lunes, 21 de marzo de 2016

La tarde del melandru

La mayoría de los mamíferos tienen un comportamiento nocturno o crepuscular, por eso los encuentros con ellos son menos frecuentes que con las aves, que suelen ser diurnas. Ese también es uno de los motivos por los que los aficionados a las aves son muchos mas que que los aficionados a los mamíferos o anfibios, por ejemplo. 


Casi todas las "observaciones" de mamíferos suelen ser indirectas. Solemos ver sus huellas, sus excrementos, sus rastros en el barro o la nieve, o sus madrigueras y tristemente, muchas veces nos los encontramos atropellados en las carreteras. Uno de estos mamíferos de comportamiento casi exclusivamente nocturno es el tejón (Meles meles) o Melandru, como lo llamamos en Asturias. Sabemos que anda por ahí porque encontramos sus huellas y sus madrigueras, pero casi nunca lo vemos, salvó alguna aparición fugaz por la noche. Pero la semana pasada, cuando daba una vuelta por Babia con mi amigo Héctor Ruiz, sobre las 5 de la tarde, a la luz del atardecer y a escasos metros de la carretera apareció uno.


Paramos el coche a un lado y nos quedamos mirando para él, que seguía a lo suyo sin inmutarse por nuestra presencia. Estaba muy ocupado escarbando con las patas y el hocico y levantando piedras en busca de lombrices, que parecía encontrar con gran facilidad. 


Los tejones son muy activos al inicio de la primavera, después del invierno, lo que podría explicar estas apariciones diurnas, que son relativamente frecuentes en esta época del año. Después de los días fríos y las nevadas de las últimas semanas, seguramente lo tuvo bastante difícil para encontrar comida y por eso ahora, cuando la nieve ya se ha empezado a retirar, tenía la oportunidad de buscar comida sin descanso para saciar el hambre atrasada.


Una de las características de los tejones es que tienen muy mala vista y prácticamente no ven nada de lo que tienen a pocos metros de distancia, así que aprovechándonos de su miopía solo tuvimos que colocarnos a unos metros de él, a favor del viento para que no nos oliera y esperar a que siguiendo su camino se acercara a nosotros.


Y se acercó tanto que tuvimos que retroceder nosotros, porque no parecía dispuesto a cambiar su camino y dejar de buscar lombrices, hasta que finalmente, después de un buen rato de observación nos levantamos del suelo para marcharnos. Fue entonces cuando levantó la cabeza, miró a un lado y a otro y sin saber muy bien lo que pasaba se dio la vuelta y se alejó.


Es evidente que en la naturaleza nada se puede dar por sentando, y en el momento más inesperado puede saltar la sorpresa, encontrarte de frente con un animal como este y que además te permita disfrutarlo a placer. Sobre todo después de que las últimas veces que lo he visto ha sido en el arcén de la carretera recién atropellado.

NOTA: haced clic en las fotos para verlas con mejor calidad.

11 comentarios:

  1. Toda una suerte,poder disfrutar a placer de la visión de un animal tan esquivo.La entrada,como de costumbre,sumamente didáctica y entretenida.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Justo, gracias por la visita. Si que fue una suerte y de las gordas. Siempre me encantó este bicho y verlo así fue un lujazo.
      un saludo

      Eliminar
  2. Afortunados, el último tasugo que yo vi estaba atropellado en medio del asfalto.Que suerte verlo en libertad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que tuvimos suerte, yo los vi varias veces de noche, pero nunca los pude fotografiar, y desgraciadamente, atropellados veo muchos.
      un saludo

      Eliminar
  3. Vaya fotones David, que suerte habéis tenido, madre mía!!! Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán, pues si, suerte de las gordas, el sitio es bueno y la época también, pero solo que hubiera estado 10 metros más allá de donde estaba o solo con que no me hubiera fijado en ese lado de la carretera, ya no lo hubiera localizado. Una gozada de observación y el modelo se portó.
      un abrazo

      Eliminar
  4. Que gran aportación! Casualmente yo estoy actualmente colaborando en el sondeo de tejoneras en Toledo, espero poder tener la misma suerte que tú.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús, ojalá tengas suerte, lo increíble es que yo tengo localizadas tejoneras desde hace años, y que están activas, pero nunca había visto uno tan bien, eso es un golpe de suerte.
      saludos

      Eliminar
  5. Que pasada!. Vaya suerte y que fotos más guapas.
    Tuve una temporada cuando trabajaba en la Costa da Morte que los solía ver de madrugada, siempre en la misma zona, de camino al trabajo. En una ocasión dos comenzaron a correr delante del coche al menos 50m sin encontrar un hueco en las cunetas por donde meterse al monte.
    OVR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, curiosamente una observación como la que cuentas del coche ya me pasó un par de veces, exactamente igual. La pista estaba encajonada y el pobre bicho no tenía manera de salir de ella, estuvimos un buen trecho detrás de él, conduciendo despacio hasta que al final encontró un sitio para salir.
      saludos

      Eliminar
    2. Vaya agobio debieron pasar los pobres, por que la verdad, lo de las carreras no parece lo suyo.
      Óscar VR

      Eliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...