Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cuantos más jabalíes se cazan, más aumentan sus poblaciones

El jabalí (Sus scrofa) es un mamífero artiodáctilo que pertenece a la familia de los suidos y que es el ancestro salvaje de nuestro cerdo doméstico. Una de las características del jabalí es su caracter omnívoro y su gran adaptabilidad, por lo que puede encontrarse en una gran variedad de hábitats, desde bosques de coníferas, bosques atlánticos, dehesas, marismas, campiñas e incluso ambientes muy humanizados. 


El carácter oportunista del jabalí le ha permitido explotar prácticamente todos los recursos disponibles, ya que aunque su dieta está formada básicamente por alimentos de origen vegetal, también incluye una importante fracción de alimentos de origen animal, sobre todo invertebrados, aunque puede comer anfibios, huevos e incluso carroña y por supuesto aprovecha a gran cantidad de desperdicios generados por nosotros, tanto en vertederos como en pueblos y ciudades.

Esta gran adaptabilidad, la escasez de depredadores naturales, la gran disponibilidad de alimento o los cambios drásticos en el hábitat son algunas de las causas que se han propuesto para explicar lo que es un hecho innegable, que las poblaciones de jabalíes, no solo en España sino en el resto de Europa, han experimentado un incremento muy notable en los últimos años.


Ante este incremento poblacional, la medida de gestión que se ha adoptado casi por unanimidad es la de incrementar el número de cacerías. Baste como ejemplo que solo en Asturias, en los últimos 15 años se han cazado más de 116.000 jabalíes (SADEI), pero a pesar de eso se estima que durante ese periodo su población ha pasado de 6000 ejemplares a 60.000. 

Y esta tendencia es igual en el resto de España, cada año se incrementan las capturas de jabalí pero la población sigue aumentando exponencialmente. Y al mismo tiempo que aumentan las poblaciones aumentan los daños en cultivos y también otros problemas como los accidentes de tráfico, lo que a su vez hace que se aumente la presión sobre gestores y gobernantes para que se intensifiquen las cacerías. Solo en el periodo comprendido entre 2005 y 2014 el número de jabalíes cazados en España se había incrementado en un 188% según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.

¿Por qué aumenta la población de jabalíes?

Como ya he comentado antes, los jabalíes son animales oportunistas y muy adaptables, que han sabido aprovechar los recursos disponibles en un medio ambiente alterado como el actual y de esta forma han aumentado sus tasas de supervivencia y de reproducción. Algunos autores han apuntado que en un contexto de cambio climático como el actual, unas mayores temperaturas y una menor frecuencia de nevadas en algunas zonas, permiten a estos animales acceder más fácilmente al alimento durante el invierno, lo que tiene un efecto directo sobre su condición física y por lo tanto sobre su éxito reproductivo (Jedrzejewska et al. 1997).

Pero además de esto, los jabalíes responden rápidamente ante la presencia de recursos tróficos abundantes temporalmente, incrementando  su éxito reproductivo y por tanto su tasa de crecimiento poblacional. Un ejemplo de este tipo de recursos que sufren variaciones anuales en su abundancia es la cosecha de algunos frutos, como por ejemplo las bellotas o los hayucos.

Después de analizar una serie de datos obtenida a lo largo de varias décadas en Alemania y el este de Europa, un grupo de investigadores del Research Institute of Wildlife Ecology, en Austria, confirmó que los jabalíes adaptaban sus estrategias vitales dependiendo de las condiciones ambientales y de la producción de semillas, adelantando la madurez e incrementando la fertilidad, lo que tenía como consecuencia un aumento de la tasa de crecimiento poblacional. Si las condiciones eran malas, con poca disponibilidad de alimento, las hembras jóvenes no adelantaban la madurez y el compromiso entre reproducirse tempranamente o destinar los recursos disponibles a sobrevivir, se inclinaba a favor de la superviencia. En las hembras adultas, por el contrario, no se observó una relación directa entre las condiciones ambientales y la fecundidad (Bieber & Ruf, 2005).

Esta capacidad de responder a los picos de alimento modificando sus estrategias vitales, unida a las condiciones ambientales actuales y a la transformación del hábitat, podrían explicar en gran parte porque los jabalíes están incrementando sus poblaciones exponencialmente en los últimos años. Pero hay otros factores que también están contribuyendo a ese aumento poblacional.

¿Puede ser la caza deportiva el antídoto contra el jabalí?

Como he comentado antes, la respuesta de la Administración ante el incremento poblacional del jabalí ha sido la de incrementar la presión cinégética sobre la especie. Aunque en un principio parece lógico que si se eliminan individuos de una población, esa población se reduzca, los datos confirman que está ocurriendo justo lo contrario, ya que a pesar del aumento de cacerías, la población de jabalíes sigue aumentando. Y no solo en España sino en todos los países de Europa en los que esta especie está presente. 

Hemos visto que los jabalíes responden rápidamente a las condiciones ambientales y a la disponibilidad de alimento modificando sus estrategias vitales. Pero hay varios estudios que han confirmado que no solo el alimento puede afectar al adelanto de la edad de madurez, sino que al igual que ocurre en otros organismos, una intensa presión de depredación puede hacer que las hembras maduren antes y que además tanto el número de camadas, como el número de crías por camada, se incremente de igual forma.


Los patrones de supervivencia de las hembras de jabalí difieren de los observados en otros ungulados en los que también se presentan elevadas tasas de mortalidad natural. En un estudio realizado en una zona de Francia en la que había una presión cinegética muy elevada se confirmó que las altas tasas de mortalidad debidas a la caza eran responsables de que las hembras invirtieran muchos más recursos en la reproducción en detrimento de su propia supervivencia, de esta forma, las hembras adelantaban su edad de primera reproducción a costa de morir más jóvenes, lo que explicaba que a pesar del incremento del número de animales cazados cada año, la población siguiera aumentando (Toïgo et al., 2008)
 
Relación entre la mortalidad por caza anual y el total número de jabalíes a) machos y b) hembras cazadas cada año en la población de Chateauvillain-Arc, Francia (1983- 2003). Círculos y línea negros: rayones; Cuadrados abiertos y línea discontinua: ejemplares de un año; cruces y línea punteada: adultos.

Tanto en machos como en hembras, se observó que cuantos más animales se cazaban, más animales había al año siguiente, pero en el caso de las hembras, al invertir más recursos al adelantar la reproducción, la mortalidad era mayor, por lo que en la población la proporción de juveniles respecto a adultos resultó mayor en las hembras que en los machos. Cuando se compararon poblaciones sometidas a distinta presión cinegética, se observó que la contribución de las hembras juveniles a la reproducción era mucho mayor en las poblaciones en las que esa presión era más fuerte (Sabrina et al., 2009)

El efecto de la presión cinegética sobre el incremento de las poblaciones de jabalíes ha sido confirmado en otros países, como en Suecia o Alemania, y confirma que si se pretende gestionar esta especie es necesario adoptar una nueva estrategia, ya que la caza no solo no es efectiva sino que contribuye a agravar el problema.

NOTA: haced clic sobre las figuras para verlas a mayor tamaño

Referencias
- Bieber C & Ruf T (2005) Population dynamics in wild boar Sus scrofa: ecology, elasticity of growth rate and implications for the management of pulsed resource consumers. Journal of Animal Ecology 42: 1203-1214.
- Jedrzejewska B, Jedrzejewski W, Bunevich AN, Milkowski L & Krasinski A. (1997) Factors shaping population densities and increased rates of ungulates in Bialowieza Primeval Forest (Poland and Belarus) in the 19th and 20th centuries. Acta Theriologica 42, 399–451.  
- Sabrina S, Gaillard JM, Toígo C, Brandt S & Baubet E (2009) Pulsed resources and climate-induced variation in the reproductive traits of wild boar under high hunting pressure. Journal of Animal Ecology 78: 1278–1290
- Toïgo C, Servanty S, Gaillard GM, Brandt S & Baubet E (2008) Disentangling Natural From Hunting Mortality in an Intensively Hunted Wild Boar Population. Journal of Wildlife Management 72(7):1532–1539





19 comentarios:

  1. Enhorabuena por el artículo. Sólo apuntar que en la situación en la que actualmente están las poblaciones de jabalí pienso que no podemos prescindir del control poblacional que ejercen los cazadores. Si dejasen un sólo año de cazar, las poblaciones se dispararían y los daños, a diversos niveles y sectores, serían muy elevados. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pelayo,

      gracias por tu comentario. El problema del jabalí es muy complejo y seguramente necesitaría de un análisis muy profundo que desgraciadamente ahora mismo no se está haciendo desde las administraciones. Por supuesto que habría que actuar en varios frentes, desde restauración del hábitat, no permitir el acceso a fuentes de alimentación antrópicas y probablemente un tipo de caza selectiva que ahora no se suele practicar.

      un saludo

      Eliminar
    2. y en que consiste esa caza selectiva?

      Eliminar
    3. Eso lo tendrán que decir los gestores, lo normal sería que se asesoren con especialistas en la especie y no como ahora que lo único que se hace es aumentar cupos, batidas y licencias y en la mayoría de los casos disparar a lo que aparece.
      un saludo

      Eliminar
    4. Yo estoy a favor de prohibir totalmente la caza. De hecho Costa Rica fue el primer país en hacerlo hace unos años y no se los ha tragado la fauna. El problema es cuando te cargas la cadena alimentaria y prescindes de las especies depredadoras que mantienen en equilibrio sistema como el lince, el lobo o el zorro para tirar de plomo. Únicamente en la cabeza de los cazadores es necesaria la caza.

      Eliminar
  2. Interesante forma de intentar buscar argumentos en contra de la caza. El hecho que sin ella hoy en día tendríamos muchos más problemas. Tampoco entiendo mucho cuando se habla de pérdida de depredadores naturales del jabalí no se incluya el propio hombre… ¿El hombre no está dentro los ecosistemas? ¿No hay competencia interespecifica por los recursos con el jabalí, como con otras especies?

    En vez de rebatir estos estudios, que seguramente tienen parte de razón en sus conclusiones (visión enfocada en un entorno), haré otras preguntas. ¿Sabemos que dinámicas poblacionales había en el entorno colindantes de estas zonas de estudio? ¿La presión cinegética se ha hecho de forma homogénea en todos los territorios conectados con la zona de estudio? ¿Sabemos a qué individuos tenían como objetivo estos cazadores?

    El hecho de extraer o cazar animales en un entorno determinado aumenta el efecto sumidero (liberamos espacio y aumentan recursos) para otros individuos conectados con esta zona (balance inmigración y emigración) no asegurando ese equilibrio. La única forma de reducir las poblaciones sería cazar de forma homogénea todas las áreas y entornos conectados a la zona de estudio para asegura el control o el equilibrio de la primera. ¿Se ha hecho la misma presión en los entornos colindantes, se han dedicado el mismo esfuerzo, se ha hecho de forma homogénea, hay la misma disponibilidad de recursos, hay mejores condiciones ambientales, etc, etc, etc en estos entornos colindantes?

    Otro punto importante es si estos estudios tienen en cuenta qué población objetivo tienen los cazadores. ¿Se cazan animales de todas las edades, sobre todo las crías o juveniles (productividad) (ley de caza prohibía) o sólo cazan individuos grandes (adultos)(sesgo cultural, “como más grande mejor”)? El hecho de que en la mayoría de veces ocurra la segunda opción, se eliminan hembras dominantes y territoriales (no dejar entrar otros individuos) que guían a sus crías a zonas más seguras (minimizan actividad en zonas agrícolas) y no dejan que sus crías entren en producción (ya que sino perderían su jerarquía), se consigue un efecto negativo. El hecho de cazar sobretodo animales juveniles y crías se estabilizaría más rápidamente las poblaciones ya que buscaríamos controlar la productividad de la especie, como hacen otros depredadores naturales (todo y que estos no entienden de equilibrio sino intentar supervivir). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El el artículo no se exponen opiniones, sencillamente se exponen los datos de varios estudios. Y los datos son claros. En cuanto a los trabajos, en uno de ellos se comparan zonas con distinta presión cinegética y los resultados están claros, ya que la población crece más en las zonas donde se caza más, y las zonas están situadas en su entorno. Y eso es un hecho empírico y no una opinión personal.

      En cuanto a los análisis, en la metodología exponen claramente que han usado varias variables, no solo la caza, sino tambien la disponibilidad de alimento y las condiciones ambientales.

      Lo que se expone en el artículo son los resultados de una gestión de una especie basada en la caza como método de control poblacional. Para buscar argumentos en contra de la caza hay muchos más que ya he expuesto en otros artículos.

      un saludo

      Eliminar
  3. Aquí, en Alemania, donde yo resido, he observado en los últimos 15 años un crecimiento impresionante de la población de jabalíes. Paralelamente a este hecho se puede constatar un aumento considerable en la extensión de los cultivos de maíz. En cuanto la fase de crecimiento del maíz comienza, es fácil observar cómo hordas enteras de jabalies se instalan en ellos, donde pueden vivir como en Jauja y, bien cebados, esperar tranquilamente las inclemencias del invierno

    ResponderEliminar
  4. Hay muchas variables que están potenciando el incremento de las poblaciones de jabalí. Lo que si es cierto es que en zonas donde nos se caza, vease núcleos urbanos, las densidad e impacto de los jabalíes cada vez es mayor. Este incremento se debe no solo a la disponibilidad de alimento ( también se debe a que en los entornos de las ciudades la especie encuentra protección al no poder cazarse en ellas). Por otro lado, en los últimos diez años las poblaciones españolas de jabalí dónde han experimentado un mayor crecimiento es precisamente en las Comunidades Autónomas en las que hay una menor actividad cinegética. Debes tener en cuenta por ejemplo dónde se han realizado estos trabajos que citas, ya que en algunas ocasiones los estudios realizados en otros países de Europa no son extrapolables a la Península Ibérica. En el trabajo de Sabrina en concreto, la población estudiada tenía una baja densidad de población y vivía en un bosque altamente productivo, por lo que los recursos alimenticio per cápita eran altos, lo que conducía a un alto rendimiento reproductivo, al eliminar hembras adultas, las juveniles (teniendo recursos disponibles), mostraban un mayor potencial reproductivo. En fin, que en estos momentos teniendo en cuenta los daños económicos y sanitarios (esto es fundamental) que implican a la especie, renunciar a la caza como medio de control poblacional me parece algo atrevido. La caza no debe ser la única herramienta de gestión que debe ser empleada para abordar la situación, pero no debe dejarse de lado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cazadores borrachos, cazadores que viajan con la escopeta cargá pa tirar desde el todocaminos, escopeteros que matan zorros pa que cuando el señorito vie de valencia pegue los tiros mas rápido, en grandes fincas los empleados que lo son pa guisar y atender las casas donde se hospedan presentan quejas escritas a los sindicatos pq les obligan a buscar el perico y pilinguis pa los monteros o cazadores que se hospedan a mi me han encañonado, si ties huevos tiras la escopeta y hablamos o lo que haga falta. le tiran a las aguilas cuando creen que nadie les ve, dejan disparar a crios cuando creen que nadie les ve

      Eliminar
    2. Antes puse un comentario anónimo, me llamo Paula, pero podría poner cualquier nombre.

      Eliminar
  5. El aumento de la población de jabalíes es directametne proporcional al abandono del campo "tradicional" que se conocía de pequeños labradores y a su sustitución por un campo "industrial" de grandes extensiones de monocultivos, principalmente los forrajeros. No hay mas vueltas que darle. Los sereshumanos llevamos siglos modificandol biotopos y los biotopos siempre acaban encontrando su equilibrio. Estamos tranformando las zonas rurales en el espacio perfecto para que prosperen estos y no otros animales. Hace 60 años dominan las perdices y conejos (eran plagas)... ¿alguien los recuerda?

    ResponderEliminar
  6. A la vista,tanto del artículo,como de varios de los comentarios expuestos,rebatiendo,al menos parcialmente,las conclusiones derivadas del mismo,cabría discernir que no está claro si la caza es,o no,un freno a la expansión de la especie . Yo,sin entrar en argumentaciones técnicas,para las que no me considero habilitado,lo que creo incuestionables son las dos afirmaciones que a continuación expongo :
    1- Año tras año,se incrementa el número de cacerías de jabalí.
    2-Año tras año,se incrementa el número de jabalíes,que llegan ,incluso,a pasearse por el centro de nuestras ciudades,como Pedro por su casa

    A partir de aquí,que cada cual saque sus conclusiones.Yo,desde luego,no creo que la solución a la,a todas luces excesiva proliferación de la especie,sea incrementar el número de escopetas en los montes.Si ,como es evidente,esta expansión demográfica,se ha producido especialmente en los últimos años,más bien deberíamos fijarnos,en la cantidad de recursos que hemos puesto a disposición de estos animales (vertederos),a la drástica reducción de sus depredadores naturales,que nosotros hemos propiciado,sin olvidarnos,claro está,del cambio climático,cada día más evidente,y en el que,obviamente,tenemos una gran responsabilidad

    ResponderEliminar
  7. Esta claro que el problema no es sencillo de resolver y que el crecimiento de la población no se puede explicar por una sola causa, sino por un cúmulo de circunstancias, que van desde la modificación del hábitat que beneficia a una especie generalista como el jabalí, por el cambo climáticio que con inviernos más suaves permite a los animales llegar a primavera con mayores reservas, y también la proliferación de cultivos extensivos y otras fuentes de alimentos añadidas, como los vertederos.
    Por otra parte, también hay que añadir que en el sur de España hay fincas de caza donde se ceban y mantienen unas densidades muy superiores a las naturales y muchos de esos animales escapan incorporándose a las poblaciones salvajes.
    De lo que trata el artículo, basándose en datos empíricos es que las medidas que se están aplicando actualmente, que casi exclusivamente pasan por incrementar el número de cacerías no solo no atajan el problema sino que lo incrementan. Y hay que tener en cuenta que la respuesta de los jabalíes de adelantar la madurez sexual e incrementar la fecundidad no es una respuesta rara en la naturaleza, ya que ocurre en muchos animales presa cuando aumenta la presión de depredación.
    Es evidente que el problema no se soluciona aumentando el número de batidas, así que habrá que buscar otras alternativas, pero parece que a los gestores no les interesa consultar a los expertos y prefieren resolver el problema por la vía más fácil, aunque sea contraproducente.
    un saludo

    ResponderEliminar
  8. Los datos sugieren que, con amplia disponibilidad de recursos tróficos (gradiente energético), la caza con los criterios que se están usando, provoca un cambio adaptativo que aumenta la velocidad no solo reproductiva sino también del consumo de recursos disponibles.
    Tiene algunas similitudes con el efecto rebote producido cuando se reintroduce un lince: la población de conejos aumenta. Aquí el problema es mas complejo, pero podría resumirse como una falta de enfoque sistémico tanto a la hora de decidir sobre cual es el problema, como cual es la solución.

    ResponderEliminar
  9. Tema polémico donde los haya. Buen artículo David, no quiero entrar al trapo por que me caliento, jejeje. Que pases unas felices fiestas y los mejores deseos para 2018, a ver si nos vemos pronto para celebrarlo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán, un abrazo y para enero nos vemos, que hay que seguir con las tradiciones.
      felices fiestas y lo mejor para el 2008

      Eliminar
  10. Felicidades por el artículo. Muy muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. Es de pura lógica.

    Es el problema de crear un negocio alrededor de un "problema"; que, a la larga, va a haber lobbies a los que no les interese que el problema desaparezca, sino que se perpetúe para poder seguir sacando beneficio mientras se posicionan a sí mismos como "salvadores" ante el mismo (Oh, ironía...).

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias