Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 3 de junio de 2016

El analfabetismo de los niños sobre la naturaleza y el "efecto Walt Disney"

Hace un par de años se publicó un estudio en la revista Biological Conservation que tenía como objetivo evaluar el conocimiento que tenían los niños sobre la fauna local y la fauna exótica (Genovart et al., 2013). Para realizarlo se hicieron más de 1000 encuestas a otros tantos niños con edades comprendidas entre los 11 y los 15 años, que estudiaban en 10 colegios de Mallorca y 6 colegios de Asturias, situados tanto en áreas rurales como urbanas. Para llevarlo a cabo se mostraron a los niños 10 fotografías seleccionadas entre 134 animales diferentes (34 aves, 34 peces, 33 mamíferos y 33 reptiles y anfibios), de las que la mitad correspondían a animales locales y la otra mitad a animales exóticos y se les pedía que lo identificaran entre 5 candidatos posibles.

Seguramente la mayoría de los niños no sabrán que este animal es una comadreja



Los resultados fueron concluyentes: los escolares conocían mucho mejor a las especies exóticas que a aquellas que tenían al lado de sus casas. Para ellos resultaban más familiares un tigre de Bengala o una jirafa que un gato montés o un corzo, y seguramente reconocerían a un cocodrilo del Nilo antes que a un lagarto verdinegro. Pero no nos pensemos que esto solo ocurre en España, en Argentina un estudio similar arrojó idénticos resultados (Campos et al., 2012). La situación resulta tan grotesca que es probable que un niño de un colegio o de un instituto sea capaz de recitar de memoria el nombre científico de 5 especies de dinosaurios pero no sepa el nombre común de 5 aves.

Actualmente, la mayoría del conocimiento de los niños sobre fauna y flora lo obtienen de libros infantiles y de programas de televisión, sobre todo de dibujos animados. En este tipo de libros y películas se hace mayor énfasis en las especies carismáticas produciéndose un enorme sesgo entre los distintos grupos de animales. Baste como ejemplo que el número de referencias a los grandes mamíferos es 500 veces superior al de anfibios amenazados (Bonnet et al., 2002). Pero no solo eso, la inmensa mayoría de documentales "serios" que se emiten en televisión están protagonizados por animales exóticos. Ya quedan muy lejos los tiempos de Félix Rodríguez de la Fuente, cuando todos los niños sabían que era un lirón careto, un buitre leonado o un alimoche.

Estos resultados tienen una importancia trascendental, ya que seguramente esos niños cuando sean adultos se sentirán más identificados con la selva amazónica o con la sabana africana que con un hayedo, un brezal costero o un bosque de ribera y con toda la fauna que vive en estos hábitats. Y aunque suene a tópico, el primer paso para defender algo y conservarlo es conocerlo y difícilmente seremos capaces de conservar algo que ni siquiera sabemos que existe.


Pero desgraciadamente el problema no acaba aquí. No solo es preocupante el desconocimiento de los niños y adultos sobre la fauna local, sino también el tipo de información que es proporcionada por los libros, cuentos y series infantiles. Si resulta evidente el enorme sesgo existente entre los distintos grupos de animales a la hora de figurar como protagonistas, es aún más evidente la constante antropomorfización y asignación de roles "humanos" a los mismos. A los animales se les reparten cualidades humanas como el valor, la traición, la maldad o la bondad, que poco tienen que ver con la realidad pero que acaban calando en los niños Desde pequeños ellos se verán rodeados de malvados lobos, valerosos leones y tiburones asesinos que se enfrentarán a dulces cervatillos y a hienas traidoras. También se emocionarán con historias de amor, con padres amorosos y con amistades imposibles entre un depredador y sus presas.

Los facóqueros y los leones no son amigos, son presas y depredadores

No es de extrañar que esos niños una vez que lleguen a adultos sigan aplicando esos roles a los animales que les rodean y no comprendan o no estén dispuestos a asumir que la naturaleza no es un cuento infantil.

Hace unas semanas leí un artículo que se publicó en el Washington Post que confirmaba el batiburrillo mental que tiene mucha gente acerca de la naturaleza. Como ya comenté varias veces en el blog, en los últimos años han proliferado las páginas web que muestran en directo el comportamiento de muchas aves en sus nidos. Desde la comodidad de un sofá cualquier persona puede acceder a una gran cantidad de cámaras web que ofrecen en directo imágenes de nidos de aves rapaces, cigüeñas o cajas nido de pajarillos. Como si se tratara del Gran Hermano, mucha gente se enganchó a las historias que les ofrecían estas cámaras: la formación de las parejas, el apareamiento, la incubación de los huevos o la crianza de los pollos. Algunas de estas personas, que nunca se habían interesado por las aves o por la naturaleza, pasaban horas mirándolas, poniéndoles nombres a los pollos e incluso chateando entre ellas para contarse los cotilleos de una familia de pigargos o de cárabos lapones.

Pero ocurrió algo que lo cambió todo. En alguno de esos nidos se observaron comportamientos que no podían explicarse desde una "óptica humana", quizás porque aunque parezca un contrasentido eran demasiado humanos. Se empezaron a ver casos de infanticidio, de hermanos mayores que mataban a sus hermanos menores, casos de madres negligentes que no cuidaban a sus hijos, o águilas que alimentaban a sus pollos con lindos gatitos. Todos estos comportamientos están documentados en la literatura científica, y tienen una explicación biológica. Pero esas explicaciones no eran suficientes para una "mentalidad Disney" y para sorpresa de los investigadores que habían instalado esas cámaras, empezaron a darse casos de vandalismo en algunos nidos de los que se conocía su ubicación y mensajes amenazantes a las personas que habían instalado esas cámaras, como por ejemplo este:

“It is absolutely disgusting that you will not take those chicks away from that demented witch of a parent!!!!!” (¡¡¡Es absolutamente repugnante que no alejes a esos polluelos de esa bruja demencial de su madre !!!!!)

Finalmente y para evitar más problemas, varias de esas cámaras se vieron obligadas a cortar la emisión e incluso a pixelar algunas escenas para no herir la sensibilidad de los espectadores. Todo para prevenir que los fans de este inesperado Gran Hermano animal acabaran matando a alguno de sus protagonistas, aunque desgraciadamente también para que esos mismos espectadores siguieran pensando que vivían en un mundo de fantasía.

Sería necesario replantearse seriamente la educación ambiental que se les está dando a los niños, sobre todo en los colegios, pero también por parte de los programadores de televisión. Con esto no quiero decir que no se deban contar cuentos a los niños, o que no se pueda disfrutar de la fantasía o hacer volar la imaginación, pero sería necesario que tanto en las televisiones como en los colegios se les proporcionara a los niños información sobre su entorno, sobre los animales y plantas que los rodean, y sobre el comportamiento de los animales, sin aspavientos ni antropomorfismos. Solo así, cuando lleguen adultos serán capaces de apreciar la belleza de la naturaleza, cruel a veces, pero hermosa tal como es. Y solo cuando la conozcan serán capaces de luchar por defenderla.

Y ya de paso, no estaría mal que la prensa, tan dada al sensacionalismo, dejara de manipular la información y buscar el morbo, porque últimamente ya vamos servidos.

Referencias

- Bonnet X, Shine R & Lourdais O (2002). Taxonomic chauvinism. Trends Ecol. Evol 17: 1–3.
- Bruillard K (2016) People love watching nature on nest cams — until it gets grisly. The Washington Post.
- Campos CM, Greco S, Ciarlante JJ, Balangione M, Bender JB, Nates J & Lindemann-Matthies P (2012) Students' familiarity and initial contact with species in the Monte desert (Mendoza, Argentina). Journal of Arid Environments 82: 98–105.
- Genovart M, Tavecchia G, Enseñat JJ & Laiolo P (2013) Holding up a mirror to the society: Children recognize exotic species much more than local ones. Biological Conservation 159: 484-489.

Si quieres votar a este blog para los PREMIOS BITÁCORAS en la Categoría de EDUCACIÓN Y CIENCIA, haz clic en ESTE ENLACE. Debéis daros de alta en Bitácoras o ingresar directamente con vuestra cuenta de Facebook o Twitter. Luego en la categoría correspondiente pegad el enlace del blog (www.naturalezacantabrica.es/) y dad a votar.

56 comentarios:

  1. Hola David,
    Solamente un apunte. Leo un artículo sobre cualquier tipo de cosa y a continuación el latiguillo de "se debería enseñar, educar, sobro todo en el colegio". Creo que muchas veces no se corresponde con la realidad. En este tema y también en muchos otros es precisamente en la escuela donde se les intenta dar otra educación, por ejemplo una educación ambiental y conocimiento de su entorno. Pero la escuela es una isla. Ya sabes el dicho africano algo así como "para educar a un niño hace falta toda la tribu". En la escuela se educa en la igualdad entre chicos y chicas y sin embargo fuera estan los videojuegos, los paquetes de dibujos animados , las series y los programas de la tele. Hoy en día los adolescentes con los que trabajo son mas machistas que nosotros a su edad.Por poner otro ejemplo de un tema candente también.
    Nosotros tuvimos a Felix en una de las dos cadenas existentes y los de hoy tienen mil pantallas, a Fran de la Jungla y un mínimo contacto, en general, con la naturaleza.
    A mi, por ejemplo, lo que me molesta un montón es que en programas de naturaleza de cadenas prestigiosas, prácticamente solo nombren al protagonista del documental y a los mamiferos, a los animales que no lo son o directamente no existen o incluso los nombran mal. Como para que luego la gente no relacione animal con mamífero.
    Se me ha alargado el apunte...
    Y seguiremos cagándonos en el efecto Disney!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amaia, yo pienso que la educación se debe llevar primero desde casa, pero es evidente que en el colegio se enseñan muchas de estas materias y desgraciadamente, ya sea por falta de medios, porque los libros son traducciones de libros extranjeros o por falta de conocimientos o interés del profesor, al menos la educación sobre naturaleza no es lo mejor. Te citaré dos ejemplos, en el caso de los libros escolares, seguramente en el 90% de los libros de textos para ilustrar una pirámide trófica pondran leones y gacelas y no linces y conejos o lobos y corzos.

      Y otro ejemplo que me toca de cerca. Tengo un hijo de 4 años y hace una semana lo llevaron de excursión al acuario de Gijón. Al llegar a casa lo primero que me preguntó fue: ¿papá, es verdad que los tiburones se comen a la gente? Se lo había dicho la profesora. Es cierto que yo ya había ido antes con él y había tratado de explicarle un poco de qué iba todo aquello, pero me llamó la atención que esa fuera la frase con la que se quedó.
      De todas formas estoy de acuerdo contigo en que muchos de estos problemas vienen de los padres, y probablemente ahora mucho más, ya que la desconexión con la naturaleza, sobre todo en las grandes ciudades, es mayor que nunca, pero está claro que para cambiar las cosas deberíamos colaborar todo, desde padres y profesores, hasta gestores, programadores de televisión.

      un saludo y sigámonos cagando en el efecto Disney

      Eliminar
  2. Estupendo post, enhorabuena. Es un tema muy preocupante, me lo he planteado montones de veces. Por ejemplo, vas a Cabárceno o a cualquier zoo (pocos se salvan) y los animales que ves son los de siempre que ya comentas: leones, jirafas, pingüinos... En el centro de Estocolmo tienen un minizoo que representa a las especies de todo Suecia y allí fue, tristemente, la primera vez que vi un lobo o un glotón (no entro en la discusión de si los zoos son buenos o malos ahora).

    Hace poco escribí una entrada similar, pero refiriéndome más bien a los mayores, y no a los niños:
    http://sanfelicesdelrudron.blogspot.com.es/2016/03/desconocimiento-rural.html

    Muy interesante el blog, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa, si que es un tema preocupante, en primer lugar porque yo creo que los niños que no conocen lo que tienen alrededor se pierden la oportunidad de disfrutarlo y en segundo lugar porque difícilmente podrán proteger lo que no conocen.

      Totalmente de acuerdo con lo que dices en tu post, de hecho, los mayores no son sino niños crecidos.

      un saludo

      Eliminar
  3. Hola. Conozco el acuario de Gijón y tengo que decir que la preparación de las chicas acompañan a escolares es deficiente. Se limitan a aprenderse un texto y luego soltarlo, con errores muchas veces. Esto lo he visto con estudiantes de ESO, así que con niños más pequeños será aún peor, porque hay personas que les suelen hablar como si fuesen tontos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esperanza, seguramente tengas razón, pero lo curioso es que se supone que a esas chicas las tuvo que enseñar alguien y seguramente también primara el morbo y lo de los tiburones que se comen a la gente parece que vende mas.
      un saludo

      Eliminar
  4. Dice: "Solo así, cuando lleguen adultos serán capaces de apreciar la belleza de la naturaleza, cruel a veces, pero hermosa tal como es. Y solo cuando la conozcan serán capaces de luchar por defenderla."

    Tiene una idea religiosa sobre qué es la naturaleza, que consiste en separar la naturaleza y lo natural que ésta produce, de los humanos y lo «no natural» o «artificial» que estos producen. Es una idea según la cual la conciencia humana no es un fenómeno natural que emerge de la materia (de un cerebro), como también ocurre con animales de otras especies, sino que sería algo «sobrenatural», y por lo tanto las cosas que ésta produce no serían naturales.

    Todo lo existente es naturaleza y natural, lo «no natural» no existe y lo «artificial» es un tipo de cosas naturales. La conciencia humana es un fenómeno natural que emerge de la materia (de un cerebro) y produce un tipo de cosas naturales llamadas «artificios» o «artificiales».

    Empecemos por ahí.

    http://www.respuestasveganas.org/2010/07/argumento-el-veganismo-es-mas.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si te refieres a mi cuando hablas de la idea religiosa de la naturaleza. Si es así te aseguro que no. La naturaleza se explica maravillosamente sin necesidad de ningún dios ni inteligencia superior.
      En cuanto a lo de que lo "artificial" es un tipo de cosas naturales, ahí me dejaste descolocado. No creo que sembrar los campos con herbicidas sea una cosa natural, por citar un ejemplo.

      un saludo

      Eliminar
    2. El ser humano es un simio. Todo lo que haga es natural, incluida la química o la industria espacial. Igual que el ácido fórmico de las hormigas es natural o el herbicida de las agujas de pino.
      Disculpa, no pretendo ofenderte, pero si que todavía tienes restos de conceptos religiosos de lo natural. Me gustó mucho tu post, solo profundizamos en esa misma idea: "Visión Disney de los humanos"
      Dios no existe, todo lo existente es naturaleza.
      Lo cual no quita que queramos conservar el medio ambiente y la biodiversidad.

      Eliminar
    3. Eso es absurdo, pues estaríamos alterando el lenguaje y no nos entenderíamos. Lo artificial es lo que hace el hombre. Me da igual que lo llamemos antropoacción o tripifuela , debemos tener una palabra para designar lo que hace el hombre. Ningún animal es capaz de hacer robots, por lo menos animal de este planeta, salvo el hombre

      Eliminar
  5. Hola David, solo un pequeño apunte para darte la razón (y felicitarte de paso): mis alumnos de Zoologia (Grado Biologia) cuando les pregunto a comienzos del curso cual es su animal favorito (una forma de reflexionar sobre diversidad, taxones y especies) casi nunca mencionan una especie "próxima" y suelen salir muchos tigres, leones, jirafas... no es exactamente lo mismo, porque les pregunto por su animal favorito, pero indica un poco por donde van los tiros...Un saludo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Gabriel, pues no me extraña, pero aún más,yo te puedo comentar que cuando daba clase de ecología en la facultad, recuerdo que una vez estaba explicando la dispersión de las semillas y el papel de las aves frugívoras y comenté el caso de los zorzales. Pues casi ninguno de los alumnos sabía lo que era un zorzal. Y en este caso te hablo de alumnos de 4º de la carrera de biología.
      un saludo

      Eliminar
  6. "A los animales se les reparten cualidades humanas como el valor, la traición, la maldad o la bondad, que poco tienen que ver con la realidad pero que acaban calando en los niños Desde pequeños ellos se verán rodeados de malvados lobos, valerosos leones y tiburones asesinos que se enfrentarán a dulces cervatillos y a hienas traidoras. También se emocionarán con historias de amor, con padres amorosos y con amistades imposibles entre un depredador y sus presas."



    COMO HA PASADO DESDE SIEMPRE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, eso ha ocurrido desde siempre, pero quizás antes la presión de la televisión y los dibujos era menor. Hay muchas posibles explicaciones, quizás antes también los padres hablaban más con sus hijos que ahora, o también los niños estaban más en contacto con la naturaleza que ahora. Evidentemente se trata de un problema de toda la sociedad, no solo de una parte.
      un saludo

      Eliminar
    2. Desde siempre no, desde hace cuarenta años que nos hemos vuelto urbanicolas y el campo da como un poco de asco. Cuando eramos de pueblos más o menos pequeños, la vida, la reproducción y la muerte, de los animales salvajes y domésticos ( y de los humanos tambien) erán algo más cercano.

      Eliminar
  7. Estupendo post,

    Yo soy un biólogo frustrado (no tuve suficiente nota para poder dedicarme a la biología) pero siempre me ha interesado muchísimo el mundo animal y me ha gustado mucho leer e informarme sobre etología, sobre todo en pájaros e insectos.

    Es muy común que acabe discutiendo con alguien cuando intento explicar el comportamiento de algún tipo de ave debido a que según ellos: "Eso es muy cruel para que lo haga un pájaro tan bonito". Y lo peor llega cuando mis sobrinas me preguntan sobre animales, les intento explicar su comportamiento y sus padres me suelen dar un toque diciendo que "no tiene edad para saber eso" (hablamos de niñas de 9 y 12 años).

    Espero que algún día se empiece a enseñar en las escuelas como es verdaderamente la naturaleza y desligarla de una vez de la moral humana, que poco tiene que ver con ella.

    Un saludo, y sigue escribiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, me alegro de que te guste el blog. Y ten en cuenta que a fin de cuenta, como seres vivos que somos, todos somos biólogos.
      un saludo

      Eliminar
    2. Es un hecho muy actual lo que mencionas, los "adultos" tratan temas como tabú; nada que ver con violencia, sexo o muerte... Terminamos promoviendo el analfabetismo funcional. También soy biólogo, no frustrado, pero si me dedique o busco hacer otras cosas, pero este tema del desconocimiento de las especies locales siempre me inquieta; cuando se conoce una anaconda como un mostro del Amazonas, y se sabe más de una mamba negra que de una coral. Buen blog David, por cierto ;)

      Eliminar
  8. Gran entrada, me gustaría poder compartirla en el blog "medio natural un espacio compartido"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fede, todo lo que está en este blog se puede compartir siempre que se cite la fuente.
      un saludo

      Eliminar
  9. Esto es una anécdota con lo que según que religiones han hecho en cabezas de todo pelaje...

    ResponderEliminar
  10. Excelente publicación.
    Cuando los padres (primero que la Escuela) enseñar a sus hijos a amar y respetar la naturaleza como se enseña a caminar o nadar ... este "problema" está resuelto!
    No es una tarea difícil pero tiene que comenzar con los padres.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, la educación debe empezar por los padres, y deben ser ellos los que expliquen a sus hijos las diferencias entre los dibujos animados y la realidad. Pero al final, el respeto por la naturaleza tiene que ser labor de todos.
      un saludo

      Eliminar
  11. Creo que pides demasiado a los padres, al menos a los padres que yo veo donde vivo. La mayoría, por desgracia, desconoce prácticamente todo sobre la naturaleza, y cuando se llevan los niños al campo, es para hacer una barbacoa y dejarlo todo lleno de basura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si es pedir demasiado, pero por soñar que no quede. Como comentaba antes es labor de todos, no solo de una parte.
      un saludo

      Eliminar
  12. Yo creo que la formación es similar, no caigamos en "cualquier pasado fue mejor", sólo que ahora los niños de ciudad y algunos pueblos apenas están en contacto con la Naturaleza, cosa que antes era mucho más frecuente, bien como medio de apoyo a la economía doméstica o ayudando en tareas de campo o de ganadería (Por ejemplo, recoger frutos o espárragos trigueros o incluso cazar o pescar determinadas especies para comer, lo recuerdo de mis padres y abuelos). Incluso también se han perdido actividades lúdicas en el campo, se prefiere al comodidad del Videojuego o como mucho deportes que nada tienen que ver con la naturaleza. Incluyo algunas zonas rurales porque a pesar de vivir en zonas rurales, prefieren actividades que poco o nada tiene que ver con las de entornos urbanos.Así que es más fácil captar lo que viene de medios del entretenimiento que de la experiencia de la vida pero, si bien antes era frecuente las connotaciones religiosas asociadas a la fauna, ahora son las mismas connotaciones camufladas (No dejan de ser memes culturales que se transmiten aunque se olvide la idea original) pero más enfocada a la Fantasía que se ponga de moda. Pasa algo similar con profesiones o deportes, todas las campañas de educación no sirven de nada cuando tienen éxito ... series de médicos o de abogados; de repente se disparan las solicitudes y hablamos de gente ya casi adulta en que el cliché de una serie de ficción determina su futuro más que los cursos de orientación pre-universitaria. Es fácil empatizar con especie taxonónicamente cercanas, en eso no culpo a Disney o las series de animación porque antes teníamos "la abeja Maya" y eran los mismos clichés y claro, luego de pequeño iba saludando y hablando a las abejas porque eran "buenas y trabajadoras" XD Al desaparecer el contacto con el medio natural o al no tener mascotas donde veas ese mismo tipo de conductas, sólo puedes tirar de clichés. Curiosamente, con las mascotas pasa algo parecido, algunos olvidan que un perro no es un humano peludo a cuatro patas y los humanizan demasiado o ven grotescas ciertas tendencias naturales.

    PD: Me han dejado en estado de schock lo de las cámaras y el vandalismo "anti infanticidio" ¿En serio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie dice que cualquier tiempo pasado, ni mucho menos. Estoy convencido de que la conciencia social sobre la naturaleza es mucho mejor ahora que hace 50 años. Hay comportamientos que ya parecen cosa del pasado, como que por ejemplo a un niño le regalen una escopeta de perdigones en su cumpleaños para cazar pájaros. Pero también es cierto que por otra parte, la sociedad, sobre todo la que vive en las ciudades cada vez está más alejada de la naturaleza y ya la considera algo ajeno. La gente cada vez sale menos al campo y los niños la mayoría de lo que sabe de naturaleza lo saben por la televisión, sin tener experiencias propias, y eso es muy triste.
      Lo de las cámaras es rigurosamente cierto, puedes leer el artículo que enlace en el post. Tienes aquí la referencia: https://www.washingtonpost.com/news/animalia/wp/2016/05/19/when-nest-cams-get-gruesome-some-viewers-cant-take-it/

      un saludo

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Gracias, amigote. Un abrazo y a ver si nos vemos de una puñetera vez

      Eliminar
  14. Esto podría venir a cuento aquí

    http://grijalvo.com/wordpress/2016/03/cz-juan-manuel-grijalvo-animales-2016/

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno el artículo. Justo hoy, casualidad, les enumere varios animales a mis alumnos fe 4ESO y ellos me decían si eran buenos o malos. El daño que ha hecho Walt Disney es increible... se dieron cuenta de lo estupido que es hablar de Buenos y malos y de las ideas tan absurdas que tienen en la cabeza sobre el funcionamiento del medio natural. Me has dado otra idea para la próxima clase... especies autóctonas y exoticas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nieves, pues ojalá hubiera muchos más profesores que hicieran ese tipo de preguntas a sus alumnos. Aunque la educación de los niños nos concierne a todos, está claro que si lo escuchan en clase es mucho más sencillo que lo entiendan.
      un saludo

      Eliminar
  16. Querido David, cuando he leído tu artículo me he quedado "boquiabierto". Te cuento una anécdota que me pasó. Al recoger a los niños a la salida del colegio, encontraron un pollo de hurraca que había caído del nido, cuando fueron a recogerlo se acercaron unos niños y dijeron a mis hijos "no los cojáis que ya vienen luego sus padres y sus hermanitos y se van todos en familia juntos a casa", a lo que mi hijo pequeño respondió "vosotros habéis visto mucho la peli de Bambi". A esto, apareció el padre de los niños, les dijo que no se preocuparan, "que él lo ponía con su familia", y lo lanzó a un tejado, con el resultado de que en cinco minutos apareció un gato y dio cuenta de la hurraca. El comentario de mi hijo no es casual, (pero sí de cosecha propia, de aquí viene lo grato de leer tu artículo), ya que VAMOS al campo un día todas las semanas, y conocen a la perfección todo tipo de animales, grandes, pequeños, mamíferos, reptiles, etc. Les han visto aparearse, nacer, y morir. Entienden a la perfección el concepto de biodiversidad y del equilibro en la naturaleza. Comprenden los cultivos que ven y sus fases de crecimiento, y observan sin más explicaciones la sinrazón de actuaciones como eliminar linderos, monte bajo y utilizar pesticidas en exceso. En definitiva, por mi experiencia, la educación es difícil “si no se toca”, y esto es tan simple como IR y VER, no hacen falta más explicaciones. Esto es algo que he echado en falta en el artículo, …, no estoy muy seguro de que una educación a base de imágenes, sea en fotografía o vídeo, sea lo más acertado, si bien, siempre será mejor que la situación actual dominada por el “efecto Disney”. Un saludo y felicidades por el artículo. Estoy deseando que salga mi hijo del cole para enseñárselo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eugenio, tienes toda la razón. Quizás el principal problema es que los niños salen poco al campo y cada vez estamos todos más alejados de la naturaleza, hasta el punto que ya la consideramos algo ajeno a nosotros. Con el artículo solo quería dejar patente una de las patas de la mesa, pero evidentemente, la fundamental, es la que tu comentas. Yo con mi hijo pequeño hago igual, cuando salimos al campo le voy explicando lo que vemos, desde las hormigas hasta los pájaros, las huellas de los animales en el barro o todo lo que nos va surgiendo por el camino. Estoy convencido de que la primera educación viene de casa, y los padres somos los primeros que debemos enseñarles esas cosas.
      un saludo

      Eliminar
  17. Muy buen artículo, relata un grave problema al que desde la educación ambiental nos tenemos que enfrentar pero también, como señala un comentario más arriba,un problema que se observa en otroas ámbitos como el de los valores sociales. En mi opinión la causa fundamental son los medios de comunicación, empresas cuyo único interés es vender, como es lógico por otra parte. Como educadores, padres, madres y sociedad en general podemos hacer muchos esfuerzos para contrarrestar sus efectos pero no serán suficientes si no controlamos el espejo con el que nuestras crías ven el mundo. La tele: Muy poca y buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gustavo, evidentemente es un problema de todos, seguramente si se viera menos tele y se saliera más al campo, se conseguirían muchas cosas.
      un saludo

      Eliminar
  18. Muy buen artículo. Sobre el nefasto papel que las películas de Walt Disney han tenido en la (de)formación del conocimiento que sobre el mundo natural tienen niños y mayores (básicamente la antromorfización de la naturaleza), vale la pena recordar las palabras de Rafael Sánchez Ferlosio, nuestro grandísimo escritor, quien desde hace años viene insistiendo en considerar a Walt Disney, "como el máximo corruptor de menores de este medio siglo", "por la enorme abundancia y difusión de sus repugnantes producciones", etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toño, pues si, el caso de Walt Disney es un caso aparte dentro de las producciones para niños. Sanchez Ferlosio no es el único que opina sobre el lavado cerebral inducido por los dibujos animados de WD.
      un saludo

      Eliminar
  19. El animal de la primera foto es una garduña, no una comadreja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angeles. Es una comadreja, te lo puedo asegurar.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Por el color se puede decir que es comadreja, pero qué parecido que es al visón! este último es extranjero aquí en la Patagonia Argentina.
      Excelente artículo, en Bariloche la gente (local y turista ) conoce más al perro san Bernardo que a nuestro modelo del parque Nacional Nahuel Huapi, el Huillín (de la familia de las nutrias), es triste cuando te das cuenta que ni saben que existen, y asi estamos... limpian las costas destruyendo sus espacios, contaminan su medio ambiente y matan su alimento. Triste pero realista y hay que informar. Abrazo!

      Eliminar
  20. “...la gente protege aquello que ama. Pero solo amamos aquello que conocemos”. Jacques Cousteau

    ResponderEliminar
  21. Soy profesor de Biología en un instituto y el contenido de tu artículo coincide plenamente con mi experiencia. La mayoría de los adolescentes viven tan sumergidos en un ambiente urbano que perciben el medio natural casi solamente a través de la televisión. En esta predominan, como bien dices, las visiones antropocéntricas de la naturaleza. El resultado es que, en nuestro día a día, los profesores de Biología tenemos que trabajar "contra" los documentales y dibujos animados.

    ResponderEliminar
  22. Excelente artículo. Tuve la suerte de criarme en un pueblo, en una época en la que después del colegio nos daban un bocadillo y una patada en el culo. Nos íbamos al campo a hacer de todo menos cosas buenas. Los canales de riego estaban llenos de renacuajos, ranas, culebras de agua y demás bichos. Cuadrillas de niños y perros que cazábamos ratas de agua. Toda una clase de ecología y vida en libertad que hoy nuestros hijos no podrán vivir. Es una pena pero los tiempos cambian. La responsabilidad de educar es de toda la sociedad, empezando por los padres. Hagamos todo lo que está en nuestra mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. El problema es el que comentas, quizás ahora, que la gente cada vez es más urbana es más necesaria que nunca una buena educación ambiental. Y eso es labor de todos, sin duda.
      un saludo

      Eliminar
  23. Hola David, a mí no me parece mal este tipo de películas porque los niños aprenden valores, a respetar la naturaleza y a empatizar con ella (aunque se trate de flora y fauna de la otra parte del globo). Mi generación ha bebido de las películas Disney y no creo que ninguno confundiera lo que se contaba en ellas con la realidad, es decir, no creo que ninguno pensara que los leones podían alimentarse de insectos (al menos hablo por mí). Además no solo Disney muestra animales antropomorfizados, la cartelera infantil tanto en cine como en televisión está repleta de animales de todo tipo haciendo cosas que no les corresponden.
    Lo que sí que me parece mal es que los niños apenas tengan contacto con la naturaleza, ya sea por la educación que se imparte por escuelas y por los propios padres como por la sobreprotección actual. Hoy en día, por desgracia, muchos de los padres llevan a los niños entre algodones. Y oye, entiendo que no quieras que le pase nada a tu hijo pero quizá tanta sobreprotección sea perjudicial para él. Los niños tienen que vivir, tienen que ver animales en directo y en diferido y tienen que conocer que el león se comerá a la gacela si ésta no corre lo suficiente.
    Yo creo que la responsabilidad de que los niños aprendan sobre naturaleza recae en nosotros mismos. Tenemos la responsabilidad de acercar la naturaleza a los niños de un modo u otro pero claro, no a todo el mundo le gusta este ámbito (refiriéndome principalmente a los adultos, cada cual tiene sus gustos al fin y al cabo) y por tanto no tendrán esa iniciativa. Además de que como opción fácil y rápida siempre tendrás la tele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marquisse, estoy de acuerdo en que el fondo puede ayudar a despertar ciertos valores aunque la forma en muchas ocasiones pueda ayudar más a distorsionarlos. Sin ánimo de ser conspiranoico, no descartaría que el objetivo de esos dibujos fuera potenciar ciertos hábitos.
      En cuanto a la responsabilidad, estoy totalmente de acuerdo en que es de todos nosotros.
      un saludo

      Eliminar
  24. Genial post. Nos ha encantado, totalmente de acuerdo. El desconocimiento de la fauna y flora local es sorprendente. Se acentúa todavía más en los núcleos urbanos donde la desconexión con el medio antural es galopante.
    En referencia a la humanización de los rasgos animales y la influencia de Walt Disney os dejo aquí un interesante artículo del genial divulgador Stephen Jay Gould donde analiza la evolución de los dibujos de Mickey Mouse desde su origen: http://faculty.uca.edu/benw/biol4415/papers/Mickey.pdf ("HUMANS FEEL AFFECTION for animals with juvenile features: large eyes, bulging craniums, retreating chins ...").
    De nuevo enhorabuena.
    Saludos del equipo de Ecología Azul (https://ecologiaazul.com/)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xandre. El artículo de Gould es muy bueno. Hay algún trabajo clásico de Konrad Lorenz y de Eibl-Eibesfeldt sobre las proporciones infantiles y su uso para despertar la ternura y el afecto. Evidentemente los que hacen los dibujos animados tienen muy claro cómo lo tiene que hacer para vender el producto.
      un saludo

      Eliminar
  25. Muy buen artículo. Hay que perseverar...

    ResponderEliminar
  26. Buen apunte y apasionante tema, pero no hace falta tampoco irse a la educación infantil (aunque muy probablemente ahí este buena parte del meollo).
    Yo mismo, hace unos años que me dio por la pesca al currican en kayak bromeaba con los amigos un día que pesqué un buen pez: "Si llego a pescar un tigre de bengala ó un cebra keniata te digo toda su biología y un comportamiento reproductivo, pero he sacado un pescao a 10 kmts de mi casa y NO SE NI LO QUE ES NI COMO SE LLAMA!!"

    Y te lo dice alguien con más de 40 años de naturalismo y que puede presumir de buenos conocimientos naturalistas y biológicos y de mucho interés/dedicación al tema... pero de pesca/peces marinos estoy pez (ahora menos)...

    Nota: Era un jurel! :D

    ResponderEliminar
  27. buenas noches:
    No quiero parecer impertinente y quizás me equivoque, pero croe que la foto 1, es una Garduña ¿?
    Por lo demás buen articulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan p., te puedo asegurar que era una comadreja, la tuve a menos de 3 metros y no había duda ninguna. La garduña, aparte de ser más del doble de grande que la comadreja tiene un aspecto completamente distinto, no solo por la forma de la cabeza, también por otros rasgos como la forma y extensión de la mancha blanca del pecho.
      un saludo y gracias por la visita

      Eliminar
  28. Hola! Muy buen post. Refleja con exactitud el problema al que nos enfrentamos aquellos que conocemos porque hemos estudiado y/o por experiencia un poco el campo.

    Yo vivo en Alicante y aquí al campo se le llama comúnmente el secarral. Todo bosque donde no haya un pino y ciervos trotando no merece ser protegido. Vivo en una de las provincias más montañosas de España y de las menos valoradas en este aspecto. Digamos que aquí solo interesa la playa y el resto es eso, un secarral sin importancia en el que de vez en cuando te encuentras víboras a las que hay que pisarle la cabeza (culebras inofensivas), jabalíes destroza cultivos y provoca accidentes o comepájaros (llámese por la prensa provincial a aquellas rapaces que se comen los periquitos preciosos que ha comprado una señora en la pajareria para tenerlo en el balcón muriéndose del asco encerrado).

    Bueno, que me estoy calentando. Me están dando ganas de escribir algo también en mi blog porque aquí hay tema para rato.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias