad el tema de los excrementos de las aves acuáticas, porque puede que se lleve una sorpresa, ya que estos excrementos, lejos de ser un problema son un auténtico maná para muchos ecosistemas. 

Los excrementos de los cormoranes son importantes fuentes de fósforo, que se incorporan a los ecosistemas aumentando la productividad de los mismos, de hecho, una especie de cormorán, el Cormorán guanay (Phalacrocorax bougainvillii) es la pieza fundamental de la industria guanera de Perú, una de las mayores fuentes de riqueza de este país, que extrae los excrementos solidificados (Guano) de las colonias de aves marinas y que se venden como fertilizantes y abonos. Pero no solo eso, los excrementos de las aves marinas son una importante fuente de nutrientes para el ecosistema marino adyacente. Según un artículo publicado recientemente en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academic of Sciences por el grupo del Dr. Joe Roman, el declive de las poblaciones de aves marinas y cetáceos podría alterar irreversiblemente el ciclo de los nutrientes en la Tierra, ya que estos animales juegan un papel vital en mantener fértil del planeta mediante el transporte de nutrientes a través de sus heces.


En resumen, los excrementos de las aves se incorporan a los ecosistemas, al igual que los restos de animales muertos en un proceso natural que ha ocurrido siempre, por lo que los pescadores, si tan preocupados están por la salud de los ríos y de la población que habita en su entorno, deberían hacer un mayor hincapié sobre los verdaderos problemas y no en las aves, ya que son muchos y variados: canalizaciones, escolleras, destrucción de bosque de ribera, contaminación urbana, contaminación industrial, vertidos de sangre de mataderos en el mismo Caudal,  sobrepesca, etc.

Por último y teniendo en cuenta que el artículo original de La Nueva España es sólo para suscriptores, os adjunto a continuación una foto del artículo para que podáis contrastar la información por vosotros mismos.


Para poder leerlo, haced clic sobre la imagen para verla a mayor tamaño. Por cierto, a los pescadores también les recomendarían que no gasten tanta energía en alentar a la Administración para que extermine a los cormoranes grandes, ya que lo lleva haciendo durante los últimos años con gran eficiencia.

Referencias
Doughtya CE, Roman J, Faurby S, Wolf A, Haque A, Bakker ES, Malhi Y, Dunning, Jr. JB, & Svenning JC. (2015) Global nutrient transport in a world of giants. PNAS. doi: 10.1073/pnas.1502549112  PNAS October 26, 2015

jueves, 14 de enero de 2016

La justicia explicada con un pepino



Recientemente estamos siendo testigos de varios acontecimientos que han hecho que nos planteemos el sentido  de la palabra "Justicia". Tras la avalancha de juicios por corrupción y estafa en los que muchos de nuestros servidores públicos están inmersos, nos asalta la duda acerca de lo que es justo o no, o más bien de si la aplicación de la Justicia depende del estatus social de cada uno, del tamaño de su cartera, de lo azulada de su sangre o de las afinidades políticas de los jueces encargados de impartirla.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, la Justicia es la que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece, basándose en los principios de Equidad, Derecho y Razón. Así expuesto, parece que el concepto de Justicia es un atributo exclusivamente humano, ya que desde nuestro punto de vista antropocéntrico, sólo nuestra especie es capaz de distinguir lo que es un pago equitativo por una determinada acción.

Hace un tiempo vi una conferencia del primatólogo Frans B.M. de Waal, sobre el comportamiento moral en los animales. Básicamente intentaba explicar si los sentimientos morales, que normalmente atribuimos en exclusividad a los seres humanos, se daban también en otros primates aparte de nosotros. Uno de los dos pilares de la Moralidad es la Reciprocidad, entendida como el pago justo por una determinada acción. Por ejemplo, a todos nos parecería justo que si trabajamos 8 horas cobremos más dinero que si trabajamos 4 horas. Asimismo no nos parece justo que si dos personas realizan el mismo trabajo, una reciba más sueldo que la otra (algunos empresarios no comparten esta idea y por eso pagan distintas sueldos por el mismo trabajo dependiendo del sexo que tenga el trabajador).

En un artículo publicado en la revista Nature en 2003 titulado "Monkeys reject unequal pay" ("Los monos rechazan la desigualdad en la remuneración"), el grupo del Dr. de Waal exponía los resultados de un curioso experimento al que sometió a dos grupos de monos capuchinos (Cebus apella) a un test de tareas y recompensas. Dos ejemplares tenían que realizar una misma tarea (darle una piedra al investigador) y si la realizaban bien los dos recibían una recompensa. A uno de ellos se le daba una uva y a otro una rodaja de pepino. Por supuesto los dos monos podían verse entre sí y podían ver la recompensa que recibía el otro por la misma tarea.

Muecas de desagrado en un grupo de primates tras probar unas rodajas de pepino

No hace falta decir que, tal como expuso el propio Dr. de Waal, el valor de la recompensa curiosamente coincide con el precio de la misma en el mercado. Las uvas son mucho más sabrosas y más caras que los pepinos y por supuesto, a los monos capuchinos, que no son tontos, les gustan más las uvas que los pepinos. Curiosamente, otro primate, el ser humano, tiene unos gustos similares a los de los monos capuchinos. Como ejemplo, tenemos la imagen anterior en la que se observa la cara de disgusto de un grupo de primates cuando el líder de la manada les sugirió que degustaran unas rodajitas de pepino para poner en valor la agricultura patria, un poco defenestrada tras la crisis de esta hortaliza que tuvo lugar años atrás. También coincide con las preferencias de los monos capuchinos la diferencia entre la defensa del pepino y la del jugo de las uvas que hizo hace tiempo el mismo líder. Ni que decir tiene que la defensa del zumo fermentado de uva fue mucho más alegre y efusiva, proporcional a su valor de mercado y a su contenido alcohólico.

