Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 8 de agosto de 2020

Sorpresa en la chimenea

Hacía ya unos meses que en casa de mis tíos se escuchaban ruidos extraños en el tejado. Algo raro sucedía allí arriba, y desde el mes de mayo, poco después de oscurecer, esos ruidos se habían hecho mucho más frecuentes. No había duda de que en la chimenea había algo más que hollín y cenizas.

Hace una semana, aprovechando que mis tíos tenían que pintar la fachada, me subí a la grúa y nos acercamos a la chimenea para tratar de confirmar la presencia de los supuestos fantasmas, cuya identidad ya conocía de antemano casi con total seguridad. Cuando la grúa estuvo a un metro de la chimenea, empecé a oír los siseos que mis tíos escuchaban por las noches, así que con cuidado, encendí una linterna y allí estaban los culpables.

Dos preciosos pollos volantones de Lechuza común (Tyto alba) no perdían detalle de mis movimientos, y entre sorprendidos y asustados, silbaban para tratar de intimidarme. Estaban completamente emplumados y les quedarían unos pocos días para abandonar el nido que sus padres habían instalado en el hueco de la chimenea. El sitio era perfecto, a cubierto de la lluvia, a buena altura y accesible desde todas las orientaciones. Solo había un problema, no para ellos, sino para mis tíos, que unos cuantos metros más abajo eran incapaces de encender la estufa, comprobando con sorpresa como cada vez que abrían el tiro, cientos de pelotillas de pelos, huesos y algunas plumas, caían por arte de magia por el hueco de la chimenea, llegando a obstruirla en varias ocasiones.

No hace falta decir que no había nada fantasmagórico ni sobrenatural en toda esta historia, tan solo se trataba de una pareja de lechuzas que había escogido el mejor emplazamiento posible para instalarse y sacar adelante a sus pollos. Las bolitas de pelos y huesos eran egagrópilas, los restos no digeridos que las rapaces nocturnas (y otras muchas aves), expulsan por la boca varias veces al día. En este caso, el sitio que habían encontrado para deshacerse de las egagrópilas era el tubo de la chimenea. Qué más podía desear una pareja de lechuzas que un apartamento con aseo incorporado. El único inconveniente era que el uso del aseo por parte de las lechuzas impedía que mis tíos pudieran encender la chimenea, por lo que la única solución era cerrar con red el hueco por el que las lechuzas accedían al nido para evitar que se siguiera obstruyendo. Después de hablar con ellos, llegamos a un acuerdo mutuo que permitiría que mis tíos pudieran seguir calentando la casa en invierno y que las lechuzas continuaran con la cría y pudieran seguir criando en años venideros. Esperaríamos un par de semanas hasta que los pollos abandonaran el nido, luego cerraríamos los huecos de la chimenea con una red y después instalaríamos una caja nido en las proximidades con la esperanza de que las lechuzas aceptaran su nueva casa.

 

De esta forma, con la firma de este pacto todos saldrían beneficiados, las lechuzas dispondrían de un nido bien acondicionado y sin problemas de hollines y cenizas y mis tíos podrían usar la chimenea y seguir teniendo como vecinos al mejor raticida natural que existe, capaz de cazar cientos de ratones y topillos en cada temporada de cría, esos que le comen el maíz y le secan los manzanos. Sólo tenéis que ver el vídeo anterior para daros cuenta de lo bien que realizan el trabajo sin pedir nada a cambio.

Lo cierto es que la actitud de mis tíos no suele ser la más habitual, ya que aún hoy en día, las lechuzas y otras aves nocturnas siguen cargando con una pesada mochila de supersticiones totalmente infundadas, considerándolas aves de mal agüero que anuncian la muerte de algún vecino. En este caso, tengo que admitir que tampoco me lleve una sorpresa, porque alguien que cuando le muere una gallina se la lleva a la raposa, porque considera que llegado el caso "mejor que enterrarla, que se la coma ella", sabía que no iba a defraudar en esto.

Por desgracia, las lechuzas, al igual que otras rapaces nocturnas, se encuentran en regresión en muchos lugares. El uso indiscriminado de venenos y los atropellos en las carreteras causan miles de bajas todos los años. Asimismo, la alteración del hábitat y sobre todo la desaparición de sus sitios de nidificación tradicionales, como viejos árboles huecos y posteriormente los edificios y ruinas a donde se mudaron después, hace que la instalación de cajas nido sea una ayuda muy necesaria en estos momentos para recuperarlas. Ojalá cunda el ejemplo de mis tíos.

3 comentarios:

  1. Un pacto justo sin duda. Bonita historia David, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estuve siguiendo las andanzas de esa nidada del Parque Nacional de Cabañeros,cuyo video incluyes en esta entrada.Al final,de 8 pollos que nacieron,tan solo sobrevivieron 3,pero fue toda una experiencia seguir lo acontecido ,desde que nacieron,hasta que finalmente abandonaron el nido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sorpresiva y bonita historia con final feliz. Final de respeto que no es lo habitual. Un saludo. Tu y tus tíos geniales.

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias