Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 24 de junio de 2011

El beso de la muerte

Notonecta glauca succionando los fluidos corporales a una larva de efémeroptero

Estamos acostumbrados a ver documentales de grandes depredadores, de leones en la sabana africana cazando ñus y cebras, pero no solemos prestar atención a ese tipo de escenas cuando ocurren a nuestro alrededor, y sobre todo cuando los animales implicados no miden mas de unos pocos centímetros.

Unos de los hábitats mas salvajes y donde las relaciones entre depredadores y presas son mas intensas son las charcas temporales. A diferencia de las sabanas, las charcas son lugares donde todo transcurre a una gran velocidad, donde las comunidades animales y vegetales se desarrollan en unas pocas semanas y donde el principal objetivo de la mayoría de seres vivos es crecer y desarrollarse a la mayor velocidad posible para escapar antes de que desaparezca el agua.

En las charcas, los depredadores suelen ser insectos con grandes mandíbulas o con picos y aguijones especializados para inyectar enzimas y disolver los tejidos. Los nadadores de espalda (Notonecta glauca) son unos de esos depredadores, que cazan al acecho a otros insectos acuáticos e incluso a otros animales mucho mayores que ellos, como renacuajos o pequeños peces.


Pero si en la charca hay un depredador realmente temible, ese es el ditisco (Ditiscus sp.), y en particular su fase larvaria, con  sus enormes mandíbulas capaces de capturar casi cualquier cosa, y con una agresividad que hace que lleguen incluso a saltar fuera del agua para capturar sus presas. Las larvas de ditisco son cazadores visuales y sus seis ojos sencillos, son capacaces de detectar cualquier ligero movimiento en sus proximidades.

El cazador cazado

Ni siquiera las Notonectas están a salvo de este superdepredador. Afortunadamente para nosotros sólo mide unos 3 cm de longitud, porque sólo con verlo de cerca podemos hacernos una idea de en quién se inspiraron para crear muchos de los aliens y otros monstruos que pueblan las películas de terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias