Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 18 de diciembre de 2012

Año de Ampelis


A principios de noviembre los ornitólogos escoceses e ingleses alertaban acerca de la irrupción de grandes bandos de Ampelis (Bombycilla garrulus) procedentes de Escandinavia. A las pocas semanas, estos bandos se empezaron a ver más al sur hasta que llegaron las primeras noticias sobre su presencia al otro lado del Canal de la Mancha. Todo parecía indicar que era cuestión de tiempo que llegaran a la Península Ibérica, como ocurrió a finales de 2010, cuando se produjeron unas cuantas observaciones de esta especie (1,2) que no se registraba en la Península desde hacía muchos años y tan sólo en un par de ocasiones.


Y efectivamente, a principios de este mes, tres ejemplares se vieron durante unas pocas horas mientras se alimentaban en una espinera en la Ría de la Villa, y posteriormente se localizaron más ejemplares solitarios o en pequeños grupos, curiosamente todos en Asturies (Siero, Elías García y Xuan Cortés y Sotres, Juan Martínez). La última observación corresponde a un ejemplar de primer invierno que fue encontrado por Manuel Quintana en Avilés el 11 de este mes, curiosamente en el mismo sitio donde otro ejemplar de la misma edad permaneció entre febrero y abril de 2011. Hoy pude acercarme hasta allí y aunque llovía y la luz era muy mala le pude sacar unas pocas fotos testimoniales.


Muchas veces se escucha que las irrupciones de estas especies tan norteñas se deben a intensas olas de frío y a las dificultades de las aves para resistirlas, pero yo no lo tengo tan claro. Personalmente creo que lo más probable es que estas aves se muevan hacia el sur en busca de alimento, debido a un mal año de frutos en el norte o a medida que se estos se vayan agotando. No parece demasiado lógico que una especie que soporta rutinariamente durisimos inviernos de varias decenas de grados bajo cero, emigre en masa hacia el sur exclusivamente por una bajada de temperaturas un poco mayor que la media anual.

Este año, las espineras (Crataegus monogyna) por las que los Ampelis parecen sentir una especial predilección, se encuentran muy cargadas de frutos, por lo que no sería raro que hubiera muchos más ejemplares de esta especie por nuestros montes. La presencia de un pequeño grupo de estos arbustos en una zona urbana como Avilés, rodeada de otras especies "menos apetitosas", es lo que parece condicionar la presencia casi constante de ese ejemplar solitario que apenas se mueve de la zona. A pesar de que zorzales, mirlos y currucas se alimentan continuamente de las bayas, aun hay suficiencte alimento para todos, por lo que es probable que si no se siente molestado pueda permanecer varias semanas en el mismo lugar. Por cierto, mientras hoy estábamos observándolo, apareció un gavilán y el ampelis se fue volando y no regresó en la siguiente media hora que permanecimos allí.

NOTA: desde esta última observación del 18 de diciembre, el ampelis de Avilés no se ha vuelto a ver por la zona a pesar de que varias personas han acudido a ver si había suerte.


3 comentarios:

  1. Excelentes imágenes, David. La belleza de este ave, que a mí me tiene el corazón "robao", hace que pocas imágenes resulten "testimoniales". Como dices en tu entrada, tuve la suerte de ver en Sotres, un grupo de 4 ampelis,junto a un gran bando de zorzales reales, comiendo de un seto de varias espineras cargadísimas de bayas. Fue un encuentro casual, pues iba a Tresviso y no tenía mucho tiempo para observarlos. Comparto tu opinión sobre los desplazamientos de estas aves relacionados con la disponibilidad de alimento. No en vano, al día siguiente volví con la cámara para intentar fotografiarlos, y no había ni rastro de ellos ni de los zorzales. Bueno, miento, el rastro era que ¡No habían dejado ni una sóla bolina en las espineras!Una pena, pues el marco era incomparable,ya que el reflejo de la nieve les daba la luz y el color que los hace tan singulares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, la verdad es que son unos bichos preciosos. Yo tuve la suerte de ver una "invasión" cuando vivía en Glasgow hace unos años y era increíble ver bandos enormes comiendo en los jardines de las casas.
      Es una pena que no hubieras podido fotografiar los que viste en Sotres porque el sitio si que merece la pena.
      un saludo

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias