Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 16 de febrero de 2009

Las Brañas vaqueiras de Cuideiru

Vista de Nuveana desde Resiellas

En el concejo de Cuideiru hay un total de 14 brañas vaqueiras, algunas de las cuales se encuentran abandonadas mientras que otras aun conservan las edificaciones tradicionales de piedra. En estas brañas habitaban los vaqueiros de alzada, que practicaban la ganadería trashumante, y que en algunos casos llevaban el ganado desde estas zonas hasta Castilla. Algunas de las brañas más conocidas del concejo son las de Brañaseca, Gallinero o Busfrío.
Saliendo del pueblo de Nuveana y pasando por debajo de la autovía del Cantábrico parte una ruta que nos lleva por alguna de estas brañas y que temina en Samartín de Lluiña en un recorrido que alterna montes, valles encajonados y amplios valles fluviales.

Vistas de Bal.louta y Cadaveu desde Resiellas

Subiendo por una carretera muy empinada llegamos a la braña de Resiellas, desde donde se tienen unas hermosas vistas de la rasa costera, divisándose todos los pueblos que hay entre el Cabu Vidíu al este y el Cabu Bustu al oeste. En esta braña hay varios caseríos tradicionales y horreos de piedra, dispersos entre amplios y empinados prados donde pastan vacas, cabras y ovejas. Una vez llegado al alto encontramos el límite de los concejos de Cuideiru y Valdés, donde tomamos la carretera AS-222 en dirección a Samartín de Luiña (hacia el este). La carretera empieza a descender llevándonos por el valle muy encajonado y cruzando el arroyo de Veiga y posteriormente el Río Esqueiro, que desemboca en la cercana playa de San Pedro.

Valle del Esqueiro, con Samartín al fondo

A los pocos kilómetros, la caretera abandona el desfiladero cuarcítico, entrando en el fértil valle del Esqueiro, que nos llevará hasta Samartín de Luiña, donde terminaremos la ruta o la podremos prolongar hasta la playa de San Pedro o la de La Concha de Artedo, que se encuentran muy cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias