Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 22 de noviembre de 2011

Hibridaciones de salmones y truchas en los ríos cantábricos

Macho de trucha fecundando parasíticamente la puesta de una hembra de salmón en presencia de un macho de salmón

La naturaleza del aislamiento reproductivo es un punto central en biología evolutiva. Por regla general existen mecanismos que impiden los cruzamientos entre especies similares, ya sea porque hay diferencias en la época de reproducción, por diferencias de tamaño entre machos y hembras o por diferencias en comportamiento, de forma que las hembras no responden a las insinuaciones de los machos o los machos no encuentran atractivas a las hembras de otras especies.

A pesar de esto, los casos de hibridación no son del todo infrecuentes en la naturaleza y se suelen producir cuando se rompe el aislamiento entre las especies. Esa ruptura se puede deber a que entran en contacto al desaparecer las barreras físicas que las separaban o por ejemplo porque un cambio climático haga que se adelante la fenología reproductiva de una especie y de esa forma su época de reproducción se solape con la de otra similar.

Hembra de salmón haciendo el nido en presencia de un macho de salmón y un macho de trucha

También puede ocurrir que una de las dos especies implicadas sufra un descenso poblacional tan acusado que algunas hembras tengan dificultades para encontrar machos adecuados de su especie y acaben apareándose con un macho de una especie similar "como mal menor". En estos casos, hay barreras biológicas que reducen las posibilidades de que un espermatozoide extraño pueda fecundar al huevo, e incluso, aunque se produzca fecundación, existen unas nuevas barreras que pueden impedir el desarrollo de los embriones una vez fecundados (barreras postzigóticas). Pero a pesar de todo, en algunos casos esas barreras no son suficientes y se producen hibridos intraespecíficos.

Salmones y truchas en una zona común de puesta

Desde hace unos años han empezado a aparecer en varios ríos europeos híbridos entre truchas comunes (Salmo trutta) y Salmones atlánticos (Salmo salar). En algunos lagos escoceses, el porcentaje de híbridos alcanzó el 18% del total de juveniles de ambas especies. En Asturias, algunos estudios hablan de un porcentaje cercano al 5%. Una de las causas que se han apuntado para explicar este aumento de las hibridaciones es el descenso poblacional tan acusado que está sufriendo el Salmón Atlántico, que hace que muchas hembras de salmón acaben apareandose con grandes machos de trucha al no encontrar pretendientes adecuados de su propia especie.

Otra explicación sería la existencia de machos de trucha que parasitan a las hembras de salmón durante la puesta mientras el macho dominante no se entera, fertilizando un alto porcentaje de los huevos. Curiosamente, todos los híbridos observados en la naturaleza correspondían a descendientes de hembra salmón y macho trucha y nunca procedían del cruce inverso. A este fenómeno se le llama hibridación asimétrica.

Un macho de salmón lucha con un macho de trucha por la posesión de un frezadero

En un trabajo que publicamos este año, demostramos la existencia de barreras postzigóticas que impedían el desarrollo de los embriones de los cruces de hembra trucha x macho salmón, al incrementarse la mortalidad poco antes de la eclosión, de forma que tan sólo un 5% de esos hibridos sobrevivía a las primeras semanas de vida y muchos de ellos presentaban importantes malformaciones. Estos resultados explicarían en gran medida la presencia de hibridación asimétrica en nuestros ríos.

Porcentaje de peces supervivientes desde la fecundación hasta 6 semanas despues de la eclosión (banda gris oscuro: eclosión; banda gris claro: absorción del vitelo). La línea superior corresponde a truchas puras, la segunda a híbridos de hembra salmón x macho trucha, la tercera a salmones puros y la inferior a híbridos de hembra trucha x macho salmón.

Por el contario, los híbridos de hembra salmón x macho trucha tenían tasas de mortalidad similares a las de los cruces puros de truchas y salmones. Asimismo, el aspecto externo de estos híbridos es casi idéntico a los salmones puros, por lo que es muy posible que el porcentaje de híbridos entre los peces considerados como salmones sea mucho mayor que ese 5% que comenté anteriormente.

La hibridación entre salmones y truchas puede representar un problema añadido a la alarmante situación que están sufriendo las poblaciones de Salmón atlántico y sería un motivo mas para aumentar la protección de la especie, prohibiendo la captura de reproductores y dejando a los peces que desoven libremente en los ríos.

Referencias

Álvarez, D. & Garcia-Vazquez, E. (2011). Maintenance of asymmetric hybridization between Atlantic salmon (Salmo salar) and brown trout (Salmo trutta) via postzygotic barriers and paternal effects Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Sciences, 68 (4), 593-602 DOI: 10.1139/F11-004

6 comentarios:

  1. ¿Se sabe si esos híbridos salmón y trucha con fértiles? ¿Van al mar como los salmones o se quedan en el río como las truchas? ¿los reos tienen algo que ver con esos híbridos? ¿Qué son los reos? ¿truchas caprichosas con ganas de conocer el mar?

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Manuel, a ver, por partes,
    - algunos de esos híbridos son fértiles y se llegan a cruzar con salmones en la segunda generación. En algunos trabajos se ha visto que hay introgresión de genes en salmones después de esos cruces.
    - Esos híbridos esguinan y van al mar, se comportan como salmones.
    - Los reos son truchas exactamente iguales que las que se quedan en el río, sólo que algunas tienen una estrategia distinta, esguinan como los salmones y se van al mar, mientras que otras se quedan. Yo he visto en algunas familias criadas en cautividad, que unos hermanos esguinaban y otros no, o sea, que si se puede decir que en parte son truchas caprichosas que quieren conocer el mar.
    - Los reos cuando retornan al río a reproducirse son de mayor tamaño que las truchas de la misma generación que se quedaron, por lo que tienen mas posibilidades de competir con los salmones y cruzarse con las hembras. Uno de los que aparece en las fotos pegándose con un salmón es un reo y casi de su mismo tamaño.

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy interesante David. Muchas Gracias por compartirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Dios, que sorpresa de investigaciones nos presentas tan interesantes, nunca pensé que truchas y salmones se puedan hibridar, claro que con las putadas que les hacemos, algo tiene que ocurrir después.
    Lo de los Reos, la leche, unos al agua salada, otros no, bueno, aquí la "Lisa" que es como una lubina basta de aguas de puertos,etc, también se mete en los humedales dulces. Bueno que te voy a contar yo a tí! Saludos a ti y a tu zagalillo.

    ResponderEliminar
  5. Muy,muy interesante,este artículo y todo el blog,animó con el! Nacho Rodríguez.

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias