Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 16 de mayo de 2016

Las amenazas de Don Vito

A Vito Corleone le gustaba que se cumplieran sus sueños y tenía métodos muy persuasivos para  que tanto él como los miembros de su familia lograran alcanzarlos. Johnny Fontane, ahijado de Don Vito, le pidió que convenciera a Jack Woltz, un afamado productor de Hollywood, para que éste le diera el papel principal de una película que estaba a punto de comenzar a rodar. Fue entonces cuando el Don envió a Hollywood a Tom Hagen, su consigliori, para que tratara con él y que le hiciera una oferta que no podría rechazar. Jack Woltz odiaba a Johnny Fontane y cuando Tom le comentó por primera vez la oferta de El Padrino, le contestó airadamente que Johnny nunca trabajaría con él por muchos italianos que vinieran a presionarle, e incluso amenazó con usar sus contactos en el FBI y la Casa Blanca si seguían acosándolo.

Por la tarde, Jack Woltz, al darse cuenta realmente de a quién representaba Tom, lo invitó a su casa y durante un paseo por la finca le presentó orgulloso a Khartoum, su precioso campeón pura sangre que había comprado por más de medio millón de dólares. A pesar de que la conversación fue más cordial que la que habían tenido anteriormente, Jack se mantuvo en sus trece y volvió a decirle a Tom que nunca contrataría a Johnny Fontane para una de sus películas. Al regresar a Nueva York y comentarle a Don Vito la respuesta del productor, Don Vito le dijo a Tom que no se preocupara, que él lo arreglaría.




Al la mañana siguiente, Jack se despertó en su enorme cama con la sensación de que algo raro habia pasado. Miró sus manos y vio que estaban ensangrentadas. Al principio pensó que la sangre era suya, pero comprobó que no era así ya que no tenía ninguna herida. Cuando levantó las sábanas de seda, que estaban empapadas en sangre, descubrió horrorizado la cabeza de Khartoum a los pies de la cama.

Pocos días después, Johnny ya se encontraba rodando la película. La "sutil" amenaza de los Corleone habían hecho su efecto y no fue necesario insistir más para que consiguiera el papel protagonista. Las amenzas de la mafia siempre han sido una poderosa arma de negociación.

Foto: Diario El Comercio (14/05/16)

Hace un par de días, un lobo apareció ahorcado del cartel del pueblo de Espineo, en el concejo de Lena y cuando vi la fotografía en el periódico recordé inmediatamente la escena de Jack Woltz y el decapitado Khartoum. No es la primera vez que vemos esta imagen en Asturias, hace poco más de un año, otro lobo apareció en las mismas circunstancias ahorcado a la entrada del pueblo de Tíos, también en Lena. Aquella tampoco había sido la primera vez ya que desde 1998 se tiene constancia de escenas similares, en las que al igual que hace un año, y como seguramente ocurrirá con el lobo de Espineo, no aparecieron culpables, ningún vecino, abrirá la boca. Es la Omertá, la ley del silencio, como ocurre después de los incendios forestales, como ocurrió el pasado diciembre. Nadie ha visto nada, nadie ha oído nada, nadie sabe nada.

Quizás al que ha ahorcado a ese lobo del cartel no le hayan gustado que la Fiscalia esté investigando a 10 personas por presunta estafa en el cobro de los daños de lobo. Quizás todavía siga molesto por la investigación que comenzó hace dos años en la que la Fiscalía acusaba de estafa a 200 ganaderos por el doble cobro de las indemnizaciones de los daños de lobo. Lo que está claro es que quiere mandar un aviso, ¿pero a quién? ¿Quién es Jack Woltz en esta historia? ¿Sera el ecologista que pide que se cumpla la legislación vigente? ¿Será el gestor y el político que no le da todo lo que pide?

Aves tiroteadas en la Reserva de la Ría de la Villa. Foto: El Comercio (31/12/16)

El 30 de diciembre de 2009, un individuo mató y luego colgó de una valla los cadáveres recientes de una garza, dos garcillas bueyeras, una urraca, un mirlo y un estornino.Y no los colgó en una valla cualquiera, los colgó  frente al centro de interpretación de la Ría de la Villa (Asturias) porque sabía que allí aparecería la prensa y se daría difusión a su valiente acción. Junto a esta macabra exposición, este aprendiz de Don Vito colgó una nota dirigida al guarda mayor de la reserva y al director de la misma en la que hacía sorna de su actitud pidiendo que le ayudaran a identificar cuál de esas aves estaba protegida. Nunca se supo nada mas, aunque como me comentaron algunos amigos que conocían la historia, se sabía perfectamente quién era. Cosas de la mafia, supongo.

En todos estos casos, el que ha dejado esa prueba de sangre ahorcada con sus propias manos pretende que se le de todo lo que pida, que se le deje hacer y deshacer a su antojo, pretende decirle a la administración y de paso a todos nosotros, que en el campo manda la familia y que nadie les tiene que decir como hacerlo. Y a la vista de lo que está ocurriendo en los últimos años, parece que las amenazas funcionan. Tras la aprobación del nuevo plan del lobo, se han aumentando los "controles" de esta especie, incluso dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, pero además, no sólo se encargará la guardería de esta masacre, ahora también podrán matarlos los cazadores aficionados. Y todo esto ha ocurrido cuando los datos oficiales muestran la baja incidencia de los ataques de lobo sobre la cabaña ganadera, y cuando los trabajos científicos no solo los confirman, sino que también demuestran que los "controles" son contraproducentes, ya que tienen como consecuencia un aumento de los daños. Pero todavía no están conformes, quierén más, quieren su total eliminación, como piden poder quemar el monte a pesar de los incendios, y como piden desbrozar y que además lo paguemos todos con nuestros impuestos.

La consejera de Agroganadería del Principado de Asturias nunca se ha escondido, y hace unos pocos años posaba sonriente junto a los que exigen el exteriminio del lobo, esos que seguramente estén sonriendo y aplaudiendo la escena del lobo ahorcado. Amenazar sale barato cuando hablamos del Medio Ambiente. En el verano del 2013, el regidor de pastos de la Montaña de Covadonga, en pleno corazón del Parque Nacional de Picos de Europa, uno de los más acérrimos defensores del exterminio del lobo, le mandó un mensaje a esa misma consejera: «Si no hay batidas en condiciones, tendremos que hacer como hacían los pastores de antes: empezar a poner veneno». Tampoco pasó nada, a pesar de que el uso de veneno es un delito y esa declaración era una amenaza en toda regla.

¿Hasta cuándo tendremos que aguantar estas amenazas mafiosas? ¿Hasta cuándo seguiremos viendo como algunos se permiten tomarse la justicia por su mano sin que pase nada? ¿Hasta cuándo el gobierno asturiano seguirá cediendo y vendiendo su alma por un puñado de votos?

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Germán. A mi todo esto me pone de muy mala leche.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Lo lamentable es que,como siempre,y como bien apuntas,las "hazañas" de esos canallas quedarán impunes,de un lado, por la inacción y la estulticia de quienes deberían prevenirlas y,en su caso,sancionarlas como se merecen,y de otro,por la cobardía miserable de quienes callan y encubren.Ojalá algun día ,unos y otros,encuentren el merecido premio a sus acciones.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema. La ley del silencio. Entre los que no hablan y los que no quieren tomar cartas en el asunto porque no les conviene políticamente, estamos como queremos.
      Un saludo

      Eliminar
  3. El problema es que los lobos no dan votos a los políticos ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero piensan que matandos si se los darán. Solo hace falta ver sus programas electorales, que parecen una competición a ver quien es el que más mata. El representante del PP dijo literalmente que quería exterminarlos.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Por aportar algunas burradas más. En Sanabria:
    http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2009/01/28/comarcas-aparece-muerta-tiro-loba-mantenida-cautividad-ocupar-centro-robledo/330659.html

    Y aquí, en Ourense. Un pastor me comentó (como broma con gracia) que envenenaron a cinco lobos en la zona de Manzaneda, y los colocaron en la pista, alineados, para que los guardas no dejaran de verlos.

    Este tipo de bravuconadas son muy del estilo de esta gente.

    Por otra parte, habría que asegurarse que los ganaderos son indemnizados por las pérdidas en el ganado (el problema son las pruebas), pues también es cierto que la conservación no puede sostenerse sobre la aceptación de pérdidas de los ganaderos, sino de toda la sociedad. Es lo justo.

    Por otra parte, creo que sería momento de plantear de una vez la legitimidad de que una actividad privada como la ganadería extensiva, se sostenga mediante el uso y abuso de espacios públicos. En concreto, debería vetarse la entrada de ganado en los espacios de media y alta montaña, los más frágiles. Incluso aunque sean de propiedad privada. Retirar ese uso de los ecosistemas montanos. La tierra sigue siendo suya, nadie se la quita, pero no puede volver a subir ahí el ganado. Se siente.

    Desde un punto de vista estrictamente conservacionista, es lo lógico. Ahora bien, es un suicidio político, una declaración de guerra en el rural en toda regla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas preguntas, y sobre todo como dices, el uso de lo público para una actividad privada y además subvencionada con dinero público son cosas que se deberían haber empezado a hablar hace tiempo. Y la respuesta de por qué no se hace la constestas tú mismo en el último párrafo, porque sería un suicidio político, ni más ni menos.
      un saludo

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias