Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 27 de febrero de 2011

Sapos parteros mas acá de Orión

Sirio y Orión sobre una cantera abandonada

Hace unos pocos días hablaba en este blog de Júpiter, el planeta gigante que parecía seguirme por las noches. Pero entre los astros y constelaciones que podemos ver durante el invierno en el hemisferio norte, la protagonista indiscutible es Orión, que destaca en la noche por su gran tamaño y por su forma característica.

Si nos fijamos un poco, sin necesidad de prismáticos, podremos ver que la estrella que se encuentra en la parte superior izquierda de esta constelación es distinta que las otras, sobre todo porque su color es más anaranjado mientras que las otras estrellas principales son blancas. Esta estrella diferente es Betelgeuse y su color anaranjado se debe a que se trata de una supergigante roja, que se encuentra en las últimas fases de su vida, poco antes de transformarse en una supernova y desaparecer. Aun falta un millón de años para que eso ocurra (aunque en tiempo astronómico sean unos pocos minutos), pero recientemente, los astrónomos han comprobado que en los últimos 15 años, Betegeuse ha menguado significativamente de tamaño sin saber exactamente el motivo.

El jueves pasado había estado despejado durante todo el día por lo que aproveché para acercarme al oscurecer a una cantera abandonada a ver si conseguía cazar a Orión. Había estado allí hacía unos días y había imaginado el sitio por el que aparecería. Y efectivamente allí apareció, escoltado por Sirio, la estrella mas brillante que podemos ver desde la Tierra.

Mientras montaba el trípode y ajustaba los parámetros de la cámara oí un ruido familiar, un tui tui que hacía ya unos cuantos meses que no escuchaba y que no había sentido hacía una semana cuando estuve en ese mismo sitio. No había duda de que se trataba de un sapo partero, el primero que oía este año. Para los que no los conozcáis, los sapos parteros son unos anfibios muy especiales, ya que los machos transportan y cuidan los huevos que pone la hembra hasta que hacen eclosión.

Macho de partero recogiendo la puesta de la hembra

No es nada fácil encontrar a una pareja en el momento de la puesta, de hecho, en mas de 15 años pateando el monte de noche sólo los encontré una vez. Después de la puesta, la pareja se separará y el macho llevará enredado entre sus patas traseras el cordón de huevos hasta que cuando los renacuajos estén a punto de eclosionar se acerque al agua para liberarlos.

Pues esa noche los pequeños parteros, quizás animados por las suaves temperaturas, salieron de su amodorramiento invernal y empezaron a cantar para atraer a las hembras. Primero fue uno, luego le siguió otro y otro mas, y al cabo de una hora la cantera se había convertido en una orquesta donde varios cientos de machos competían entre sí para ver quien tenía el canto mas potente. Para los que no hayáis escuchado un coro de parteros os animo a que afinéis el oído y os déis un paseo por el monte en una noche de primavera, no os defraudará. Si encendéis los altavoces podéis escuchar uno de estos cantos en este enlace.

Poco mas se le puede pedir a una noche de febrero.

5 comentarios:

  1. ¡Sí señor! Todo un ejemplo. Caballeros, aprendan. Fascinante noche, desde luego. Qué ruidito tan tierno: parece más la llamada de un cachorrito de perro a su madre. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa esa foto de Orión,ampliandola se puede ver hasta la nebulosa.
    Muy buena,un saludu.

    ResponderEliminar
  3. Estupendas fotos.
    Puede que te interese este enlace, sino lo conoces ya:
    celestia.es

    ResponderEliminar
  4. Hola Yoli, conozco el programa, aunque todavía no tuve tiempo para meterme mucho con él. Por ahora me manejo un poco con el Stellarium, pero aun me queda.
    Gracias por la visita y el enlace.
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Muy guapa la composición de Orión y una nueva cosa que he aprendido de los sapos, un saludo

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias