miércoles, 5 de junio de 2013

Curso de ética periodística: pongamos un titular impactante

El perfil del lector de periódicos ha cambiado mucho en los últimos años. En una sociedad como la nuestra, en la que hay que hacerlo todo con prisas, apenas queda gente que lea el periódico con calma y sosiego, sobre todo por semana. El número de lectores de diarios digitales ha aumentado exponencialmente, y ya en 2007 se había detectado un crecimiento del 27% de los mismos y en el año 2010, las ediciones digitales de los periódicos más importantes del país ya superaban en lectores a las de papel. En estos momentos, la mayoría de los lectores de prensa digital apenas pasa unos minutos leyendo por encima los titulares y sólo entra en la noticia cuando ve un titular que le llame la atención.

Todo esto lo saben los editores y ahora que es posible saber con detalle cuales son las noticias más leídas del día, los periodistas son los primeros interesados en que su noticia tenga el mayor número de visitas. Para conseguir atraer al lector, el primer paso es escribir un titular impactante, da lo mismo que sea cierto, que cuente medias verdades o que no tenga rigor ni se apoye en pruebas. Una vez que el lector ha hecho click en la noticia el trabajo está hecho. Luego, si al periodista le apetece puede incluir un subtitular en letras de menor tamaño explicando algo, y normalmente hasta que no se lee la noticia completa el lector no se dará cuenta de la veracidad de los hechos.

Pongamos un ejemplo de hoy mismo que aparece en el diario El Comercio, donde figura en primera página el siguiente titular:

"El oso ataca al ganado junto a un pueblo de Lena"

El hábil periodista ha conseguido atraer al lector usando unas pocas palabras clave:

- "oso": un animal imponente. Conocido por todo el mundo y que no hay duda que tiene la fuerza suficiente para poner en aprietos a una persona si estuviera por la labor.

- "ataca": esta palabra ya impacta por si misma. No hay mejor manera de acojonar al personal que emplear el verbo atacar. Y por supuesto si ese ataque se debe a un animal que puede alcanzar los 200 kilos de peso, el acojonamiento es superlativo.

- "junto a un pueblo": madre del amor hermoso, esta vez atacó al ganado pero la próxima vez que tenga hambre y no haya ganado cerca entrará en la cocina y nos atacará a nosotros.

Objetivo cumplido. Ya me ha picado la curiosidad y me leo la noticia de cabo a rabo esperando un informe detallado de los daños que no deje lugar a dudas sobre el autor de semejante masacre. Pero en el primer párrafo ya me percato de que he vuelto a picar, de que no hay tal masacre y de que no se ha confirmado que un oso haya aparecido por allí.

¿Cuales son las pruebas?: ninguna. No existe ningún informe y los únicos datos con los que ha contado el periodista para redactar la noticia son las siguientes declaraciones de la ganadera afectada: "Esto es la acción de un oso", lo dice segura, señalando los restos de lo que era un cordero. "¿Que por qué lo sé?". Porque el lobo hubiera arrasado con todo el rebaño y no se habría comido casi nada. Y aquí los ha devorado". En primer lugar se deja caer que podría ser un lobo, pero como ya está muy visto y casi no es noticia para la prensa, hay que decir que se trata de un oso. 

Ganado afectado: al incluir la palabra ganado y no dar cifras concretas cabe la posibilidad de que el número de reses muertas haya sido muy elevado. Tampoco se dice la especie que ha sido atacada. No sabemos si son vacas (que tienen un precio elevado), caballos, cabras u ovejas. Al leer la noticia descubrimos que los restos corresponden a una oveja y dos corderos.

Distancia del ataque: al emplear las palabras "junto aun pueblo" se nos está indicando una proximidad inmediata, e inconscientemente pensamos en el peligro que podrían correr los habitantes del pueblo. De nuevo, al leer la noticia nos encontramos con una referencia vaga e imprecisa: "escasos cientos de metros de distancia", con lo que podríamos estar hablando de 200 metros o de 900 o incluso más.

La conclusión que sacamos al leer el artículo es que en el concejo de Lena han aparecido una oveja y dos corderos muertos y semidevorados. ¿Podría tratarse del ataque de un oso?, podría ser, pero podría ser que no. Los animales pudieron haber muerto por el ataque de un lobo, o de un perro, o podrían haber muerto por causas naturales y luego devorados por un zorro, unos buitres o cualquier otro animal necrófago. Lo cierto es que no lo sabemos, por lo que el titular más adecuado sería el siguiente:

"Aparecen muertos una oveja y dos corderos en el concejo de Lena"

Es evidente que este titular no llamaría la atención y nadie entraría a leer la noticia, así que si lo que realmente quiere el periodista es llamar la atención con su titular yo le aconsejería emplear uno con mucha más fuerza, algo así:

"Un oso rabioso causa una orgía de sangre y muerte a las puertas de un pueblo asturiano"

Y ahora que hemos descubierto la realidad de esta noticia, solo debemos confirmar una cosa. ¿Ha conseguido el señor periodista llamar la atención de los lectores". Veamos las estadísticas de los artículos más vistos del día a las 11:50 h


La noticia del oso feroz ya ocupa el tercer lugar de las noticias mas vistas de las cerca de 250 publicadas en el total del diario, muy por encima de las noticias sobre el paro, la corrupción, los EREs del grupo Alonso, el aumento de los impuestos locales o el cierre de las residencias de ancianos en Asturies.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...