Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 15 de junio de 2018

Especies invasoras y visitantes inesperados

Ayer hice una visita fugaz al embalse de Trasona, en Corvera, muy cerca de Avilés, para controlar las aves acuáticas que se reproducen en este humedal artificial. Este embalse se construyó en la década de los 50 del siglo pasado para proporcinar agua a la por entonces factoría de Ensidesa (ahora Arcelor) y se abastecía a partir de los ríos Alvares y Narcea, este último a través del canal del mismo nombre. El Canal del Narcea se inauguró en marzo de 1965 y a lo largo de 27 km de recorrido comunica la estación de bombeo de Quinzanas, en Pravia, con los embalses de Trasona (Corvera de Asturias), La Granda (Gozón), y San Andrés de los Tacones (Gijón).  


Al llegar a la presa, lo primero que me llamó la atención fue la gran cantidad de Black Bass (Micropterus salmoides) que nadaban cerca de la orilla. Esta especie invasora  se introdujo en nuestro país en 1955 y luego fue soltada por algunos pescadores deportivos en muchas masas de agua, ocupando actualmente gran cantidad de humedales en toda la Península ibérica, tanto naturales como artificiales.

El Black bass ha sido catalogado por la UICN como una de las 100 especies invasoras más peligrosas del mundo, ya que es un gran depredador y se reproduce explosivamente si encuentra un hábitat adecuado, poniendo en peligro a numerosas especies de peces autóctonos, así como de anfibios y todo tipo de fauna acuática. 

Como prueba se su elevada tasa de reproducción, en la foto siguiente podemos ver una pequeña parte de un enorme banco de alevines de esta especie que nadaban muy cerca de la superficie. En esta especie, los machos excavan un nido en el fondo y cuidan las puestas de varias hembras hasta que eclosionan los huevos y posteriormente hasta que los alevines alcanzan unos 2 cm de longitud. Luego se desentenderá de ellos y los pequeños peces se reunirán en grandes grupos con otros alevines.


El carácter invasor de esta especie hizo que fuera incorporada en 2011 en la ampliación del catálogo  de especies invasoras (Real Decreto 1628/2011 de 14 de noviembre) que incluía a 404 especies de plantas y animales. En este Real Decreto se prohibía expresamente la suelta de dichas especies y se proponían medidas para la erradicación de las mismas de aquellos lugares en los que ya se habían establecido.

Como era esperable, ese decreto fue recurrido por las asociaciones de pesca de Black bass e incluso por algunas administraciones autonómicas, apoyándose en dos argumentos: "porque su pesca era muy gratificante y porque proporcionaba importantes ingresos económicos".  Después de varios años de disputas, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y posteriormente otros tribunales, decidieron dar más peso a los argumentos lúdicos y económicos que a los argumentos científicos y decidieron indultar a la especie y sacarla del catálogo, algo completamente inaudito y un completo contrasentido, porque el carácter invasor de una especie no lo decide un tribunal de justicia sino unos argumentos científicos.


Pero cuando observaba los bancos de Black bass llegó la auténtica sorpresa del día. De repente me pareció ver lo que en un principio pensé que era una anguila que nadaba frenéticamente entre ellos. Cuando la vi por segunda vez comprobé que no se trataba de una anguila, sino de una Lamprea (Petromyzon marinus), que era lo último que me esperaba encontrar en ese lugar. 

No me podía explicar como la lamprea había podido llegar hasta allí. Era imposible que ascendiera por la presa y no parecía demasiado creíble que alguien la hubiera capturado y soltado en el embalse. Finalmente, después de hablar con un amigo, la explicación pareció la más lógica, de hecho ya se había confirmado antes. La lamprea había sido bombeada desde el Narcea y después de recorrer los 27 km del canal, acabó allí, perdida y sin ninguna posibilidad de reproducirse.

Un hecho como este nos debe poner alerta sobre el efecto de los trasvases y canalizaciones entre distintas cuencas fluviales, ya que entre otras cosas son una fuente de introducción de especies invasoras, como ya se ha confirmado en el trasvase Tajo-Segura, y también puede dar lugar a que tanto poblaciones aisladas de algunas especies entren en contacto, o incluso especies próximas pero genéticamente distintas puedan hibridarse entre si al juntarse.

2 comentarios:

  1. El puntillazo lo ha dado hoy el Senado con los votos de PP, PNV, PdCat y Ciudadanos modificando la Ley de Patrimonio Natural e indultando a las especies invasoras.
    A los zoquetes les importa una mierda la opinión de la Comunidad Científica y la biodiversidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con las numerosas abstenciones de otros partidos ante unos informes científicos concluyentes, lo que demuestra que a unos y a otros el tema les importa un carajo.

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias