Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 7 de marzo de 2011

El truco del cuco para nacer antes que sus hermanastros

Pollo de cuco recién salido del nido

La primavera ya se acerca y dentro de unos días empezaremos a escuchar el familiar canto del cuco (Cuculus canorus) en nuestros campos. El cuco es una especie conocida por todo el mundo por su particular forma de reproducción, ya que no crían a sus pollos sino que ponen sus huevos en los nidos de otros pájaros insectívoros para que los cuiden por ellos. Esta tarea no es sencilla y al contrario de lo que pudiera parecer requiere mucho esfuerzo de búsqueda de nidos apropiados y seguimiento de las parejas de los futuros padres adoptivos. Y por supuesto las hembras de cuco deben asegurarse de que ponen su huevo en el momento oportuno, justo antes de que comience la incubación.

A lo largo de millones de años de evolución conjunta, parásitos y huéspedes han luchado por ganar la batalla. Unos intentando que sus huevos no sean reconocidos y los otros tratando de desenmascarar al impostor y así evitar el engaño. Los cucos han logrado imitar casi a la perfección el tamaño y la pigmentación de los huevos de la especie parasitada y por su parte, los huespedes han aumentado su capacidad para distinguir y evitar el fraude, atacando a los cucos nada mas verlos en las proximidades de su territorio y en última instancia abandonado el nido, incluso con la puesta completa, si tienen alguna duda de que un huevo sospechoso se encuentra en él (Pozgayová et al, 2010). Siempre será menos costoso realizar una puesta de reposición que perder una estación de cría alimentando al hijo de un extraño.

Pero una vez que la hembra de cuco ha puesto su huevo en el nido apropiado el éxito aun no está segurado. Ahora debe ser el pequeño cuco el que tenga que luchar por su supervivencia. El huevo del parásito será incubado por sus padres adoptivos hasta que eclosione y a los pocos minutos de haberse liberado de la cascara instintivamente expulsará el contenido del nido. El recién nacido apoyará sus patas sobre el fondo del nido y cargará sobre sus espaldas los huevos, e incluso los otros polluelos de sus padres adoptivos y los echará fuera.

Movimientos de expulsión de huevos y pollos del nido (Tomado de Anderson et al, 2009)

Esta tarea le puede llevar mas de una hora y le ocasionará un enorme desgaste energético del que se recuperarán rápidamente (Anderson et al, 2009). De todas formas este esfuerzo se verá recompensado con creces, ya que a partir de ese momento el pequeño cuco será el dueño y señor del nido, y sus padres adoptivos trabajarán incansablemente para proporcionarle todo el alimento necesariohasta que complete su desarrollo.

Pero en toda esta estrategia hay una pequeña limitación. El comportamiento ritualizado e innato de expulsión del contenido del nido sólo dura unas pocas horas después de la eclosión por lo que es fundamental que el pequeño cuco nazca antes que sus hermanastros o pocas tiempo después, ya que de otra forma estos serían demasiado grandes para ser expulsados del nido.

Estados de desarrollo de los huevos de cuco recien puestos (arriba) y de pinzones cebra recien puestos (medio) y tras 24 horas de incubación.

En un artículo publicado recientemente por el grupo de Tim Birkhead, estos investigadores observaron el grado de desarrollo de los huevos de varias especies de cuco en el momento de la puesta y lo compararon con el estado de desarrollo de los huevos de otras especies de aves (Pinzones cebra, palomas, etc) en distintos momentos de la incubación.

Los resultados fueron sorprendentes, ya que comprobaron que las especies de aves parásitas retenían el huevo durante 24 horas en el oviducto una vez formado, de esta forma en el momento de la puesta su estado de desarrollo era similar a los huevos que habían sido incubados durante un día o incluso mas tiempo. Esta incubación intracorporea se conseguía en parte gracias a que estas especies parásitas tenían un intervalo de puesta entre huevo y huevo de 48 horas, mientras que las especies de paseriformes no parásitas ponían un huevo diario. Este intervalo de puesta permitía que el huevo permaneciera en el interior de la madre a una temperatura de unos 40ºC durante un día extra, con lo que el periodo de incubación por parte de los padres adoptivos se acortaba.

Referencias

Anderson MG, Moskát C, Bán M, Grim T, Cassey P, & Hauber ME (2009). Egg eviction imposes a recoverable cost of virulence in chicks of a brood parasite. PloS one, 4 (11) PMID: 19907639

Birkhead TR, Hemmings N, Spottiswoode CN, Mikulica O, Moskát C, Bán M, & Schulze-Hagen K (2011). Internal incubation and early hatching in brood parasitic birds. Proceedings. Biological sciences / The Royal Society, 278 (1708), 1019-24 PMID: 20880882

Pozgayova, M., Prochazka, P., Polacikova, L., & Honza, M. (2010). Closer clutch inspection--quicker egg ejection: timing of host responses toward parasitic eggs Behavioral Ecology, 22 (1), 46-51 DOI: 10.1093/beheco/arq163

6 comentarios:

  1. Siempre me ha llamado la atención que no haya aves vivíparas, dada la facilidad que tienen los reptiles (víboras, eslizones, lacértidos...) para alcanzar esta condición...

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier, cuando leía el artículo pensé exactamente lo mismo. Reteniendo el huevo en el oviducto durante unos cuantos días se ahorrarían la incubación, pero evidentemente debía haber alguna pega que impidió que evolutivamente esa estrategia fuera ventajosa frente a incubar los huevos.

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo. Impresionan las fotos del polluelo empujando los huevos. Muy buenas.

    ResponderEliminar
  4. No veo el comentario de Javier no.

    Ángeles.

    ResponderEliminar
  5. Ángeles, Javier es el nombre del autor del blog de macroinstantes.

    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Desde luego la naturaleza siempre nos enseña algo y esto es nuevo para mi,!que cabrones los cucos¡jejeje, se las apañan para nacer los primeros y asi ser los únicos del nido. Interesante el tema.
    Gracias por enseñarmelo
    Un saludo

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias