Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 5 de abril de 2016

Los parásitos que convierten a sus huéspedes en zombis

Los parásitos se aprovechan de otras especies para desarrollarse y reproducirse. En esta relación, el animal parasitado es la parte perjudicada pudiendo llegar a morir, eso sí, normalmente después de que haya servido al propósito del parásito, que no es otro que perpetuar sus genes a su costa.

Aunque en muchas ocasiones los parásitos se contentan con vivir a expensas de su huésped, en otras ocasiones esta relación llega a ser mucho más compleja, pudiendo manipular el comportamiento de su víctima para que actúe en su beneficio. En algunos casos estas alteraciones del comportamiento pueden ser pequeñas modificaciones de comportamientos ya existentes, pero en otras los parásitos inducen comportamientos completamente nuevos en los huéspedes, de forma que las especies parasitadas se convierten en auténticos zombis que pueden llegan a suicidarse obedeciendo las órdenes de los parásitos.

Caracol infectado por Leucochloridium paradoxum



Un caso muy conocido es el del platelminto Leucochloridium paradoxum, que se puede encontrar en el centro y norte de Europa. Este parásito necesita completar su desarrollo dentro de un pájaro, pero para llegar a él necesita un mensajero, que no es otro que un caracol. Una vez que entra en él, la larva empieza a crecer en su interior y cuando alcanza el tamaño suficiente perfora su cabeza y se dirige hacia los cuernos de su víctima, y aprovechando la transparencia de la piel, empieza a estirarse y contraerse, formando un llamativo semáforo de colores que se asemeja a un gusano multicolor. Pero esto no es suficiente.



Un caracol sano se suele esconder entre la vegetación, en lugares donde pocas aves puedan verlo. El parásito, una vez que infecte al caracol manipulará su comportamiento y a partir de ese momento rehuirá las zonas de sombra y subirá hasta las hojas más expuestas a la luz, donde será muy visible para los depredadores, que acudirán rápidamente atraídos por sus irresistibles cuernos (Wesołowska &Wesołowski, 2013). Una vez que el pájaro se lo coma, el parásito se desarrollará hasta el estado adulto en su aparato digestivo. Posteriormente, estos adultos se reproducirán sexualmente dentro del pájaro dando lugar a huevos que serán liberados con los excrementos, cerrando el ciclo cuando un nuevo caracol se los coma al alimentarse de las hojas donde han caído.

Hay otros muchos casos de parásitos que modifican el comportamiento de sus huéspedes para hacerlos más visibles y vulnerables a los depredadores. Por ejemplo, la Toxoplasmosis es una enfermedad producida por el parásito Toxoplasma gondii. Esta enfermedad puede ser peligrosa para el ser humano, y una de las vías de transmisión es a través de los gatos infectados. ¿Pero cómo llega el Toxoplasma al gato? Una de las vías de contagio es a partir de los ratones y ratas. Estos roedores reconocen de forma innata el olor de la orina de los gatos y huyen al detectarla para salvar su pellejo. Pero cuando un ratón esta infectado por el Toxoplasma, ese olor que antes era desagradable desencadena una irresistible atracción sexual, de forma que el ratón en vez de huir se acercará a la fuente de la orina, acabando sus días entre las fauces del gato, con lo que el Toxoplasma habrá conseguido su objetivo (House et al., 2011).

Relación entre dos medidas de neurosis humana y la prevalencia de T. gondii para varias naciones en las que se realizó el estudio (Lafferty, 2006)

El efecto del Toxoplasma sobre la conducta podría no estar afectando solo a roedores y gatos. Hace unos años, el Dr. Kevin D. Lafferty publicó un artículo en el que sugería que el toxoplasma podría estar afectando a la conducta humana en una escala sin precedentes (Lafferty, 2006). Según este estudio, en aquellas poblaciones humanas en las que este parásito es muy común debido a la costumbre de tener gatos como mascotas en las casas, se podría estar produciendo una modificación de la personalidad en masa y podría estar dando lugar un cambio cultural que ya estaría resultando evidente. 

Hembra de Glyptapanteles inoculando sus huevos dentro de una oruga

Pero si hay un caso de parásitos controladores de la mente que me ha llamado especialmente la atención es el de las llamadas Avispas controladoras del género Glyptapanteles. Las hembras fecundadas clavan su tubo ovopositor en una oruga de mariposa e inyectan varios huevos en su interior. Una vez dentro, la oruga parasitada permanecerá viva mientras los huevos se desarrollan en su interior y dan lugar a larvas que se alimentarán de sus fluidos corporales. Una vez que las larvas se hayan desarrollado hasta un determinado tamaño abandonarán el cuerpo de la oruga y una vez en el exterior tejerán sus capullos para completar la metamorfosis.

Hasta este punto, el proceso es similar al que ocurre en muchas especies de avispas parásitas, como los Incneumónidos. Lo realmente asombroso de las Glyptapanteles, es que al mismo tiempo que la hembra inyecta los huevos en la oruga, inocula un virus que contiene material genético de la avispa, de forma que una vez infectada con el virus, ese material genético se transcribirá con el ADN de las oruga (Desjardins et al, 2007), lo que provocará un cambio radical en su comportamiento.


Oruga de mariposa infectada defendiendo a los hijos de su verdugo

Y lo que ocurre cuando las larvas de avispa abandonan el cuerpo de la oruga es asombroso. Una vez fuera de su víctima, las larvas tejerán sus capullos y allí permanecerán varios días hasta completar la metamorfosis. Durante todo ese tiempo, la oruga parasitada no se moverá de su lado, los protegerá contra las hormigas y otros insectos depredadores y atacará con una gran agresividad a cualquiera que se acerque a ellos. La oruga permanecerá con vida hasta que las avispas eclosionen de sus capullos y en ese momento morirá.

El caso de las avispas Glyptapanteles ha sido puesto como ejemplo de la teoría del Fenotipo extendido, formulada por Richard Dawkins en 1982. Según Dawkins, el comportamiento de un animal tiende a maximizar la supervivencia de los genes para ese determinado comportamiento, independientemente de que dichos genes estén o no en el cuerpo de ese animal. En este caso, los viriones que están presentes en la avispa hembra se traducen en la oruga huésped e inducen los movimientos de la misma para atacar a los intrusos, lo que incrementa las probabilidades de trasmisión y supervivencia del parásito. De esta forma, el comportamiento de defensa de las pupas de avispa perdura gracias a la interacción de unos determinados genes en otro organismo diferente, en este caso, la oruga parasitada.


Referencias

- Dawkins, R (1982). The Extended Phenotype. Oxford University Press
- Desjardins CA, Gundersen-Rindal DE, Hostetler JB, Tallon LJ, Fuester RW, et al. (2007) Structure and evolution of a proviral locus of Glyptapnateles indiensis bracovirus. BMC Microbiology 7(61). doi:10.1186/1471-2180-7-61
- House PK, Vyas A, Sapolsky R (2011) Predator cat odors activate sexual arousal pathways in brains of Toxoplasma gondii infected rats. PLoS ONE 6(8): e23277. doi:10.1371/journal.pone.0023277.
- Lafferty KD (2006) Can the common brain parasite, Toxoplasma gondiiinfluence human culture? Proc. R. Soc. B 273: 2749–2755
- Wesołowska W &Wesołowski T (2014) Do Leucochloridium sporocysts manipulate the behaviour of their snail hosts? Journal of Zoology 292: 151–155

12 comentarios:

  1. Vaya pasada!! Lo del caracol el flipante, menudo colorido que tiene la larva. Todo menos discreta. Pobres caracoles. Lo que no acabo tener claro es si son dos las larvas o es solo una que se aloja en ambos ojos...
    óscar v. r.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar, son dos larvas, una en cada cuerno.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me quedo sin palabras, es alucinante!!!. No conocía el caso de las avispas Glyptapanteles. Milesker David por contarnos estas cosas!
    Un abrazo
    Amaia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amaia, lo de los parásitos es alucinante y lo de la coevolución con los huespedes es una auténtica pasada. El caso de las avispas es también el que más me ha impresionado, lo de que inoculen los virus para cambiar el comportamiento es bestial.
      Un saludo y gracias por la visita

      Eliminar
  3. Hola David,conocia el caso de la avispa, pero no con tanto detalle, pobres, me ha parecido una peli de terror. Muy interesante. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maritxu, si que parece una película de terror, de hecho yo creo que los guionistas de películas de terror usan en muchas ocasiones a los parásitos como fuente de inspiración. Simplemente con aumentarles el tamaño de unos milímetros a un par de metros ya consigues el efecto acojonamiento perfecto.
      un saludo

      Eliminar
  4. Lo que comentas de los gatos había yo leído en algún lugar (no recuerdo donde) que el cambio que producía en la conducta de los seres humanos variaba dependiendo si eras hombre o mujer, a las mujeres decía, las hacía más tolerantes y "despertaba un instinto de protección" que las podía llegar a convertir en "locas de los gatos"; a los hombre por el contrario les convertía en huraños y repunantes.

    Me encantaría recordar la fuente, pero es lo que tiene ser una despistadilla.

    Muy, pero que muy interesante el artículo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, hay muchos trabajos que relacionan la presencia del toxoplasma con algunas enfermedades mentales como la esquizofrenia. Buscando por internet encontré varias referencias, algunas sobre diferencias entre hombres y mujeres, pero no muy alentadoras. En un artículo se comentaba que las mujeres afectadas tenían un mayor riesgo de suicidio (http://www.medicalpress.es/las-mujeres-infectadas-por-toxoplasma-gondii-tienen-un-mayor-riesgo-de-intento-de-suicidio/)

      gracias por la visita. Un saludo

      Eliminar
  5. Echo en falta la referencia que creo es el origen de esta entrada. No creo estar equivocado que casi todo lo que está aquí expuesto procede del libro El encantador de saltamontes de David G. Jara. Si noes así mis disculpas, pero me asombra la coincidencia de los ejemplos citados y lo que recoge su libro.

    En relación a Toxoplasma gondii es interesante saber que en la especie humana se han realizado numerosas publicaciones en las que se recoge su efecto en materia de comportamiento, por la alteración en el equilibrio de los neurotransmisores L-Dopa y serotonina. Recientemente diario El Pais recogía una reciente publicación que relaciona los estados de ira con la tasa de prevalencia a T. gondii (http://elpais.com/elpais/2016/03/29/ciencia/1459273031_452937.html).

    Este no es un asunto baladí. En Asturias sabemos que las tasas de prevalencia de T. gondii en la fauna silvestre son elevadas en comparación con lo que sucede en otras regiones de España. Tanto en el trabajo de Gamarra (2008) como en los que hemos realizado en INVESAGA se destaca que la prevalencia en la España húmeda es elevada. En mi opinión, lejos de ser debido a una variable ambiental creo que guarda relación con la abundancia de gatos en la zona, donde el patrón de distribución de la población humana hace que estos sean abundantes y dispersos.

    Estos mecanismos de interacción de algunos parásitos, en especial protozoos, permite especular sobre las relaciones entre depredadores y presas, ya que las apteraciones en el comportamiento son vías que favorecen la disponibilidad de las presas, de forma que el principal damnificado del parásito es el hospedador secundario. Sumamente interesante es la relación entre lobos-corzos-Sarcocystis. Un mundo por descubrir.

    Saludos

    Gamarra, J.A. et al (2008) Prevalence of antibodies against Toxoplasma gondii in roe deer from Spain. Veterinary parasitology,153(1-2):152-156

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gerardo, pues no conocía ese libro, la entrada la escribí en base a trabajos que fui encontrando sueltos a partir del video que encontré hace unos dias de los caracoles. De todas formas, tiene buena pinta el libro, no lo conocía.

      Muchas gracias por toda la información que aportas, que sin duda es muy interesante.

      un saludo y gracias de nuevo

      Eliminar
  6. Buenas Tardes David,un Artículo muy interesante.Mi enhorabuena.Muchas Gracias por compartir,valiosa información.Un cordial saludo.Inés Lorenc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inés, gracias a ti por la visita y me alegro de que te haya gustado.
      un saludo

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias