Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 6 de febrero de 2018

Gatos monteses en la nieve

El temporal de estos días está poniendo a prueba a muchos animales. Las intensas nevadas hacen que  se encuentren con grandes dificultades, no solo para aguantar las bajas temperaturas, sino también para encontrar alimento, ya que la hierba, los brotes tiernos o incluso las propias presas, se encuentran sepultadas bajo una gruesa capa de nieve congelada.


Los ciervos y corzos, con sus patas largas y finas no lo tienen nada fácil para desplazarse y para encontrar comida y muchos mueren en los años de grandes nevadas. Pero sus cadáveres no se desperdiciarán y servirán de alimento para los carnívoros y los carroñeros. Lobos, zorros, osos, buitres o águilas reales, entre otros, encontrarán en las víctimas del temporal el alimento que garantizará su supervivencia.

No obstante, hay algunos carnívoros que raramente se alimentan de carroña y necesitan cazar para sobrevivir. Pero cazar en la nieve no es sencillo, sobre todo si sus presas se encuentran seguras bajo el manto helado y no pueden acceder a ellas.


Los gatos monteses son unos de estos carnívoros y aunque pueden caminar sobre la nieve sin hundirse demasiado, sobre todo antes de que el sol empiece a derretirla, no lo tienen fácil para atrapar los roedores de los que se alimentan si la capa de nieve es muy gruesa. Debido a esto, para cazar aprovechan las zonas en pendiente en las que aparecen pequeños parches descubiertos y también las zonas próximas a los ríos donde la corriente de agua derrite parte de la nieve en las orillas.


Caminando sigilosamente, los gatos son capaces de escuchar a los topillos y ratones mientras se mueven o mientras mastican raíces y semillas, y de esa forma aproximarse lentamente para atraparlos. Estos días los gatos monteses se encuentran en celo y los machos se suelen alejar de sus territorios habituales en busca de hembras. La semana pasada, uno de ellos caminaba por un prado nevado a la orilla de un río y pude grabarlo mientras cazaba.


Un pequeño topillo no es demasiada comida, por lo que aún tendrá que cazar muchos como ese antes de que acabe el día, ya que uno de los problemas añadidos es que para mantener la temperatura corporal si la temperatura es muy baja es que hay que añadir más combustible a la caldera, y en este caso, mas combustible significa más presas.

Las condiciones extremas afectan por igual a depredadores y presas, y la selección natural será el árbitro que juzgará quiénes sobrevivan para poder reproducirse y quiénes no llegarán a la primavera.

NOTA: si queréis ver el vídeo a pantalla completa haced clic en las cuatro flechitas a la izquierda de la barra inferior. Para ver las fotos a mayor tamaño, haced clic sobre ellas.

10 comentarios:

  1. Enhorabuena por el post y gracias por deleitarnos con esa escena de caza. Tuve la suerte de ver una parecida y en escenario semejante hace pocos dias en el valle de Riosol... y desde el coche!!. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alejandro, me alegro de que te haya gustado. A mi siempre me ha encantado este bicho y es una gozada cada vez que tengo la suerte de verlo.
      un saludo

      Eliminar
  2. He vuelto a ver el vídeo con el ordenador, que con el teléfono no es lo mismo. Una pasada la secuencia de la caza del topillo!!!! Enhorabuena David!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán, la verdad es que si que tuve suerte de pillarlo, se le ven hasta las patitas del topillo.
      un abrazo

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias