Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 11 de junio de 2010

La otra cara de las mascotas

Las especies exóticas invasoras son, después de la destrucción del hábitat, la segunda amenaza más importante para la biodiversidad, y son las causantes de la extinción de una gran cantidad de especies. La llegada de nuevas especies produce importantes alteraciones en el ecosistema, ya que compiten con las especies nativas y además pueden transportar patógenos que pueden resultar letales para las especies locales.

En algunos casos, la llegada de esas especies exóticas puede ser accidental, ya que son transportadas pasivamente por barcos o camiones, pero en muchos casos esas especies exóticas son mascotas que se escapan accidentalmente o son liberadas por sus dueños cuando se cansan de ellas.

Falsa coral (Lampropeltis triangulum hondurensis) atropellada en Uvieo

Hace unos días, en el Monte Naranco, muy cerca del centro de Uvieo, Antonio García encontró en medio de la carretera una serpiente atropellada. A simple vista ya se veía que no se trataba de una especie autóctona, parecía una serpiente coral o alguna especie similar. David Pascual preguntó a varios expertos y le confirmarón que se trataba de Serpiente coral ratonera (Lampropeltis triangulum hondurensis), una especie muy cotizada en el mercado de la terrarofilia. Todo parece indicar que se escapó de su terrario o que el propietario se cansó de ella y decidió soltarla. 


Culebra Real de California, variedad albina (Lampropeltis getulus)


En el caso de esta especie, es prácticamente imposible que llegue a sobrevivir tan sólo unos días soportando nuestro clima, ya que se trata de una serpiente cuya temperatura corporal no puede bajar de los 15ºC, pero otras serpientes parecidas han llegado a sobrevivir en climas similares al de su lugar de origen y han dado lugar a auténticas plagas, como ha ocurrido en Gran Canaria con la Culebra Real de California (Lampropeltis getulus). Hace unos años varios culebras albinas fueron adquiridos en tiendas de mascotas y poco tiempo después fueron liberados por sus dueños cuando se aburrieron de ellas. Pero en este caso, las serpientes se han aclimatado perfectamente, han comenzado a reproducirse a una velocidad pasmosa y se han convertido en una amenaza real para la rica herpetofauna autóctona de la isla.


Tortuga de Florida de orejas rojas (Trachemys scripta elegans)

Pero si hay un caso que todos conocemos es el de las Tortugas de Florida, las famosas tortuguitas que se venden en las tiendas de animales con una pequeña pecera de plástico y una palmerita. La mayoría de esas tortuguitas morirán en pocas semanas por falta de cuidados adecuados. Las que sobrevivan crecerán rápidamente y se convertiran en tortugas grandes que comeran sin parar y que necesitaran que se les cambie el agua frecuentemente. La conclusión es que los niños a los que se las regalaron se aburrirán de ellas y los padres cansados de cambiarles el agua y de los olores que desprenden, en una reacción bienintencionada pero completamente errónea acabarán soltándolas en cualquier charca o zona húmeda. Pero en este caso, muchas de estas tortugas lograrán sobrevivir y adaptarse a su nuevo hábitat y llegarán a reproducirse, causando gravísimos problemas, sobre todo a otras especies de galápagos autóctonos, como el Galápago leproso, pero también a anfibios, peces e invertebrados, ya que son muy voraces.

 Tortuga de Florida de orejas amarillas (Trachemys scripta scripta) en el Embalse de la Barquera

La lista de especies de mascotas que han sido liberadas y se han llegado a aclimatar crece año tras año en nuestro país. Actualmente ya se han asentado importantes colonias de aves como las cotorras argentinas y las cotorras de kramer, o incluso mamíferos como mapaches, que ya están provocando importantes problemas en los alrededores de Madrid, por no hablar de los numerosos gatos y perros asilvestrados que consumen cada año millones de animales salvajes.

La única solución a este grave problema debería pasar por un cambio de actitud por parte de los propietarios de esas mascotas y también por un endurecimiento de la legistación sobre importación de especies exóticas, e incluso por la prohibición del comercio y la tenencia de especies potencialmente peligrosas.

Referencias

GUREVITCH, J., & PADILLA, D. (2004). Are invasive species a major cause of extinctions? Trends in Ecology & Evolution, 19 (9), 470-474 DOI: 10.1016/j.tree.2004.07.005

12 comentarios:

  1. Pues menos mal que era una Lampropeltis y no una Micrurus...

    Creo que hay que regular, no prohibir. La prohibición solo favorecería al tráfico ilegal y mercado negro de especies, y ese es imposible de controlar.

    Habría que establecer medidas de control que garantizaran que todos los ejemplares procedieran de cría en cautividad, y evitaran completamente el expolio de poblaciones naturales para nutrir a este mercado.

    En el caso de especies exóticas potencialmente invasivas, se podría obligar a que solo se vendiesen ejemplares esterilizados.

    Y sería necesaria una labor de concienciación y divulgación, para que la gente se lo pensara dos veces antes de comprar una mascota. En el caso de los reptiles, mucha gente los encuentra sosos y aburridos y no cumplen sus expectativas de lo que esperan de una mascota...

    No se, complicado asunto...

    ResponderEliminar
  2. Hola, si que es un tema complicado que debería tener en cuenta tanto a propietarios como a legisladores.
    En el tema de la prohibición, me parece que se había prohibido la importación de algunas tortugas de Florida, pero como hay varias subespecies se sigue trayendo de las otras.
    Además del tema del expolio de poblaciones salvajes, creo que la tenencia de animales como mascotas debería estar más reguladas. Actualmente se puede comprar casi todo si uno se lo busca un poco.
    También habría que educar a la gente, y mucha de esa educación debería partir de los profesionales de las tiendas de animales, que deberían informar de que las tortuguitas crecen, que las serpientes necesitan muchos cuidados y nunca se deberían soltar.
    Como dices, el tema es complicado, pero no por eso nos podemos quedar con los brazos cruzados.
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Abogado del diablo11 de junio de 2010, 10:51

    El camaleón es una especie introducida en el sur de España, y está protegido por la legislación. Las poblaciones más occidentales son introducciones antiguas, pero las orientales (Almería, Murcia...) tienen menos de 40 años. En toda su área se está expandiendo. ¿Debería ser tratado como especie exótica invasiva y tratar de erradicarlo? Ahí dejo la pregunta...

    ResponderEliminar
  4. Hola David. En primer lugar quería agradecer a Jorge Coto la identificación de la Lampropeltis y a Gabriel Silva su labor de intermediación.
    En cuanto a las especies alóctonas señalar que la presencia de plantas invasoras en Asturias es cada vez más preocupante. Algunas de ellas como Reynoutria japonica, Cortaderia selloana, Robinia pseudoacacia, Carpobrotus, Tritonia x crocosmiflora, Tradescantia fluminensis, y un laaaargo etc..constituyen ya una seria amenaza para nuestros ecosistemas y ocupan ya muchas hectáreas desplazando a las comunidades vegetales y animales autóctonas.
    Desgraciadamente, el control de estas poblaciones en sus estadios iniciales es básico, para evitar que su propagación sea incontrolable y económicamente factible. Se que Costas en sistemas dunares y Carreteras han aplicado ya medidas para erradicar o controlar algunas especis,pero la administracion asturiana, una vez más, no demuestra ningún interés por controlar este enorme problema.

    un saludo

    David Pascual

    ResponderEliminar
  5. Hola Abogado del diablo,

    Lo del tema del camaleón, como el de otras especies que llevan cientos de años establecidas, es muy interesante, y la pregunta no es fácil de responder.
    Se supone que esas poblaciones introducidas hace cientos o incluso miles de años ya se han adaptado completamente, e incluso el propio hábitat se "ha adaptado a ellas". Quizas eliminarlas ahora sería un problema más que una solución, la verdad es que no lo se. Otra cosa es que el área de distribución esté aunmentando en los últimos años porque la gente esta soltando camaleones en zonas alejadas de su área de distribución "tradicional", en ese caso estariamos ante un problema parecido al de las tortugas.

    ResponderEliminar
  6. Hola David,
    en el post estaba comentando sólo el tema de las mascotas, pero el tema de las especies invasoras es mucho más amplio y complejo. Aparte de las plantas, hay miles de especies que se introdujeron por su interes para la caza o la pesca, como cebo, como agentes biológicos contra plagas (como las gambusias), etc.
    Es un tema muy amplio y muy preocupante.

    un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola David, ciertamente es un tema muy complejo, ya que tenemos el comercio legal, que deberia basarse en animales criados en cautividad, para no afectar a las poblaciones naturales, y por otro lado el mercado negro.
    Despues nos encontramos con los efectos negativos de los animales escapados/liberados, llevamos años hablando de la responsabilidad de los propietarios, pero a la vista de la situacion me temo que deberemos pasar a la via punitiva, porque cada vez esta peor la situacion.
    Hablando de Costas, aqui han sido ellos quienes han plantado carpobrotus en un paseo en el Miño..

    Cesar

    ResponderEliminar
  8. Y que opinas del castor en las cabeceras del Ebro.
    ¿Es reintroducción de especie autócna o nunca lo fue?

    ResponderEliminar
  9. Prohibir, prohibir, prohibir, prohibir, prohibir.
    Y lo de que soltar un galápago de Florida es un acto bienintencionado...donde tenían que llevarlo es a donde lo compraron, y decirle "ahí te dejo eso", ya veríamos si volvían a venderlos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Ivan, quiero imaginarme que el que suelta la tortuga en una charca es porque le da pena y no quiere cargársela. Puede que sea con buena intención pero evidentemente no es la solución. Actualmente hay varias organizaciones que se dedican a recoger esas tortugas, lo que no se es lo que harán luego con ellas.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Eduardo,
    el castor del Ebro es una especie introducida hace pocos años. Se había extinguido en el siglo XVII y se soltaron unos cuantos hace unos 5 años ilegalmente.
    Ya comenté varias veces que en principio yo soy contrario a este tipo de reintroducciones, que sólo se justifican con el argumento de que hace siglos estuvo presente. Primero hay que preocuparse de las especies que nos quedan y que en muchos casos se encuentran en una situación crítica.
    un saludo

    ResponderEliminar
  12. Hola a todos:

    Desde la falta de conocimientos (y reconociendo lo complicado del tema) abogo por prohibir. Si, como dice Iván, le soltáramos el "pancho" al de la tienda que nos vendió la "tortuguina pequeñina y muy mona", es más que probable que se tentase la ropa la próxima vez que tuviera que vender otra.

    Un saludo y gracias.

    Nacho.

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias