Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 27 de enero de 2014

Las salamandras del Oviedo antiguo: un estudio histórico y biológico


Aunque no existe un acuerdo entre los historiadores a la hora de datar el origen de Oviedo, se suele aceptar el año 761 como el punto de arranque de la ciudad, ýa que fue el momento en el que se supone que los monjes Máximo y Fromestano se asentaron en una colina en lo que hoy es el casco antiguo de la ciudad. De todas formas, otros autores, como Fernandez-Buelta y Hevia, hablan de un Oviedo de fundación romana anterior al S. VIII.

En ese lugar, el Rey Fruela, en el año 768 ordenó el levantamiento de la primitiva Basílica de San Salvador, que después de varios añadidos y remodelaciones dio lugar a la actual Catedral de Oviedo. De todas formas, el florecimiento de la ciudad llegó de la mano de Alfonso II (791-842), que trasladó la corte a Oviedo y planificó una serie de construcciones, sobre todo eclesiásticas, que junto con el antiguo monasterio de San Vicente fueron cerrados con una muralla. Esta antigua muralla se fue modificando y ampliando su perímetro durante los siguientes siglos, y se culminó a finales del S. XIII, después de que el rey Alfonso X el Sabio ordenara la construcción de una nueva muralla en 1258.

Fotografía aérea del Oviedo antiguo. Línea azul: perímetro de la muralla de Alfonso II según Uría Ríu (1974). Línea roja: perímetro de la muralla de Alfonso X. Las marcas rojas indican los lugares donde se han encontrado salamandras

Esta última muralla de 1400 metros de perímetro,4 metros de alto y 2,20 metros de ancho, resguardaba una urbe de 11,4 hectáreas. En la actualidad aún se conservan varios fragmentos de esta última muralla, sobre todo en la calle Paraíso.

Estas construcciones amuralladas sirvieron de alguna manera para aislar a la población que vivía intramuros, sobre todo formada por personas del clero, de la mayoría de la población, que se asentaba en las zonas extramuros. Pero además de servir de barrera para las personas, hubo algunos animales que quedaron atrapados en su interior. De esta forma, lo que anteriormente era una población continua en la que se producía un transito de individuos sin dificultad, se fue transformando en un conjunto de pequeñas poblaciones fragmentadas que poco a poco se fueron aislando unas de otras.

Entre estos animales, unos anfibios de movimientos lentos y pausados, las salamandras, quedaron atrapados en estas pequeñas islas urbanas hasta nuestros días, pero sus hábitos nocturnos y su comportamiento discreto las ha mantenido ocultas a los ojos de los miles de personas que pasan a diario por estas calles, que ni siquiera sospechan de su existencia. El hecho de que estas salamandras tuvieran la capacidad de parir a sus crías totalmente desarrolladas sin necesidad de pasar por una fase acuática, les permitió sobrevivir en un ambiente en el que la presencia de masas de agua permanente era prácticamente nula.

Salamandra labrada en un capitel del claustro de la Catedral de Oviedo

Pero estos animales no pasaron desapercibidos para todo el mundo. Durante los últimos siglos, en las noches lluviosas y templadas, las sacaveras, que es como se conoce a las salamandras en Asturies, salían de sus escondites entre las piedras de los muros para alimentarse y buscar pareja. Y los artesanos y canteros que construyeron la catedral de Oviedo y muchos de los muebles que hay en su interior, dejaron constancia de ellas en sus obras, junto a representaciones de otros animales, tanto reales, como osos, lobos o caballos, como imaginarios.

Figura de una salamandra tallada en la sillería del coro de la Catedral de Oviedo

Después de haber investigado todos estos indicios y de haber escuchado a varias personas hablar de estas salamandras, sólo quedaba una cosa, comprobar que seguían ahí. En los últimos años se han llevado a cabo varias obras de restauración, tanto en la catedral como del resto de edificios históricos del casco antiguo, que en algunas ocasiones han implicado el rejunteado de los muros de piedra y el pavimentado del suelo. ¿Habrían logrado sobrevivir las salamandras a estas obras o las habríamos perdido para siempre?

Patio de Pachu el Campaneru en la Catedral de Oviedo

Pero había un problema añadido, para confirmar la presencia de las salamandras había que acceder un día de lluvia después de anochecer, pero todas los lugares en los que se había documentado presencia histórica estaban en propiedades privadas a los que no se podía entrar libremente. Tengo que admitir que pensé que me tendría que conformar con mirar desde fuera, pero mis dudas se despejaron después de hablar con Don Benito Gallego, el deán de la Catedral, que se mostró muy interesado en el tema desde el principio y que no sólo me dejó acceder sino que me prestó las llaves para que pudiera entrar cuando considerara que era el mejor momento. Sólo tuve que esperar al primer día de lluvia y a las 9 de la noche abrí la reja del Patio de Pachu el campaneru, en el Tránsito de Santa Bárbara, para buscar a las salamandras.

Al bajar las escaleras comprobé que habían cubierto el suelo de grava y que sólo había unas pocas manchas de hierba, sobre todo en el perímetro. En un primer vistazo no vi ninguna salamandra, a pesar de que la noche era perfecta, y llegué a pensar que ya no las encontraría, pero después de unos minutos rebuscando con la linterna, en una esquina de la catedral, entre unas hierbas apareció una macha negra y amarilla.


Ahí estaban. No tardé en encontrar unas cuantas más, que iban asomando de las pequeñas grietas de los muros o caminaban lentamente entre la poca vegetación herbácea del perímetro. A pesar de que tenía referencias de su presencia, me dio una gran alegría encontrarlas, ya que me seguía pareciendo asombroso que esta población hubiera sobrevivido aislada en una parcela de 400 metros cuadrados durante más de 1000 años.

Después de este primer éxito tenía que intentar confirmar la presencia de salamandras en el resto de zonas posibles que se encontraban dentro del perímetro de la muralla (Monasterio de las Pelayas y Casa Sacerdotal), que al igual que las situadas en la catedral, eran propiedades de la Iglesia. Y al igual que me ocurrió en la catedral, aunque al principio pensé que iba a tener muchas dificultades, fue todo lo contrario y la respuesta no pudo ser mejor, ya que además de interesarse por el estudio me permitieron acceder sin problemas a todos los lugares que les propuse.

Un rincón en el patio de Las Pelayas donde encontramos varias salamandras

Después de varios meses de muestreo, hemos podido confirmar la presencia de salamandras en 28 parcelas de la ciudad, tres de las cuales están situadas dentro del perímetro de la antigua muralla de Alfonso II (el Patio de Pachu el Campaneru, el Cementerio de los Peregrinos y el Monasterio de las Pelayas), y otra más en los jardines de la Casa Sacerdotal, que se encuentra dentro de la muralla construida en el reinado de Alfonso X.

Puntos en los que se ha confirmado la presencia de Salamandras en Oviedo. Los puntos rojos son las poblaciones en las que ya se han recogido muestras para los análisis genéticos

Además de confirmar la presencia de salamandras, hemos recogido muestras de tejido de algunos individuos en varias de estas parcelas para estudiar el efecto de la fragmentación del hábitat sobre la estructura genética de estas poblaciones, ya que la construcción de barreras arquitectónicas o viarias ha podido impedir el libre tránsito de individuos, limitando, o incluso eliminando totalmente, los movimientos de emigración e inmigración entre las distintas poblaciones.

Este aislamiento obligado puede ocasionar a largo plazo fenómenos de deriva génica, ya que al reducirse el número de individuos reproductores se limita también el número de genotipos en la población. Después de varios años, se podría haber producido diferenciación entre poblaciones debido a una diferente combinación de material genético.

En la mayoría de los ambientes naturales resulta imposible datar con precisión la aparición de estas barreras a la dispersión, pero en los ambientes urbanos es posible encontrar documentación en la que figuren las fechas de edificación de murallas o fosos, o el año de construcción de carreteras u otras infraestructuras que han podido actuar como barreras.

¿Se habrán diferenciado estas poblaciones entre sí después de todos estos años?¿Cual es el tamaño mínimo que puede tener una población aislada para sobrevivir?¿Estarán realmente aisladas o habrá una migración subterránea que permita la conexión entre poblaciones? Espero que podamos resolver estas preguntas y alguna más en un futuro próximo, pero mientras tanto seguiré buscándolas en las noches de lluvia en las aceras de mi ciudad.

Por cierto, 2014 es el año de la Salamandra, ¿lo sabíais?

Estos trabajos los estoy realizando en colaboración con Guillermo Velo-Antón, del Centro de Investigação em Biodiversidade e Recursos Genéticos (CIBIO), y con Daniel Oro, del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA).

Agradecimientos
Quisiera agradecer a Don Benito Gallego, a Sor Rosario del Camino Fernández-Miranda y a Don Amalio Bayón, todas las facilidades que me han dado para acceder a los patios de la Catedral de Oviedo, al Monasterio de las Pelayas y a la Casa Sacerdotal. También quisiera agradecerle a Jacobo Blanco y a Gaspar Fernández-Cuesta la cesión de varios planos antiguos y la información que me facilitaron sobre las distintas fases de urbanización de Oviedo. Quiero agradecer especialmente a Araceli todas las indicaciones y contactos que me facilitó para poder localizar los distintos sitios dentro del Oviedo antiguo y la documentacion historíca que me consiguió. Y por supuesto, también quisiera agradecer a todas las personas, muchas más de las que esperaba, que me pasaron datos sobre localizaciones de salamandras dentro de la ciudad, y especialmente a Belén, que me avisa cada vez que se encuentra una por el antiguo.

NOTA: haced click en las fotos para verlas a mayor tamaño

43 comentarios:

  1. Hola, paisano ;)
    Tengo la duda de si no habrá, a lo largo de los muros, algún sumidero o algún tipo de cavidad por la que puedan entrar o salir. También si ha habido periodos con los muros derribados entre 1934 y 1938.
    De niños siempe nos inculcaron el miedo a las sacaveras y seguro que ha contribuido a que ahí sigan.
    Gracias por compartir estas cosas y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ovetus,
      pues no se puede descartar, evidentemente. Seguramente algún paso quedaría y alguna hubiera podido pasar, de todas formas seguramente que el tránsito se reduciría mucho.
      Una de las cosas que esperamos obtener mediante los análisis genéticos es si realmente hubo aislamiento, aunque en tiempo biológico 1000 años es muy poco, si realmente quedaron poblaciones muy pequeñas es previsible que los fenómenos de endogamia se incrementaran y con ellos la variabilidad.
      A ver que nos dicen los resultados.
      un saludo y gracias por la visita

      Eliminar
  2. Estupendo post, y me alegro que no hubiese quedado truncado con el famoso "con la iglesia hemos topado". Un trabajo muy interesante del que me siento participe, aunque solo sea por la referencia de la calle del Muerdago :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estorbíin,
      gracias a todos vosotros por pasarme los datos, me fueron de mucha ayuda para no ir a ciegas.
      En cuanto a lo de la iglesia, tengo que reconocer que había pensado que iba a ser mucho más difícil, pero fue todo lo contrario, no sólo se mostraron muy interesados sino que me dieron muchas más facilidades para trabajar de las que esperaba.
      un saludo

      Eliminar
  3. ¡Qué buena entrada David! No me quiero ni imaginar las fabulosas conversaciones que habrás mantenido con Guillermo Velo-Antón y Daniel Oro sobre éste y otros casos parecidos, como el de la población de salamandras de la isla de San Martiño. Supongo que los biólogos le debéis tener un especial cariño a un animalito que os está sirviendo para aclarar tantas cuestiones relacionadas con el apasionante campo de la biología evolutiva. Como dices, es una gran suerte que hayáis podido fechar el momento en que se construyeron esas edificaciones que han actuado como barreras entre poblaciones ¿Habrá transcurrido suficiente tiempo para que esas poblaciones aisladas de salamandra hayan desarrollado diferencias entre ellas? Cuéntanos algo cuando tengas los resultados, ¿vale?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel, pues si que hemos tenido conversaciones sobre salamandras. A mi personalmente es un bicho que siempre me gustó, me parecen una auténtica pasada.
      No sabemos si habrá pasado mucho tiempo, ni si siquiera esas poblaciones están tan aisladas como pensamos. Los resultados lo dirán y cuando haya algo ya lo contaré aqui.
      un saludo

      Eliminar
  4. Hola David,
    un tema muy interesante, sobre todo el rebuscar en los datos historicos. A mi me recuerda al caso de los erizos aislados aqui dentro del casco urbano. Solo que estos te los encuentras atropellados y cada vez menos.

    Cesar

    ResponderEliminar
  5. A ver qué es lo que dicen esos análisis genéticos: cuando sepas cómo son de distintas por ese aislamiento de 1.000 años de duración, cuentanoslo, por favor. Si hay mucha endogamia, cabe pensar que padezcan raras enfermedades o malformaciones, por debilitamiento del sistema inmune y la aparición de enfermedades recesivas. Si no hay diferencias genéticas, supongo que habrá que pensar en la posibilidad de que estos animales son capaces de romper ese aislamiento, que puede ser solo aparente, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanma, los resultados aún tardarán un poco pero ya los iré contando.
      Por ahora, al menos as simple vista, no se observan malformaciones.
      un saludo

      Eliminar
  6. Sacadas a la luz pública tras siglos de aislamiento. Espero que no intervenga el FHP...demasiadas pistas.
    Por otra parte, no puedo ignorar la ironía...la Iglesia contribuyendo a desvelar los misterios de la biología evolutiva :).

    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto, como comentaba, afortunadamente siguen saliendo a pasear las noches de lluvia, casualmente las noches a las que le gente le gusta menos salir.
      un saludo

      Eliminar
  7. Interesantísima entrada, David. Ojalá que no tarden mucho los resultados del trabajo.
    A mí también me apasionan las sacaveras. Casi todas las noches salgo a "pastorear" las que viven al lado de mi casa. Ya conozco varios de sus refugios y en una ocasión pude observar una puesta de larvas.
    Un saludo,
    Felipe P. Melero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Felipe,
      a ver que resultados obtenemos, me imagino que aun tardarán porque todavía estamos acabando de recoger las muestras, pero ya tenemos optimizados los microsatélites.
      La verdad es que son unos bichos chulísimos, no entiendo como hay gente que les puede tener miedo o asco.
      un saludo

      Eliminar
  8. Cuanto aprende uno contigo David. Excelente entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, gracias por la visita. Me alegro de que te haya gustado.
      un abrazo

      Eliminar

  9. Un par de alemanes con similar interés:
    http://www.youtube.com/watch?v=AELGWve353M

    Un abrazo David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo,

      ya lo había visto, me lo pasó una amiga hace unas semanas. Es parte de un documental del National Geographic de hace unos años y contaban parte de la historia de las Salamandras de Oviedo. De hecho, aunque la subespecie bernardezi la descubrió José Bernardez en los taludes de la antigua estación del Vasco, en Oviedo, él mandó los ejemplares a Alemania, que fue donde la describieron.
      un saludo

      Eliminar
  10. Enhorabuena por tu post... realmente interesantem.

    ResponderEliminar
  11. No dejas de sorprenderme David. En esta entrada has convinado dos temas que me apasionan; salamandras e historia.Una convinación perfecta, como la tónica a la ginebra o el aceite al tomate...
    Desde Castro-Urdiales un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán,
      combinan como el DYC y la Coca Cola. A mi también me gusta mucho el tema histórico y me está prestando mucho este trabajo. Estoy descubriendo cosas históricas alucinantes.
      un abrazo y ya quedamos para subir al Candina.

      Eliminar
  12. Me gustó mucho David....
    Ya sabes que en los ultimos años me está interesando sobremanera la historia del medievo y sus edificaciones, pero sin que supere aún la vieja pasion por la historia natural, por lo que diste de lleno en una tematica que me intriga y entusiasma.
    Además las salamandras son mis vecinas, ya que tengo una pequeña población en el prau de casa y las paredes de piedra.
    Saludos
    Xurde Gayol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xurde,
      me alegro de que te ya gustado.Ya sabía que últimamente andas tanto a piedres como a bichos, y en este caso, tener eso al lado de casa es una pasada.
      Seguro que todavía hay muchísimo más que aprender.
      un abrazo

      Eliminar
  13. Entrada guapa, guapa David. Que trabajo tan apasionante el que nos relatas, esperamos ansiosos que nos cuentes más resultados cuando los haya. Un abrazu
    J. A. García Fernández

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose,
      los resultados de genética aun tardarán, tenemos bastante avanzado pero llevará unos meses. Ya iré contando lo que vaya saliendo.
      un abrazo

      Eliminar
  14. Muy buen artículo. Me quedo con la parte de análisis genético, pero muy interesante en general.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés,
      me alegro de que os haya gustado,
      un saludo

      Eliminar
  15. Combinado, combinación se que no es excusa pero esto de escribir con el movil es lo que tiene, jeje
    Un abrazo y lo de Candina cuando quieras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán, jeje, proximidad de letras en el teclado, aceptado, jeje.
      A ver si mejora el tiempo y podemos ir, porque si sigue lloviendo así cada vez se va a parecer más a lo que pasó el año pasado y no vemos el sol hasta mayo.
      un abrazo

      Eliminar
  16. En la calle La Regenta en el edificio de soportales frente al colegio de la Ería hay una zona verde con gran abundancia de ejemplares.
    Saludos, Javi.

    ResponderEliminar
  17. Buenísimo artículo David! Una maner muy elegante de evaluar los efectos de la fragmentación de las poblaciones. Espero ansioso los resultados.

    Luismi

    ResponderEliminar
  18. Hola,yo estudie en el colegio amor de dios en la calle Evaristo Valle y recuerdo verlas por los muros y jardines de los patios del colegio,sobre todo cuando era mas pequeño.Se q hicieron una ampliación del colegio q redujo los jardines y q bueno los niños al verlas pues quien sabe las pueden pisar o cualquier cosa igual q podíamos hacer nosotros de pequeños,pero si q era bastante habitual verlas.
    nose si te puede servir de algo jaja
    un saludo
    David lana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David,
      ya lo apunto, en esa zona no las tenía controladas. Muchas gracias.
      un saludo

      Eliminar
    2. Nose yo tengo ese recuerdo pero bueno ya pasaron unos años jajá.
      Respecto a lo de los sumideros o grietas en los muros es posible q se puedan comunicar pero seria mas entre los grupos que quedaron dentro de los muros y por ejemplo las de la catedral con las del patio de las pelayas que con salamandras digamos del exterior y eso es lo interesante.
      muchas gracias por tu blog
      un saludo
      David lana

      Eliminar
  19. Pues delante de mi portal hay un pequeño jardìn con una poblaciòn de salamandras.
    Algo alejado del Antiguo, en La Corredoria.
    Buscando informaciòn sobre ellas llegué a este artìculo.
    Son preciosas.
    Lo que una puede llegar a aprender por prestar atenciòn a un pequeño animal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia,
      gracias por tu comentario, a mi también me parecen unos animales preciosos.
      Me alegro de que te haya gustado el artículo.
      un saludo

      Eliminar
  20. Enhorabuena por el artículo. Hoy sale en la prensa que el ayuntamiento acepta solicitar la protección de la salamandra.Buenísima noticia sin duda.¿Qué medidas se podrían tomar para mantenerlas?
    No se si ya existe algo parecido pero me parecería interesantisímo colocar paneles informativos en puntos donde se tenga constancia que las hay (patio de Pachu el Campaneru p.ej.) explicando su historia,biología etc...
    Estaré al tanto de nuestras Salamandrina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, si todo sale bien, tenemos previsto terminar el estudio genético y poblacional y luego hacer una buena campaña divulgativa para dar a conocer estas poblaciones singulares a todo el mundo.

      En cuanto a las medidas activas para protegerlo, estamos pensando en ello a ver como lo podemos hacer.

      un saludo

      Eliminar
  21. En Villafría, más que en la calle Muérdago, yo las he visto en la calle Gaspar García Laviana (la prolongación que llega al chalé de Villafría), que tiene un talud de hierba y salen de allí a la acera. Me ha encantado encontrar este artículo, porque este invierno las vi por primera vez un día que llovía "a mares" cuando había anochecido. Eran docenas, y como no tenía ni idea que vivían en Oviedo, me resultó muy curioso. Después, las he visto varias veces.
    Saludos.
    Ana

    ResponderEliminar
  22. Hola David.lei ahora el artículo aunque ya hace tiempo habia leído la noticia. Te quería comentar q aqui en gijon en cimadevilla. ..concretamente en el cerro santa catalina donde el elogio del horizonte hay una población de salamandras q viven completamente aisladas.te lo comentaba xq no se si lo sabias pero me extraña que nunca lei ningun articulo ni noticia sobre ello en ningun medio y creo q también serian dignas de estudio.viven en los jardines del elogio...entre sus bunkers y muros y sospecho q tambien en las arquetas del alcantarillado. No hay puntos de agua y creo q tambien paren a sus crias vivas xq las tengo vistas muy pequeñas.me llama la atencion xq cimadevilla esta en la punta de gijon entre el núcleo urbano y el mar y fijo q llevan ahi muchos años.

    ResponderEliminar
  23. Soy el de el comentario de gijon...del elogio.me llamo Borja q creo q no lo puse....y aprovecho para decirte q me encantó el reportaje. Es q no lei lo de abajo de q habia q poner el nombre y eso....lo siento. Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Buenisimo, interesantisimo.
    Estoy en ascuas esperando esos reveladores resultados.
    Mis mas sinceras fecilitaciones.

    ResponderEliminar
  25. En la calle Argañosa yo tengo familias de estas salamandras y cuando siego las intento apartar para no matarlas...

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias