viernes, 6 de mayo de 2016

Presentación del documental "Los últimos dragones de Oviedo"

Después de varios meses de trabajo os podemos anunciar que el documental "Los últimos dragones de Oviedo", ya está terminado y por fin tenemos fecha oficial para el estreno. Será el MARTES 31 DE MAYO, a las 20:00h en el Teatro Filarmónica de Oviedo.


Como ya sabéis los que seguís este blog, en la ciudad de Oviedo habitan varias poblaciones muy singulares de Salamandra común (Salamandra salamandra), muchas de las cuales han permanecido aisladas desde la fundación de la ciudad en el siglo VIII. En este documental, patrocinado por la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, os contaremos su historia, las leyendas que rodean a este animal desde la antigüedad, así como las singularidades de estas poblaciones que han permitido que sobrevivan hasta nuestros días y que hemos conocido hace poco, tras los últimos estudios que hemos realizado.


La entrada será libre y gratuita, así que esperamos veros a todos allí. Para los que aún no lo visteis, aquí os dejo aquí el trailer para que vayáis abriendo boca.


Han sido muchos meses de trabajo, de filmación y montaje a cargo de Jorge Chachero, de escribir y reescribir el guión, de preparar música original y de muchos más detalles que no veréis en la pantalla, pero al final hemos encajado todas las piezas y ahora solo queda esperar por vuestra opinión. Esperamos que os guste.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Lluvia, fenología reproductiva y éxito reproductor

El inicio de la reproducción de muchas aves está condicionado tanto por el fotoperiodo como por la temperatura ambiental. En el estudio que estamos realizando en Asturias con el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) desde 1998 hemos confirmado un adelanto de la fecha de primera puesta en las especie en 37 días en menos de 10 años, que pasó el 1 de marzo en 1997 al 15 de enero en 2007 (Álvarez & Pajuelo, 2011). Estos resultados son similares a los que se están observando en otras colonias de aves marinas en el norte de Europa, por ejemplo, en el arao común (Uria aalge) se confirmó un adelanto en la fecha de puesta de 24 días por década (Root et at., 2003).

Este avance en la fenología reproductiva en el cormorán moñudo se correlacionó significativamente con el aumento de la temperatura local. En nuestro caso, el índice de anomalía térmica experimentó un incremento de 1,42ºC en el mismo periodo de tiempo (Álvarez & Pajuelo, 2011). 


La foto anterior está tomada el viernes pasado en una visita a la colonia de cormoranes moñudos de Castríos, en Tapia (Asturias) y en ella se puede observar que todos los adultos se encuentran echados en los nidos, o sea que aún están incubando o tienen pollos pequeños. El año pasado en las mismas fechas prácticamente todas las parejas se encontraban con pollos volantones y solo unas pocas parejas, seguramente formadas por ejemplares jóvenes, tenían pollos pequeños.

Aparentemente, este año las puestas se han retrasado, pero realmente no es lo que ha ocurrido. En las visitas que realizamos a principios de año a la colonia de Castríos ya vimos a varias parejas en los nidos y con toda probabilidad muchas de ellas ya estarían con huevos en esas fechas.


Comparativa de la precipitación acumulada en los 4 primeros meses de 2015 y 2016 en la zona de estudio

Todo apunta a que las primeras puestas hayan fracasado debido a las abundantes e intensas lluvias que han tenido lugar desde que ha comenzado el año, sobre todo en enero, coincidiendo con la puesta de los primeros huevos. Baste como ejemplo que en estos primeros cuatro meses de 2016 ha llovido prácticamente lo mismo que en todo el año pasado.

Relación entre el éxito reproductor y la precipitación acumulada durante abril y mayo

Nuestros resultados confirman que las fuertes precipitaciones son las responsables del fracaso reproductor del cormorán moñudo (y de otras muchas especies) si esas precipitaciones tienen lugar durante los meses en los que los pollos aún son pequeños, pero son lo suficientemente grandes para no poder cobijarse de la lluvia bajo los padres. En ese caso la mortalidad se dispara, como ocurrió en 1998 y 2008, cuando las precipitaciones más intensas tuvieron lugar en abril y mayo, con más de 350 mm acumulados, después de unos primeros meses con precipitaciones normales.

Pareja de cormoranes moñudos con una puesta "atípica" de 4 huevos

Este año, al haberse producido el fracaso durante las primeras fases de la reproducción, los cormoranes han tenido la oportunidad de intentarlo de nuevo, y si a partir de ahora la climatología es más benigna, podrían tener éxito. Si el fracaso tiene lugar en etapas avanzadas de la reproducción, cuando los pollos ya están crecidos, las puestas de reposición no suelen producirse porque los adultos ya han invertido la mayoría de su "presupuesto energético" y un nuevo intento podría comprometer la supervivencia de los adultos en el invierno. 

Las aves marinas son especies de larga vida y pueden reproducirse en muchas ocasiones durante más de 10 años seguidos, por lo que un esfuerzo adicional durante un año podría comprometer su éxito futuro. Otras especies, como los pequeños paseriformes, puede que solo tengan una oportunidad para reproducirse en toda su vida, por lo que no tienen más remedio que gastar todas sus energías durante una única temporada de cría, ya que podría ser la última.

Referencias

Álvarez D & Pajuelo MAF (2011). Southern populations of European shag are laying eggs earlier in response to local weather conditions but not to large-scale climate. Ardeola 58: 239-250. 
- Root TL, Price JT, Hall KR, Schneider SH, Rosenzweig C & Pounds JA (2003). Fingerprints of global warming on wild animals and plants. Nature 421: 57-60.

martes, 26 de abril de 2016

La paradoja del verde: más árboles pero menos eficientes contra el cambio climático

Día tras día leemos noticias sobre la imparable deforestación que está teniendo lugar en muchas partes del planeta. Enormes extensiones de bosques, sobre todo tropicales, son taladas diariamente para abastecer a la industria maderera. En otros lugares, los bosques desparecen para dar paso a cultivos que proporcionan materias primas para los países occidentales. Un caso especialmente sangrante es el de los cultivos de aceite de palma, un ingrediente que está presente en muchos de los productos que consumimos diariamente sin que nos demos cuenta.

Deforestación en Borneo desde 1950 y simulación hasta 2020

Algunas zonas del sudeste asiático han visto desparecer la práctica totalidad de sus bosques en poco mas de 50 años por esta causa, lo que ha originado un desastre ecológico sin precedentes. Pero al mismo tiempo que esta imparable deforestación estaba teniendo lugar, la "superficie verde" ha aumentado significativamente en otras zonas del planeta, de hecho en el 40% de la Tierra, la biomasa verde ha incrementado su superficie y sólo en un 4% de las regiones el descenso ha sido significativo. Estos resultados se desprenden de un estudio publicado recientemente (Zhu et al, 2016) en el que se sugiere que debido al incremento de CO2 en la atmósfera como consecuencia de las emisiones producidas por el consumo de combustibles fósiles, las plantas han producido más hojas que a su vez han sido capaces de capturarlo y de esa forma reducir en parte la concentración de este gas de efecto invernadero.

Por otro lado, un aumento de la superficie ocupada por árboles no significa necesariamente que los efectos mitigadores sobre el cambio climático sean positivos. Durante las últimas décadas en Europa se han plantado más árboles que nunca, pero cantidad no significa calidad y de hecho, los últimos estudios han confirmado que las plantaciones forestales no sólo no contribuyen a frenar el cambio climático, sino que por las características de las mismas, el problema no ha hecho más que incrementarse.

El "eucalipto bondadoso" de ENCE

Esta aparente paradoja tiene una explicación evidente. Por una parte, el repetido mantra empleado por la industria papelera, como el caso de la empresa ENCE, que atribuye un papel benefactor de las plantaciones indiscriminadas de eucaliptos como sumideros de CO2 se viene abajo desde el momento en que al cortar esos árboles el carbono retenido vuelve a liberarse a la atmósfera, y por otra parte, el procesado de esa madera hasta convertirla en pasta de papel requiere de una gran cantidad de maquinaria que a su vez libera más CO2.

Pero el problema fundamental radica en las erróneas políticas forestales que se están llevando a cabo, en las que lo que se busca el mayor beneficio en el menos tiempo posible. En un artículo publicado hace un par de meses se afirmaba que las intensivas repoblaciones forestales que se han realizado en Europa no solo no habían servido para reducir los efectos del cambio climático, sino que los habían acentuado (Naudts et al, 2016).

Según este estudio, entre 1750 y 1850 los bosque autóctonos se eliminaron para ser sustituidos por cultivos destinados a la alimentación, pero a partir desde esa fecha, la mayoría de la superficie forestal eliminada se sustituyó por repoblaciones forestales, sobre todo coníferas (y sobre todo eucaliptos en el norte de la Península ibérica). El resultado fue que se produjo un incremento total de 633.000 km2 de coníferas, a expensas de los bosques de hoja caduca (que se redujeron en 436.000 km2). Actualmente el 85% de los bosques europeos están manejados, o sea, que son cortados y replantados.

¿Como afectan estas plantaciones al cambio climático?

Las intensivas plantaciones de coníferas en el norte de Europa han reducido el albedo (el porcentaje de radiación reflejado por una superficie respecto a la radiación que incide sobre la misma)en 0,01, o sea, que se absorbe un 1% más de radiación solar que hace 100 años. 

Cambios debidos a la sustitución de especies forestales: (A) cambio de temperatura debido a la cambios en las emisiones, (B) cambios en el albedo, (C) cambio de temperatura total y (D) correlación entre la temperatura inducida por la sustitución de las especies forestales y la inducida por los cambios en el uso de la tierra (Naudts et al, 2016). 

Según los análisis realizados, la sustitución de los bosques autóctonos por coníferas así como el manejo forestal de las plantaciones era el responsable de un aumento de 0,12 vatios en el balance de radiación en la capa superior de la atmósfera y de un aumento de 0,12 ºC en la temperatura de la capa límite superior de la atmósfera durante el verano debido sobre todo a la sustitución de las especies.

La conclusión de este trabajo es que las políticas de mitigación del cambio climático que se están tomando actualmente pueden ser un fracaso, a no ser que se empiece a asumir que no todas las especies de árboles y sobre todo, no todas las plantaciones contribuyen de igual forma. 

Sería necesario acometer una política forestal seria que dé la importancia que merecen los bosques autóctonos, no solo como medida para reducir el impacto del cambio climático sino para preservar la biodiversidad, tanto florística como faunística.

Referencias

- Naudts K, Chen Y, McGrath MJ, Ryder J,Valade A, Otto J,  Luyssaert S (2016) Europe’s forest management did not mitigate climate warming. Science 351: 597-599.
- Zhu Z et al. (2016) Greening of the Earth and its divers. Nature Climate Change DOI: 10.1038/NCLIMATE3004 

lunes, 18 de abril de 2016

Dos nuevas presentaciones de "Los vencejos sueñan despiertos" en A Coruña y Coruxo (Vigo)

Después de las dos anteriores presentaciones en Ourense y Vigo, el próximo fin de semana presentaré el libro "Los vencejos sueñan despiertos" en A Coruña y en Coruxo. La primera presentación tendrá lugar en la sede del Grupo Naturalista Hábitat, el viernes 22 de abril a las 19:30. La información sobre el lugar de celebración y la dirección para inscribirse la tenéis el en el siguiente cartel.


Al día siguiente, 24 de abril, y dentro de las jornadas que se celebrarán en Coruxo en las que se tratará el problema del eucalipto en las Jornadas "De Asturias a Coruxo, endemismos, fragas e moitos eucaliptos" aprovecharé para presentar el libro al final de las mismas.


En estas jornadas, organizadas por el Colectivo Matogueira y el G.N. Hábitta, y que se celebrarán en el Local de la Comunidade de Montes de Coruxo,  se expondrán varias ponencias relativas a la problemática de esta especie tanto en Galicia como en Asturias.


Allí os esperamos. Recordad que para alguno de estos actos hay que pre-inscribirse con anterioridad.

El libro podrá comprarse en las presentaciones y también directamente en la web de TUNDRA EDICIONES, donde os lo mandan a cualquier país del mundo con GASTOS DE ENVÍO GRATIS.

jueves, 14 de abril de 2016

Al invierno no se lo come el lobo

Aunque tardó en llegar, después del diciembre más caluroso de los últimos años, el invierno finalmente picó a la puerta y parece que no quiere marcharse. Ya entrada la primavera, los últimos días ha vuelto a nevar con fuerza en las montañas y aunque no pude salir mucho a pisarla, los pocos días que fui no defraudaron.


Desde las brañas de Saliencia en Somiedo hasta los montes de Teverga y el puertu Ventana, la nieve cubría las cimas y muchos de los valles más altos. Y hundidos en ella los corzos escarbaban con sus patas buscando algo que comer. Durante las grandes nevadas, muchos ungulados como los corzos y los ciervos suelen bajar de cota, aunque no es la situación más agradable para ellos, de hecho en los inviernos más crudos son muchos los que mueren atrapados o de hambre al no poder encontrar suficiente pasto. La selección natural no hace rehenes. 


Los rebecos, en cambio, soportan mejor estas nevadas y siguen viéndose en las altas cumbres, aparentemente ajenos al "mal tiempo". Son los dueños y señores de la montaña y parece que se encuentran más a gusto en estas condiciones que durante los calurosos días del verano.


En las copas de los árboles, muchos pájaros buscan alimento y cobijo entre las ramas. Los camachuelos aprovechan estos días para alimentarse de los brotes tiernos y de las yemas que aún no se han abierto, mientras que los carboneros garrapinos y los trepadores azules buscan insectos en la corteza.


Pronto empezarán a subir las temperaturas y la nieve irá retirándose, pero no nos confiemos porque no sería raro que aún caiga alguna nevada tardía, incluso a mediados o finales de mayo. En los últimos años y como consecuencia del cambio climático, la frecuencia de fenómenos climatológicos adversos y sobre todo "fuera de tiempo" ha aumentado considerablemente.

NOTA: haced clic en las fotos para verlas a mayor tamaño

viernes, 8 de abril de 2016

La muerte de un bombero: menos lacitos y discursos y mejores condiciones laborales

Ayer murió un hombre en Oviedo mientras hacía su trabajo. Un trabajo que consiste en jugarse la vida para protegernos al resto por un sueldo que no llega en la mayoría de los casos ni a 2000 euros.

Foto: Mario Rojas. Diario El Comercio

Hoy seguramente se llenarán las redes sociales de lacitos negros, pero hace unos meses muchos de los que ahora los ponen en sus perfiles acusaban a los bomberos de ser los que provocaban los incendios forestales, se les llegó a criticar y a denunciar por encadenarse a las rejas del gobierno regional o por protestar en los plenos del ayuntamiento para pedir unas condiciones más dignas, más medios y que sacaran más plazas de personal, porque como se vio ayer mismo no son suficientes. Se les llegó a criticar porque según algunos tenían muchos días de descanso. No olvidemos que Eloy Palacio, el bombero que murió ayer, estaba de descanso y acudió el primero cuando lo llamaron de refuerzo, como hicieron otros compañeros de toda Asturias ante la magnitud del incendio y la falta de personal.


A finales del diciembre pasado una banda de delincuentes quemaron media Asturias para sacar tajada con ello. Y para apagar esos fuegos estuvieron los bomberos y volvieron a jugarse el pellejo, pero los políticos de turno, en vísperas de elecciones, llenaron las noticias haciendo malabares para intentar proteger a los que sabían perfectamente que eran los culpables. Se hicieron homenajes a los ganaderos que sacaron sus cubas pero pocas palabras hubo para los que siempre están ahí jugándose la vida, porque eso "es su trabajo".

Hoy es distinto, los políticos saldrán dando discursos, convocando días de luto e incluso haciendo el rídículo, como hizo ayer para variar el señor Gabino de Lorenzo, exalcalde de Oviedo y ahora delegado del gobierno, uno de los responsables de la actual situación de los bomberos de Oviedo (leer artículo), que apareció en las noticias de la noche en su lamentable estado habitual y dando más grima que vergüenza (el que quiera avergonzarse que vea el vídeo). 


Ayer, cuando eran las 12 de la noche, todavía se escuchaban las sirenas desde mi casa y allí seguían los bomberos, entre ellos varios conocidos y un íntimo amigo mio, jugándose el pellejo y trabajando sabiendo que pocas horas antes uno de sus compañeros se había dejado la vida allí mismo.

Menos lacitos, menos discursos y menos basura. Que les den las condiciones de trabajo y los medios que piden, porque ellos son los primeros que saben lo que se necesita, y ayer quedó muy claro.

jueves, 7 de abril de 2016

Novedades sobre el documental de las salamandras

Muchos de vosotros ya sabéis que estamos embarcados desde hace unos meses en la realización de un documental sobre las singulares salamandras urbanas de la ciudad de Oviedo. Como os he comentado varias veces en este blog, en Oviedo sobreviven varias poblaciones de este urodelo, algunas de las cuales han permanecido aisladas desde hace más de 10 siglos. Desde hace unos años estamos trabajando en un estudio en colaboración con investigadores del CIBIO, dependiente de la Universidad de Oporto, para tratar de conocer como ha afectado el aislamiento poblacional a la estructura genética de los distintos grupos. Parte de esos resultados los podréis conocer en el documental.

La buena noticia es que ya hemos terminado el proceso de grabación y ya estamos en plena tarea de montaje. Nos quedan aún algunas cosas, como la música y la locución, pero el trabajo ya está en el horno y esperamos que dentro de poco más de un mes lo podáis ver.

Una de las imágenes que más nos ha costado grabar fue el parto de una de estas salamandras. Y era algo muy importante, ya que la principal característica de esta población, que también se da en otras poblaciones de esta subespecie (Salamandra salamandra bernardezi) y en algunas poblaciones insulares gallegas de la subespecie galaica, es su capacidad de parir crías completamente desarrolladas y por lo tanto independientes del agua. Gracias a esto, han podido sobrevivir en un ambiente tan inhóspito para un anfibio como la ciudad, donde las masas de agua son prácticamente insexistentes.


Como anticipo de la secuencia que podréis ver en el documental, os dejo esta imagen de nuestra sacavera, después del nacimiento de dos de las 21 crías que parió al final, y que tomó Jorge Chachero durante la grabación.

Y para los que aún no lo hayáis visto, os dejo el trailer del documental, que dura tan solo un minuto (la duración final será de 25 minutos) para que vayáis abriendo boca.


Y si andáis estos días lluviosos por la ciudad, mirad al suelo, porque en los lugares más insospechados os podréis encontrar con una de las protagonistas.

NOTA: haced clic en la foto para verla a mayor tamaño

martes, 5 de abril de 2016

Los parásitos que convierten a sus huéspedes en zombis

Los parásitos se aprovechan de otras especies para desarrollarse y reproducirse. En esta relación, el animal parasitado es la parte perjudicada pudiendo llegar a morir, eso sí, normalmente después de que haya servido al propósito del parásito, que no es otro que perpetuar sus genes a su costa.

Aunque en muchas ocasiones los parásitos se contentan con vivir a expensas de su huésped, en otras ocasiones esta relación llega a ser mucho más compleja, pudiendo manipular el comportamiento de su víctima para que actúe en su beneficio. En algunos casos estas alteraciones del comportamiento pueden ser pequeñas modificaciones de comportamientos ya existentes, pero en otras los parásitos inducen comportamientos completamente nuevos en los huéspedes, de forma que las especies parasitadas se convierten en auténticos zombis que pueden llegan a suicidarse obedeciendo las órdenes de los parásitos.

Caracol infectado por Leucochloridium paradoxum

Un caso muy conocido es el del platelminto Leucochloridium paradoxum, que se puede encontrar en el centro y norte de Europa. Este parásito necesita completar su desarrollo dentro de un pájaro, pero para llegar a él necesita un mensajero, que no es otro que un caracol. Una vez que entra en él, la larva empieza a crecer en su interior y cuando alcanza el tamaño suficiente perfora su cabeza y se dirige hacia los cuernos de su víctima, y aprovechando la transparencia de la piel, empieza a estirarse y contraerse, formando un llamativo semáforo de colores que se asemeja a un gusano multicolor. Pero esto no es suficiente.



Un caracol sano se suele esconder entre la vegetación, en lugares donde pocas aves puedan verlo. El parásito, una vez que infecte al caracol manipulará su comportamiento y a partir de ese momento rehuirá las zonas de sombra y subirá hasta las hojas más expuestas a la luz, donde será muy visible para los depredadores, que acudirán rápidamente atraídos por sus irresistibles cuernos (Wesołowska &Wesołowski, 2013). Una vez que el pájaro se lo coma, el parásito se desarrollará hasta el estado adulto en su aparato digestivo. Posteriormente, estos adultos se reproducirán sexualmente dentro del pájaro dando lugar a huevos que serán liberados con los excrementos, cerrando el ciclo cuando un nuevo caracol se los coma al alimentarse de las hojas donde han caído.

Hay otros muchos casos de parásitos que modifican el comportamiento de sus huéspedes para hacerlos más visibles y vulnerables a los depredadores. Por ejemplo, la Toxoplasmosis es una enfermedad producida por el parásito Toxoplasma gondii. Esta enfermedad puede ser peligrosa para el ser humano, y una de las vías de transmisión es a través de los gatos infectados. ¿Pero cómo llega el Toxoplasma al gato? Una de las vías de contagio es a partir de los ratones y ratas. Estos roedores reconocen de forma innata el olor de la orina de los gatos y huyen al detectarla para salvar su pellejo. Pero cuando un ratón esta infectado por el Toxoplasma, ese olor que antes era desagradable desencadena una irresistible atracción sexual, de forma que el ratón en vez de huir se acercará a la fuente de la orina, acabando sus días entre las fauces del gato, con lo que el Toxoplasma habrá conseguido su objetivo (House et al., 2011).

Relación entre dos medidas de neurosis humana y la prevalencia de T. gondii para varias naciones en las que se realizó el estudio (Lafferty, 2006)

El efecto del Toxoplasma sobre la conducta podría no estar afectando solo a roedores y gatos. Hace unos años, el Dr. Kevin D. Lafferty publicó un artículo en el que sugería que el toxoplasma podría estar afectando a la conducta humana en una escala sin precedentes (Lafferty, 2006). Según este estudio, en aquellas poblaciones humanas en las que este parásito es muy común debido a la costumbre de tener gatos como mascotas en las casas, se podría estar produciendo una modificación de la personalidad en masa y podría estar dando lugar un cambio cultural que ya estaría resultando evidente. 

Hembra de Glyptapanteles inoculando sus huevos dentro de una oruga

Pero si hay un caso de parásitos controladores de la mente que me ha llamado especialmente la atención es el de las llamadas Avispas controladoras del género Glyptapanteles. Las hembras fecundadas clavan su tubo ovopositor en una oruga de mariposa e inyectan varios huevos en su interior. Una vez dentro, la oruga parasitada permanecerá viva mientras los huevos se desarrollan en su interior y dan lugar a larvas que se alimentarán de sus fluidos corporales. Una vez que las larvas se hayan desarrollado hasta un determinado tamaño abandonarán el cuerpo de la oruga y una vez en el exterior tejerán sus capullos para completar la metamorfosis.

Hasta este punto, el proceso es similar al que ocurre en muchas especies de avispas parásitas, como los Incneumónidos. Lo realmente asombroso de las Glyptapanteles, es que al mismo tiempo que la hembra inyecta los huevos en la oruga, inocula un virus que contiene material genético de la avispa, de forma que una vez infectada con el virus, ese material genético se transcribirá con el ADN de las oruga (Desjardins et al, 2007), lo que provocará un cambio radical en su comportamiento.


Oruga de mariposa infectada defendiendo a los hijos de su verdugo

Y lo que ocurre cuando las larvas de avispa abandonan el cuerpo de la oruga es asombroso. Una vez fuera de su víctima, las larvas tejerán sus capullos y allí permanecerán varios días hasta completar la metamorfosis. Durante todo ese tiempo, la oruga parasitada no se moverá de su lado, los protegerá contra las hormigas y otros insectos depredadores y atacará con una gran agresividad a cualquiera que se acerque a ellos. La oruga permanecerá con vida hasta que las avispas eclosionen de sus capullos y en ese momento morirá.

El caso de las avispas Glyptapanteles ha sido puesto como ejemplo de la teoría del Fenotipo extendido, formulada por Richard Dawkins en 1982. Según Dawkins, el comportamiento de un animal tiende a maximizar la supervivencia de los genes para ese determinado comportamiento, independientemente de que dichos genes estén o no en el cuerpo de ese animal. En este caso, los viriones que están presentes en la avispa hembra se traducen en la oruga huésped e inducen los movimientos de la misma para atacar a los intrusos, lo que incrementa las probabilidades de trasmisión y supervivencia del parásito. De esta forma, el comportamiento de defensa de las pupas de avispa perdura gracias a la interacción de unos determinados genes en otro organismo diferente, en este caso, la oruga parasitada.


Referencias

- Dawkins, R (1982). The Extended Phenotype. Oxford University Press
- Desjardins CA, Gundersen-Rindal DE, Hostetler JB, Tallon LJ, Fuester RW, et al. (2007) Structure and evolution of a proviral locus of Glyptapnateles indiensis bracovirus. BMC Microbiology 7(61). doi:10.1186/1471-2180-7-61
- House PK, Vyas A, Sapolsky R (2011) Predator cat odors activate sexual arousal pathways in brains of Toxoplasma gondii infected rats. PLoS ONE 6(8): e23277. doi:10.1371/journal.pone.0023277.
- Lafferty KD (2006) Can the common brain parasite, Toxoplasma gondiiinfluence human culture? Proc. R. Soc. B 273: 2749–2755
- Wesołowska W &Wesołowski T (2014) Do Leucochloridium sporocysts manipulate the behaviour of their snail hosts? Journal of Zoology 292: 151–155

lunes, 28 de marzo de 2016

La perversión de las especies bandera: el caso del urogallo cantábrico

En Biología de la conservación se conoce como Especies Paraguas (Umbrella species) a aquellas especies cuya protección implica la protección indirecta de otras especies que comparten su hábitat. Una especie paraguas no tiene que ser necesariamente una especie amenazada o especialmente carismática, lo que necesita es tener unos requerimientos ecológicos lo suficientemente amplios para que sean compartidos por otras muchas especies, y a poder ser que requiera una gran superficie para mantener una población mínima viable. De esta forma, una estrategia de conservación que proteja a esa especie protegerá por añadidura tanto al hábitat en el que se encuentra como a otras muchas especies que lo comparten con ella. 

Por ejemplo, la protección de la Rana verde (Pelophylax perezi) implicaría la conservación de los humedales semipermanentes donde habita esta especie, unos ambientes muy amenazados por la especulación urbanística, por la desecación o por la sobreexplotación de acuíferos para regadíos. Y con la conservación de esas charcas se protegería una importante comunidad compuesta por una flora característica (alisos, juncos, plantas sumergidas, etc.), por otros anfibios (tritones, ranas, sapos), reptiles (galápagos, serpientes acuáticas, etc.), insectos (libélulas, mariposas, etc.), aves (zampullines, polluelas, zarceros, etc,) y pequeños mamíferos. Resumiendo, a efectos prácticos, en vez de redactar multitud de planes de conservación para cada una de estas especies, la aprobación de un plan de conservación para la Rana verde sería suficiente para conservar al resto de especies que comparten el hábitat con ella.


El "problema" de la rana verde es que es no es animal que despierte especial simpatía entre la población, por lo que a la hora de exponer un plan de conservación a la opinión pública, sobre todo si requiere una fuerte inversión de dinero, en muchas ocasiones se usa otro tipo de especies, las llamadas Especies Bandera (Flagship species). Estas especies son especies carismáticas cuyo atributo principal es que sean llamativas, y puede serlo por su belleza o por su simbolismo, pero principalmente tiene que atraer la atención de la gente, aunque no esté directamente implicada con la conservación medioambiental. De esta forma es más fácil atraer el apoyo gubernamental, la inversión por parte de empresas que las usarán es sus campañas de marketing o incluso las aportaciones de donantes particulares, incluso de otros países. Especies bandera son por ejemplo los osos panda, los tigres, las águilas calvas americanas o las ballenas, por citar solo unos pocos ejemplos.

Los cinco grupos de especies más populares en los proyectos de conservación

Las especies bandera no necesariamente tienen que ser especies en peligro, aunque muchas veces lo sean. Lo más útil sería que una especie bandera fuera al mismo tiempo una especie paraguas, o sea, que además de que su conservación implicara la conservación del hábitat y de otras especies, fuera una especie capaz de despertar el interés de la población y atraer inversión pública.

En Asturies hay como mínimo dos especies que reúnen las condiciones para ser consideradas especies paraguas y especies bandera: el Oso pardo y el Urogallo. Ambas especies están catalogadas en peligro de extinción, son conocidas por la mayoría de la población, tienen buena prensa y además, un plan de conservación de estas especies tendría que incluir necesariamente la conservación de sus hábitats, en este caso fundamentalmente abedulares, robledales y hayedos y por la tanto de una gran cantidad de animales asociados a ellas.

El problema de este tipo de estrategias de conservación es que en muchas ocasiones, bajo la bandera de una de esas especies se esconden actuaciones que poco o nada tienen que ver con su conservación más bien con todo lo que contrario. 


Ayer mismo, aparecía en la prensa un artículo que reunía todos estos ingredientes. Bajo el paraguas de la conservación del urogallo se anunciaban las actuaciones que se acometerían esta primavera, teóricamente para mejorar el hábitat de esta tetraónida, en los concejos de Caso, Ponga y Amieva, situados todos ellos dentro de espacios protegidos (Parque Natural de Redes, Parque Natural de Ponga y Parque Nacional de los Picos de Europa). En el subtitulo de la noticia ya se despejaban todas las dudas, resaltándose que se respetaría el uso ganadero de los montes.

Al leer la noticia, nos enteramos de que las supuestas actuaciones de mejora del hábitat del urogallo serían:

a) plantación de especies arbóreas
b) mejora de la pista de acceso a Brañagallones
c) rozas de matorral en el entorno de las majadas que eliminarán el 85% del mismo
d) creación de nuevas zonas de pastos

Y para tratar de convencernos, en el plan se dice que esas actuaciones son de gran importancia para prevenir los incendios forestales, o sea, que en vez de sancionar ejemplarmente a los responsables de los incendios (ocasionados en el 80% de los casos confirmados por quemas de matorral para crear pastos), lo que se hace es gastar dinero público en hacerles el trabajo. Exactamente, la inversión destinada a este supuesto "plan de mejora", que en realidad es un plan de destrucción del hábitat en toda regla, es de medio millón de euros. 

Hay pocos casos más sangrantes de la prostitución de los términos de especie bandera y especie paraguas que este, ya que las actuaciones previstas no solo no servirán para conservar el hábitat del urogallo y de las demás especies asociadas al mismo, sino que implicarán el desvío de una importante partida económica que debería ir destinada a conservación del medio ambiente hacia la actividad ganadera, que ya recibe por su parte importantes subvenciones específicas para este sector.

miércoles, 23 de marzo de 2016

La biomasa y el Henrietta de Phileas Fogg


Ahora, ¿este buque me pertenece?

Seguramente; desde la quilla a la punta de los palos; pero todo lo que es de madera, se entiende.

Bien; que arranquen todos los aprestos interiores, y que se vayan echando a la hornilla.

Júzguese la mucha leña que debió gastar para conservar el vapor con suficiente presión. Aquel día, la toldilla, la carroza, los camarotes, el entrepuente, todo fue a la hornilla.

Al día siguiente, 19, se quemaron los palos, las piezas de respeto, las berlingas. La tripulación empleaba un celo increíble en hacer leña. Passepartout, rajando, cortando y serrando, hacía el trabajo de cien hombres. Era un furor de demolición.

Al día siguiente, 20, los parapetos, los empavesados, las obras muertas, la mayor parte del puente fueron devorados. La "Henrietta" ya no era más que un barco raso, como el del pontón.

Este fragmento corresponde al capítulo 33 del famoso libro "La vuelta al mundo en 80 días", de Julio Verne. Phileas Fogg había perdido el China, el último barco que partía de Nueva York con destino a Liverpool por solo 45 minutos, y con él se había difuminado la última esperanza de llegar a Londres a tiempo de ganar la apuesta. Ninguno de los otros vapores que hacían el servicio directo entre América y Europa estaba disponible y los veleros que iban a zarpar no tenían la suficiente velocidad para cruzar el Atlántico a tiempo. 

Al día siguiente, Phileas Fogg se dirigió al puerto y entre los barcos amarrados de fijó en uno, el Henrietta, un vapor de caso de hierro que estaba a punto de salir para Burdeos con un cargamento de piedras de cal. Después de hablar con el capitán y que éste le confirmara que no aceptaba fletar el barco y cambiar de rumbo, Phileas Fogg le propuso comprar el barco y la carga. No había problema de dinero, si ganaba la apuesta de 1 millón de libras lo compensaría con creces.

A mitad del viaje, después de consumir todo el carbón de las bodegas para navegar a la mayor velocidad posible, el combustible se agotó. Desesperados, al ver que no llegarían, Phileas Fogg propuso al capitán desarmar completamente el Henrietta y echar a la caldera todo lo que ardiera, desde los muebles al entarimado, desde los mástiles a las velas, hasta que ya no quedó nada más que arrojar al fuego. Quiso la suerte que estuvieran cerca de Queenstown, en Irlanda, y pudieran desembarcar para posteriormente continuar el viaje. Y el final de la historia ya lo conocéis todos.

Hace varios meses que no me puedo quitar esa imagen de la cabeza, la del Henrietta amarrado a puerto, inútil y desarmado, convertido en un casco de hierro después de haberlo quemado en vida. Porque finalmente todo era cuestión de dinero, de propiedad y de hacer lo que se quiera con lo que es tuyo.


Y os preguntaréis que tiene que ver el Henrietta con la biomasa, aunque a mí me resulta bastante evidente. Una vez que hemos caído en la cuenta de que los combustibles fósiles se están agotando y que nuestras demandas de energía son cada vez mayores, hemos apostado por quemar el barco, nuestro único barco. Y una vez que hemos decidido que no queremos dejar de crecer y reducir nuestro consumo energético, al mismo tiempo que el último gobierno ha mostrado su decisión de no apoyar el desarrollo de otras fuentes de energía como la solar o la eólica, hemos optado por seguir quemando, pero esta vez, quemaremos madera.

Y lo más curioso es que hemos vestido a esta nueva fuente de energía con un bonito traje verde, pintando hermosos soles sonrientes que ayudan a la incorporación del CO2 desprendido de la combustión de la madera a las nuevas plantaciones, también sonrientes. 

Lo cierto es que ante las actuales demandas energéticas, plantear la sustitución de las fuentes de energía fósiles por biomasa implicaría una demanda de madera (o de cultivos no maderables) muy superior a la tasa de renovación de los bosques o plantaciones de los que se extraería. La caldera es insaciable.

En Asturias han surgido en los últimos meses varios proyectos que tienen como objetivo aprovechar la madera de nuestros bosques para biomasa. Se habla de toneladas "sin uso", de desperdicios que se amontonan y se pudren en el monte y de que su mejor destino es terminar en una caldera. Se vuelve a denominar residuos a las ramas y la madera muerta, en lineas generales a todo aquello que hace que un bosque sea un bosque y no una plantación. Pero no solo se habla de residuos, se habla de quemar los árboles, no solo como fuente de energía, sino también como una forma de evitar los incendios. 


Curiosamente se trata de la misma medida que había propuesto el ínclito George Bush en 2002 tras la oleada de incendios que asoló gran parte de Estados Unidos. No deja de ser sorprendente que muchos de los que entonces se tomaron a guasa esas afirmaciones ahora se muestren de acuerdo con ellas y quieran aplicarlas aquí.

En un artículo aparecido en la prensa este martes, se estimaba que solo en el Alto Nalón había medio millón de toneladas de biomasa sin aprovechar, a la vez que recomendaba hacer inversiones para "rentabilizar" el bosque y hace poco más de un mes, la prensa daba muestras de algarabía ante la inminente tala de cientos de árboles al compás de la música de las motosierras (podéis leer el artículo a continuación).


Y al olor de la madera y de las subvenciones han surgido cooperativas en las cuencas mineras que como ellos mismos dicen pretenden "utilizar los recursos asociados a los bosques para llenar el vacío industrial dejado por la minería". El plan es empezar talando los bosques existentes, sobre todo de castaño y luego sustituirlos por árboles de crecimiento rápido.

Hunosa está tramitando el desarrollo de una planta de generación eléctrica con biomasa, que costará 41 millones de euros y ha mostrado interés por comenzar a "utilizar" las grandes extensiones de bosques que tienen en propiedad para alimentarla.


Ya hemos empezado a quemar el Henrietta y antes de que nos demos cuenta lo encontraremos amarrado a puerto, convertido en un esqueleto de hierro. Y cuando miremos a nuestro alrededor no encontraremos nada que echar a la caldera y quizás entonces nos demos cuenta de lo que hemos hecho.

NOTA: recomiendo leer el artículo "Quémate la biomasa" de Mario Quevedo para tener una idea más clara sobre el tema la quema de la biomasa y de los problemas asociados al uso de la misma como fuente de energía.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...