Una de las pruebas del experimento del Dr. de Waal la podéis ver en este vídeo, que es un recorte de la conferencia que he mencionado anteriormente. Aunque no entendáis todo lo que se dice, en este caso creo que las imágenes son lo suficientemente explícitas para comprobar la reacción del capuchino que recibe el pepino mientras observa como su vecino recibe una uva por el mismo trabajo (A partir del minuto 1:20).



Curiosamente, cuando el primer capuchino recibe la primera rodaja de pepino como recompensa de su tarea, no protesta y se la come. Pero la segunda vez, tras haber observado que su vecino recibe una uva por el mismo trabajo, entonces protesta y se enfada ostensiblemente.  Todo parece indicar que al primer capuchino no le parece justa esa diferencia de recompensa por la misma tarea. Otro resultado curioso de este experimento fue que los machos y las hembras no respondieron igual al experimento. A pesar de que el tamaño muestral no fue lo suficientemente elevado para extraer conclusiones significativas entre los dos sexos, todo parecía indicar que las hembras prestaban mayor atención que los machos al valor de las recompensas en relación al trabajo realizado.

Tal como comenta el Dr. de Waal, este experimento se hizo muy famoso y recibió muchos comentarios, no solo de biólogos del comportamiento, sino también de antropólogos, economistas y filósofos. Lo curioso es que no les gustaron los resultados, porque tenían en su mente la idea preconcebida de que la justicia es un concepto muy complejo y que por supuesto los animales no podían comprenderla. Incluso uno de ellos llegó a decir que era imposible que los monos tuvieran sentido de la Justicia, porque según él, la Justicia se inventó en la Revolución Francesa.

Parece evidente que la moralidad no es algo exclusivamente humano, y que no solo los primates sino otros grupos de animales tienen desarrollado un cierto sentido moral. Si os interesa el tema os aconsejo que veáis la conferencia completa del Dr. de Waal, dura tan sólo un cuarto de hora y está subtitulada al castellano.

Referencias

Brosnan, S., & de Waal, F. (2003). Monkeys reject unequal pay Nature, 425 (6955), 297-299 DOI: 10.1038/nature01963

martes, 12 de enero de 2016

Las aves blancas del norte


Desde hace mas de un mes podemos gozar en Asturias de dos especies de aves nada frecuentes por aquí, una pareja de Ánsares nivales (Anser caerulescens) y un Cisne cantor (Cygnus cygnus), encontrados por Manuel Quintana el 24 de noviembre y el 17 de diciembre respectivamente en el embalse de San Andrés (Xixón, Asturies). 

Los cisnes cantores, aunque raros, suelen presentarse todos los años. Esta especie se reproduce en Islandia, en el norte de Europa y en Asia y en otoño emigran hacia el sureste de Europa, llegando hasta el Mediterráneo. Algunos de estos cisnes se pueden desviar de su ruta y aparecen en la Península ibérica.


En el invierno de 2002-2003, un grupo formado por 4 adultos y tres jóvenes permaneció hasta la primavera en la Ría de la Villa. Fue un buen invierno para esta especie, ya que varios ejemplares más fueron localizados en varios humedales del norte de la península.

El Ánsar  nival es una especie mucho más rara que el Cisne cantor y los registros de esta especie son mucho más escasos en la Península ibérica. Se trata de una especie que se reproduce en el ártico canadiense y que pasa el invierno a lo largo de la costa de Estados Unidos hasta México. Otra población se encuentra en la Isla de Wrangel, en Siberia. En la Península hay unas pocas citas en Galicia y en las lagunas zamoranas y palentinas. En Asturias solo hay constancia de dos citas anteriores a esta, una de dos aves el 27 de marzo de 1985 en Xixón y otra de un ejemplar que permaneció un par de días en enero de 1987 en la Ría de la Villa.


Al igual que ocurre con muchas anátidas de presencia inusual, siempre cabe la duda de que se trate de ejemplares escapados de parques o de colecciones privadas, ya que aunque suelen estar alicortados para evitar que vuelen, algunos de sus hijos llegan a volar y escaparse. En este caso, tanto el cisne como los dos ánsares no presentaban ningún tipo de anilla o marca y su comportamiento era el mismo que cabría esperar de  unas aves salvajes, mostrándose tímidos y asustadizos y manteniéndose a una prudencial distancia, por lo que no se puede descartar que realmente se trate de animales americanos perdidos de sus rutas habituales.

NOTA: haced clic en las fotos para verlas a mayor tamaño. Las fotos están muy recortadas debido a la gran distancia a la que fueron observados los animales. Si queréis ver unas fotos espectaculares de estas aves podéis ver estas dos entradas para los ánsares y para el cisne cantor, tomadas por Miguel Puente, que tras varias visitas tuvo la suerte de que se le acercaran a la orilla donde estaba mirando
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...