Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 8 de febrero de 2009

Ostrero urbano

Por regla general, las aves y el resto de animales silvestres muestran un gran temor hacia el hombre, huyendo o escondiéndose tan sólo con que nos acerquemos a 20 o 30 metros. Esta distancia de seguridad suele ser mayor a medida que aumenta el tamaño del animal. Esta conducta de huida no es de extrañar teniendo en cuenta como reaccionan la mayoría de los seres humanos ante las aves, a las que disparan, apedrean o simplemente molestan por el placer de ver como vuelan.

Debido a esto resulta más sorprendente ver a un ave de 40 cm en medio de una ciudad. El Ostrero (Haematopus ostralegus) es un limícola que suele encontrarse en playas y estuarios, buscando gusanos marinos o crustaceos y moluscos enterrados en la arena o fijados en las rocas.


Desde hace unas semanas, un ostrero se deja ver a corta distancia en los jardines que rodean el aparcamiento del estadio del Molinón, en Xixón (Asturies). Parece que ha descubierto una manera sencilla de conseguir gran cantidad de lombrices que extrae de la tierra húmeda con sorprendente facilidad. Mientras tanto, coches y personas pasan a su lado sin que se presten atención unos a otros. El ostrero se siente seguro, como si supiera que en el medio de la ciudad no corre peligro, lo mismo que sucede con los patos salvajes que pasan el invierno en los estanques del vecino Parque de Isabel la Católica. Esos mismos patos cuando vuelan a la playa o a los embalses cercanos vuelven a mostrar el comportamiento de temor hacia el ser humano, lo que afortunadamente puede salvarles la vida, teniendo en cuenta la gran cantidad de escopetas que los están esperando.

Una vez que terminó su almuerzo de lombrices, el ostrero, como un peatón más, cruzó la calle caminando después de haberse asegurado de que no venía ningún coche.

2 comentarios:

  1. Aupa:
    No hace mucho comentábamos esa característica de ese parque urbano. ¿Por qué las aves se dejan acercar tanto en ese lugar y fera de ahí no?
    A ver si tu como visitante asiduo puedes arrojar algo de luz a las divagaciones vertidas al respecto.
    Enhorabuena por tu blog y mas por sus contenidos que lo hacen muy agradable de visitar,
    Saludos,
    Jesús Menéndez.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús,
    que tal te va? gracias por pasarte por aqui. Pues la verdad es que no tengo ni idea de por qué los bichos salvajes se muestran más confiados en los parques, no sólo en este. Está claro que se dan cuenta de que no hay peligro. Ocurre en otras ocasiones, por ejemplo las avutardas se acercan a los tractores y los limícolas a los mariscadores pero como estes tú por ahi se piran.
    un abrazo

    David

    ResponderEliminar

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias