Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 10 de noviembre de 2008

El Puertu de la Cubilla

Para llegar al Puerto de la Cubilla tenemos que abandonar la autopista A-66 en la localidad de Campomanes (L.lena, Asturies) y tomar la carretera LE-8 que sále de esta localidad. Al poco de desviarnos atravesaremos la obra del tunel de la variante de Pajares, que ha transformado el antes impresionante valle del Huerna en un paisaje postnuclear, llego de máquinas, tubos, barracones e inmensas extensiones llenas de dovelas de hormigón. Pasada la localidad de los Pontones la carretera empieza a subir y pasamos por varios pueblos hasta que llegamos a Tuiza. Las máquinas quitanieves mantienen limpia la carretera hasta esta localidad, pero a partir de que dejamos atrás Tuiza nunca sabremos a que distancia tendremos que dejar aparcado el coche y continuar a pie.

Como era previsible, las últimas nevadas y los desprendimientos de las laderas han cortado la carretera formando acúmulos de nieve de grandes dimensiones. Debido a que muchas zonas del valle ya se encuentra en sombra durante gran parte del día, algunos montones de nieve y hielo permaneceran así hasta la primavera por lo que tendremos que continuar el camino andando.

A 1683 m de altitud llegamos al alto, donde aparece una portilla metálica a partir de donde sale una pista hacia la derecha que llega hasta la Casa Mieres y que si continuamos nos llevará hasta la localidad de San Emiliano. Si tomamos la pista hacia la izquierda nos llevará a los puertos de la Bal.lota, flanqueados por las montañas de la Tesa, la Mesa y la Almagrera.
Los ganaderos ya han bajado las últimas vacas a los establos de invierno y sólo permancen algunos pequeños grupos de caballos, algunos de los cuales pasarán aquí todo el invierno soportando temperaturas bajo cero gran parte de los días.
Ya esta oscureciendo y es momento de dar la vuelta hacia el coche que se encuentra unos cuantos kilómetros más abajo. Ya no se escuchan los cencerros de las vacas y los ruidos del verano, ya no hay coches ni gente y así permanecerá hasta entrada la primavera, cuando las máquinas quiten los neveros que bloquean la carretera y este increible sitio pierda la magia que ahora mismo tiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias