Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 10 de febrero de 2018

Vete a ver la ballena

El 11 de octubre de 1895, el vapor Sultán se encontró una ballena muerta a 20 millas del puerto de Gijón y decidieron remolcarla hasta los muelles. Tras informar a las autoridades, estas resolvieron que el enorme animal fuera trasladado a una pequeña cala situada cerca de la playa del Rinconín, donde gracias al trabajo de varias parejas de bueyes y con la ayuda de la marea, quedó depositada en la orilla. 

Rorcual en Gijón (1895). Fotografía de Marcos Arguelles

Se trataba de un rorcual común de 21 metros de longitud y que tal como se narraba en el artículo publicado en el diario El Comercio el 15 de octubre de ese año, recogido en el blog Gijón en el Recuerdo, "convirtió la ería del Piles y las inmediaciones en donde se halla varada la ballena, en verdadera romería, con sus barracas y bailes correspondientes". Miles de personas se acercaron a ver el espectáculo del enorme cetáceo varado, y de los trabajos que se realizaron para extraer del cadáver más de 30 pipas de aceite y grasa (unos 12.000 litros), que eran muy estimadas tanto para uso doméstico como para la industria. 

Grupos de personas cruzando la pasarela sobre el Piles para ver la ballena. Foto: Marcos Arguelles

Hace un siglo, la aparición de un gran cetáceo en la playa suponía una importante fuente de recursos, como seguramente habría ocurrido desde la prehistoria, y por otra parte resultaba un extraordinario acontecimiento social, capaz de reunir a miles de personas a pesar de tener que respirar "el fétido olor que desprendían las calderas en donde se fundía la grasa". Pero además de los beneficios tangibles de su muerte, el rorcual de 1895 dejó una expresión que trascendió a ese hecho concreto y que aún hoy se sigue usando cuando se quiere mandar a alguien a paseo. O sea, que si te mandan a ver la ballena, no hace falta que vayas a buscar un rorcual al Piles.

Hace tan solo una semana, una marsopa (Phocoena phocoena), el cetáceo de menor tamaño que habita en el Cantábrico, apareció varado en una playa de Novellana, seguramente arrastrado por las fuertes marejadas de los días anteriores.

La llegada de cetáceos muertos a las playas es relativamente frecuente, pero en la mayoría de los casos corresponden a delfines, sobre todo a delfín común, ya que es la especie más abundante en nuestras aguas. En el periodo comprendido entre 1991 y 2005, esta especie supuso el 42% de todos los varamientos, con 146 registros (Ruano et al., 2007). La aparición de cetáceos de mayor tamaño, como rorcuales y cachalotes, es mucho menos frecuente, sobre todo debido a la propia escasez de los mismos en relación con el resto de cetáceos de pequeño y mediano tamaño.


Pero el acontecimiento de la semana fue la aparición de un rorcual común (Balaenoptera physalus)  el pasado 8 de febrero en el Arenal de Morís, en el concejo de Caravia, poco más pequeño que el que apareció en Gijón a finales del siglo XIX.

Los varamientos de esta especie no son muy frecuentes y normalmente se producen en zonas de difícil acceso y que no reciben demasiada cobertura mediática, como ocurrió en 2010 en la playa de Los Molinos, en Oles, muy cerca de donde apareció este último rorcual. En este caso, el rorcual apareció en una playa de fácil acceso, por lo que al día siguiente y tras de la publicación de la noticia en la prensa regional, fueron muchas las personas que nos acercamos a la playa a ver la ballena, y a pesar de la intensa lluvia que cayó durante prácticamente todo el día.


Es cierto que no fue como en 1895, pero ver de cerca al segundo animal más grande que ha existido nunca en el planeta, más grande que los mayores dinosaurios, no es algo que ocurra todos los días. A pesar de que parecía más delgado de lo normal, lo que seguramente era un síntoma de que ya estaba enfermo antes de morir, sus 18 metros de longitud resultaban impresionantes.


Hace ya mucho tiempo que las ballenas orilladas no representan un maná para los pueblos costeros y actualmente el varamiento de un cetáceo de grandes dimensiones, sobre todo cuando aparece en una playa accesible y concurrida como en este caso, representa un quebradero de cabeza a la hora de manejar un animal de esas dimensiones gigantescas, ya que con el paso de los días se puede convertir en un problema de salud pública debido a la putrefacción y a los olores que la acompañan. Eliminar un cadáver que puede superar las 20 toneladas de peso no es una tarea fácil, y por eso durante todo el día una excavadora, un par de tractores y varias personas se afanaron en sacarlo del arenal, una operación que aún llevaría un par de días mas.


Siempre resulta triste encontrarse con el cadáver de uno de estos magníficos animales, pero su aparición es la prueba de que a pocas millas de estas costas aún sigue habiendo ballenas, que aprovechan estas aguas para alimentarse y como corredor migratorio en su viaje hacia el sur.

Se ha estimado que actualmente quedan en el mundo entre 50.000 y 80.000 rorcuales comunes, después de que sufrieran una intensa caza durante el siglo XX. Debido a la velocidad que pueden alcanzar los rorcuales, que les ha valido el apelativo de galgos del mar, habían conseguido librarse de los balleneros tradicionales, que al no poder seguirlos con sus embarcaciones centraron sus esfuerzos en otras especies como la ballena franca. Con la llegada de los grandes balleneros a motor, equipados con potentes arpones explosivos, todo cambió y se estima que cerca de 750.000 ejemplares de esta especies fueron cazados, solo en el hemisferio sur, entre 1904 y 1979. Actualmente, las colisiones con barcos y las muertes accidentales en aparejos son las principales causas de mortalidad del rorcual común, que a pesar de estar catalogada en Peligro por la UICN desde 1996, sigue siendo cazada con fines comerciales por varios países.

NOTA: haced clic en las fotos para verlas a mayor tamaño

Referencias

-  Ruano A, Silva P, Solano S & Naves J (2007) Cetáceos en el litoral asturiano: áreas de interés para la conservación. Gobierno del Principado de Asturias. Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras y Obra Social ”la Caixa”

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Germán, la verdad es que es impresionante ver uno de estos bichos así, cuando los ves en la mar no parecen tan gigantes.
      un abrazo

      Eliminar
  2. En la época en que aun tenía embarcación,en una de nuestras singladuras en pos de los bonitos,tuvimos la fortuna de contemplar,a una distancia relativamente corta, lo que creo era un rorcual común de gran tamaños.De hecho,los mejores recuerdos que tengo ,de los casi 15 años en que practiqué la pesca deportiva embarcada,son de los avistamientos de cetáceos de diversas especies,sobretodo delfines comunes , bastante frecuentes ,y a veces en número muy elevado (varias decenas de ejemplares),y los más ocasionales,aunque tampoco raros,de calderones,amén del anteriormente citado del rorcual.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Justo,

      yo tuve la suerte de ver unos cuantos rorcuales en varias salidas, menos de los que quisiera,la verdad, y es una de las experiencias más alucinantes que hay. Delfines es más común, incluso desde costa, pero para los rorcuales normalmente hay que salir unas cuantas millas.

      saludos

      un sañudo

      Eliminar
    2. Efectivamente,cuando vimos lo que creo era un rorcual,estábamos a unas 30 millas al norte de Peñas.Fué algo para recordar,porque emergió inopinadamente,y sorprendentemente cerca,calculo que a no más de 40 ó 50 mts. de distancia de nuestra proa,dándonos un susto morrocotudo,dicho sea de paso.Tras estar unos segundos en la superficie,se sumergió,y aunque intentamos controlarlo,para ver si lográbamos verlo emerger de nuevo,no volvimos a avistarlo.

      Saludos

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias