Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 5 de agosto de 2009

La falacia de las repoblaciones del Salmón

Desove artificial de una hembra de Salmón Atlántico

Que el Salmón (Salmo salar) en la Península Ibérica se encuentra en una situación límite es un hecho que ya nadie puede discutir. También es un hecho que aunque este año haya sido el que menos capturas se han registrado, esta especie realmente toco fondo hace ya muchos años, cuando el paulatino descenso de capturas hacía presagiar lo inevitable, la extinción del salmón más pronto que tarde. Ante esta situación, aparte de las matanzas indiscriminadas de depredadores, la única medida que se ha tomado hasta el momento ha sido la de aumentar las repoblaciones con peces criados en cautividad, dando por hecho que los peces se habían olvidado de como reproducirse y que había que echarles una mano.

Actualmente, además de la propia Administración, las asociaciones de pescadores son las encargadas de realizar todo el proceso de la repoblación, desde los desoves y cría en cautividad de los alevines, hasta la suelta de los mismos. Y el número de alevines repoblados no ha dejado de aumentar, pasándose de los 28.900 soltados en 1992 a cerca de 1.300.000 alevines soltados en 2008. Pero los resultados no han sido los esperados, y como veremos más adelante el número de individuos que se pescan procedentes de individuos repoblados no llegan, ni siquiera, al 1% del total de individuos pescados anualmente.

Bastidores con puestas fecundadas en una piscifactoria de la Administración asturiana

Las causas del fracaso de las repoblaciones son muchas y muy variadas, hay cientos de artículos que describen los problemas de las repoblaciones, desde problemas de comportamiento de los alevines hasta problemas genéticos, y voy a intentar resumirlos brevemente:

a) Problemas asociados a la selección de reproductores y los desoves artificiales: los reproductores son capturados cuando remontan el río, son estabulados hasta que maduran (proceso en el que muchos mueren) y posteriormente se realizan los cruces siguiendo criterios puramente subjetivos, obviando cualquier proceso de selección sexual de los padres como ocurriría en la Naturaleza.

b) Problemas asociados a la crianza en cautividad: los alevines nacidos y criados en una piscifactoría sufren un proceso de domesticación en el que la ausencia de depredadores propicia un relajamiento de los mecanismos de defensa anti-depredador y una ausencia de selección natural de los ejemplares menos aptos. Por otra parte se encuentran en un ambiente en el que reciben alimento regularmente y en abundancia, por lo que crecen más rápido de lo normal y no aprenden a buscar comida por sí mismos. Este ha sido el tema de estudio de mi tesis doctoral.

c) Deterioro de las relaciones sociales: los animales se encuentran en una densidad anormalmente elevada, lo que produce un deterioro en las relaciones sociales, no se establecen jerarquías y se puede decir que una vez soltados serán unos "anormales" socialmente hablando.

d) Condiciones artificiales de cría: durante todo el proceso de crianza de los alevines, las fluctuaciones de temperatura y flujo de agua son moderadas ya que se interviene cuando hay problemas, de esta forma los peces no se adaptarán al medio fluctuante y variable que se encontrarán en el río.


Alevines recien nacidos de Salmón

Pero aparte de estos importantes problemas de comportamiento y adaptación que sufren los salmones durante su fase de crianza en cautividad, hay importantes problemas genéticos y de salud que hay que tener en cuenta, no sólo para los propios peces de repoblación, sino también para los peces salvajes que entrarán en contacto con ellos. Los más importantes son los siguientes:

a) Número de reproductores: el número de reproductores es muy pequeño y la cantidad de alevines obtenidos es muy elevado en relación a ese número. Esto produce una reducción de la variabilidad genética y un aumento de los fenómenos de deriva génica. Solo hay que tener en cuenta que si en un río se reproducen de forma natural varios cientos de salmones y el resultado son unos pocos alevines por cada pareja los que emigran al mar, nosotros estamos desovando unas pocas decenas (40-50 adultos al año por río como mucho) y soltando más de un millón de peces de esos pocos padres.

b) El problema se incrementa si las políticas de repoblación se dirigen a compensar la sobreexplotación de las poblaciones naturales, produciéndose una Erosión doble de la diversidad genética. Esto quiere decir que si por una parte eliminamos reproductores naturales del río mediante pesca deportiva, y por otra los alevines que soltamos son descendientes de un reducido número de reproductores el problema se magnifica.

Y para rematar hay que añadir los problemas ambientales y de salud que producen las repoblaciones:

a) Contaminación: las piscifactorías producen toneladas de desechos producto de los restos de pienso no consumido, excrementos de los peces, restos de medicamentos y residuos de las propias instalaciones.

b) Enfermedades: el mantenimiento de miles de alevines en un pequeño espacio propicia la aparición y rápida propagación de enfermedades que causan la muerte de muchos peces y que corren el peligro de propagarse al río una vez que los peces son soltados.

Resultado de las repoblaciones y recapturas de Salmon en el periodo 1992-1999 (pinchar para ampliar)

Pero quizás lo mejor para darse cuenta de la falacia de las repoblaciones sea dejar a un lado todas estas consideraciones y fijarse en los datos, datos que posee la administración y por supuesto las propias asociaciones de pescadores. En la tabla anterior se muestran los datos de repoblaciones y capturas en el periodo 1992-1999. Teniendo en cuenta que los peces soltados retornarán al río aproximadamente a los dos años las cifras lo dicen todo: se capturaron el 0,0044% de los peces soltados y sólo el 0,63% de los peces pescados correspondían a peces procedentes de repoblaciones (que son marcados antes de ser soltados).

Que cada uno saque sus propias conclusiones y se pregunte por qué se sigue fomentando la repoblación antes que otras soluciones.

Mientras tanto en la prensa siguen apareciendo cartas, desde las que apoyan tomar soluciones drásticas que pasan por una actuación radical sobre los ríos y sobre el número de licencias, como la excelente carta aparecida hoy mismo y firmada por Alberto Carlos Polledo, a la opuesta, firmada por José Antonio Suárez, vicepresidente de la Asociación de pescadores "Las Mestas del Narcea" en la que literalmente dice que "la presión de los pescadores no es alta, se han tomado medidas". ¿cuáles?

9 comentarios:

  1. Coincidir en el diagnostico y hasta en el titulo del post es lo normal entre los que estamos sensibilizados y cabreados por estos temas y otros que acertadamente presentas en tu blog,excepto para las partes "interesadas"_vs. Homus politicus et Piscator_.Solidariamente cabreado

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo de siempre, la culpa es de los demas, y nosotros somos los que sufrimos las consecuencias..

    ResponderEliminar
  3. Hola Esteban y César. Pues si, desgraciadamente es asi, todos tienen la culpa menos nosotros mismos. Y la verdad es que es muy cansado estar cabreado y ver que por mucho que hagas, que estudies, que mandes informes y lo que sea, al final la opinión que tienen en cuenta es la de siempre, la de los que dan más votos, asi de triste.

    ResponderEliminar
  4. Hola David.

    Entiendo que la realización de sueltas de alevines sólo está indicada cuando se quiere reintroducir la especie en una cuenca donde ya no queda población silvestre. ¿Hay más casos?

    Gracias

    Rafa
    Zarautz

    ResponderEliminar
  5. Hola Rafa,
    las repoblaciones de salmónidos actualmente sólo se recomiendan en casos extremos, en los que es imposible una recolonización natural, y por supuesto siempre que se hubiera confirmado la desaparición de la especie hace poco tiempo (si se extinguió hace 10.000 años no tendría sentido). Esto se hizo por ejemplo en algunos ríos gallegos y en el Bidasoa cuando la población era prácticamente irrecuperable por sí misma. También se hizo en otros países como en Finlandia.
    Por supuesto, en estos casos la pesca deportiva se prohibe hasta que la población no se empieza a autorregular.
    Lo que se hace en Asturies, que es reforzar poblaciones que aun podrían recuperarse por sí mismas en absurdo, y aun más si a la vez que repoblamos seguimos pescando.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Interesantímo el artículo, muchas gracias por toda esta información que nos brindas, aunque sea para cabrearnos (como tu bien dices, cansa tanto cabreo,), pero nos hace no acostumbrarnos a estas cosas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hay más razones, para no hacer repoblaciones, ya que satisfacer demanda tiene otras vías: pesca sin muerte,determinados lugares con empleo de otras especies.
    Me imagino que las localidades ribereñas río arriba de las trampas donde cojen a los reproductores salvajes estrán que trinan. Pues se les merma la posibilidad de recuperar poblaciones de extrema calidad (calidad pieza -entorno natural)que algún día podrían ser pescadas sin muerte(quizáspor ahí se pueda hacer algo)El desarrollo rural sólo puede casarse con pesca de calidad, es decir verdaderas poblaciones salvajes capaces de perpetuarse por sí misma aún pescándolas con orden. Si la pesca se hace depender de la mano del hombre ("repoblaciones"), cuando esa mano desaparece por la razón que sea viene la debacle. Un río perdido (sin salmones) es un río empobrecido y pasa a ser historia.
    Se me ocurre que también puede haber una interferencia entre la cría en cautividad y la migración que aún desaconseje más tal desaguisado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. La pesca sin muerte no existe, sería más correcto denominarla "captura y suelta".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Antes que nada quiero decir que soy pescador desde hace muchos años (mas de 40). Ya me pasé a la captura y suelta y además de todos estos datos totalmente irrefutables, en mi caso empiezo a tener ciertos problemas filosóficos y de conciencia. Debo reconocer que aún me tira el gusanillo y que alguna vez voy al río a "echar la mosca" o incluso guío a algún mosquero sin muerte, pero la gran pregunta cada vez me hace más vulnerable ¿Es de recibo que para pasar un buen rato, le clave un hierro a un pez en la boca y tire de él hasta la extenuación?. Sí, ya se que luego lo devuelvo al agua en las mejores condiciones que puedo y se y que me creo que se recuperará de la fatiga y el enorme stress.
    Ya se que este blog puede que no sea el lugar para estas consideraciones, pero ahí las quería dejar, pues a mi, cada vez me hacen plantearme más y más cosas...Será que me hago viejo.

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias